Categorías

Relatos Eróticos

Intercambios

Mi mujer es una guarra

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola me llamo Carlos y mi mujer Ana, por no poner nuestro nombre verdadero, vivimos en Madrid, tenemos yo 45 años y ella 44, casados desde hace 20 y con tres hijos y quiero contar el cambio en la vida de mi mujer desde estas Navidades. Yo soy muy morboso y venia desde hace tiempo intentando ir con mi mujer a un club liberal, ya hacia tiempo que nos exhibíamos desnudos y follando por netmeeting con otras parejas y chicos, ella esta algo llenita pero esta muy buena y es bastante guapa. Estas Navidades, en Nochevieja no sabíamos que hacer y se lo propuse a mi esposa, ya habíamos bebido algo y creo que por eso dijo que si, se cambió de ropa y se puso un regalo que hacia tiempo le había hecho yo para nuestras exhibiciones en la red, un vestidito de látex muy cortito y ajustado, con trasparencias que le hacían enseñar casi todo, un body de redecilla y abertura central que le dejaba ver su coñito que por cierto lo lleva todo rasurado y su culo, porque no llevaba braguitas, y sobre todo si se agachaba y unos zapatos de aguja, me quede de piedra al verla pero dijo que así o nada, así que se puso una gabardina encima y nos fuimos a un club del que me habían hablado en nuestras charlas en la red. Entramos y no había mucha gente cuatro parejas con nosotros y seis chicos en la barra tomando copas y viendo a las parejas bailando y metiéndose mano en la pista. La chica que nos atendió nos enseño el local, y nos comento que podíamos o no ponernos de acuerdo con otras parejas, exhibirnos solamente o llamar a algún chico para hacer tríos pero siempre si lo pedíamos nosotros, sino ellos solo podían mirar. Mi mujer se quitó la gabardina y todos la miraron con ojos de vicio, eso me puso algo celoso pero a mil de excitación, pasamos a la zona de baile de parejas, nos sentamos y ella se agacho para dejar la gabardina en un taburete dejando su culito a la vista de los chicos de la barra que empezaron a comentar y pedimos unas copas. Mi mujer bebe muy poco y cuando lo hace se le sube el morbo, como el vestidito era muy corto al sentarse casi se le había subido hasta la cintura dejando al descubierto su precioso coño a la vista de los chicos, todos estaban pendiente de ella y yo estaba colorado de vergüenza pero con la polla totalmente empalmada como nunca la habia tenido antes. Me dijo que iba a bailar un rato mientras yo me tomaba la copa, se puso a bailar de manera muy insinuante dejando que se le viera casi todo, los chicos se arrimaron a la pista, ellos podían tocar a las parejas a través de una celosía si los de dentro se lo pedían o se acercaban y se dejaban, a mi mujer ya toda sudada por el calor del local y el baile, se le iba subiendo el vestido y con sus movimientos se le veía cada vez más y no se si por su calentura o descuido se acercaba a la celosía de los chicos que empezaron a sacar sus manos para tocarla, yo ya llevaba un par de copas y estaba totalmente excitado viéndola y las otras parejas se habían sentado a mirarla mientras se metían mano entre ellos, mientras pedía otra copa fui al baño a descargar y al volver me quede helado, mi mujer estaba bailando casi tocando la celosía de los chicos y estos le metían mano por debajo de la falda mientras ella seguía mas que bailando, meneándose como una putita y me imaginaba con las manos de los chicos en sus agujeritos. Al rato vino a la mesa para beber, se bebió la copa de un trago. Que calor! Me dijo. Eres una verdadera puta mi vida, que te hacían con las manos, guarra ?...me sonrió, me dio un beso y me dijo que estaba caliente como una zorra, que llamase a todos los chicos y fuéramos a una sala oscura, que son privados para follar, primero proteste pero me gustaba la idea. Y tengo que ser yo, quien los llame?....Si mi vida, tu, les dije que eras mi marido y me dijeron que se lo tenia que pedir el cornudo de mi marido....venga mi amor te haré feliz como nunca, anda ve.....Así que fui a la barra y les dije que si querían venir con nosotros....Me preguntaron que si no me importaba ser un cornudo y que mi mujer fuese tan puta y tan guarra?...Les dije que no, que me gustaba. Y pasamos a una de esas salas, con una cama que llenaba toda la sala y solo con una luz azul de esas de discoteca que no se ve casi nada y hacen resaltar lo blanco y no vi mas interruptores. Empezaron a desnudarse y a desnudar a mi mujer y yo hice lo mismo, enseguida la tumbaron y me dijeron que de momento solo mirase y me sujetaron a cuatro patas con unas argollas para sado que había en la habitación, que ya participaría yo mas tarde. Dos chicos empezaron a lamer los pies y los dedos de mi mujer uno cada uno, otros dos sus tetas, las tiene grandes y preciosas, otro su coñito rasurado y mojado, se notaba por la luz azul, y otro mientras le metía su polla en la boca de mi mujer y ella la saboreaba como nunca mientras me miraba y el chico me decía que menuda puta tenía por mujer, que era una verdadera guarra y que esa noche lo iba a demostrar delante de mí. Mi mujer se movía de gusto como una guarra y chupaba como una verdadera puta y gemía....folladme...folladme quiero ser vuestra puta...vuestra guarra...que lo vea el cornudito de mi marido. Yo me puse colorado al oir esto, pero me dio igual al pensar que con la luz no se me notaba. Uno de los chicos se echo boca arriba con su enorme polla, mas de 20 cm, toda tiesa y ella se puso encima metiendosela toda entera hasta adentro mientras otro de los chicos empezó a lamerle su ojete y ella gritaba de gusto mientras dos mas seguían con sus pies y otros dos con sus pollas en la boca de mi mujer, que las lamía y pedía que la follasen todos, cuando me volví a fijar en el que estaba con su culo ya le estaba metiendo una polla también bastante grande cosa que no me había permitido nunca a mi y ahora mi mujer se movía como una loca para que entrase mejor pidiendo que la follasen como una perra, los dos que estaban con sus pies lo dejaron y se acercaron con sus pollas a su boca y a su cara y sin dar crédito a lo que veía empezaron a mearse encima de ella y ella abría la boca para que le entrase y pedía que mas y me decía Carlos cariño ves que rico, me gusta que me meén la boca y me follen el culo....Así todos pasaron por su boca, por su coño, por su culo y todos la mearon probando ella de todos, y lo peor llego después ella me dijo... Sabes Carlos, mi amor, hace unos días que no tomo la píldora, pero quiero que me llenen mi coño de leche todos y después tu, mi amorcito....y así lo hicieron todos se corrieron dos veces una dentro de su coño y otra en su boca....y así llena se levanto y me beso en la boca pasándome la leche de todos a la mia hasta que me la hizo tragar toda mientras veía como la leche de su coño se salía por entre sus piernas de lleno que lo tenía, yo estaba cabreado pero totalmente salido y con mi polla como nunca y ella se puso debajo de mi que como dije estaba a cuatro patas atado y se la metió en su coño todo tan pringado de semen que costaba mantenerla dentro y me folló hasta que me corrí dentro también, los chicos estaban descansando y habían traido otras copas y ella nos pidió a todos que si ella nos había hecho felices a todos y sobre todo a mí que era esa mi fantasía, ahora quería que todos hiciéramos real la suya, y todos le dijimos que si, tonto de mí. Les dijo....mirar chicos quiero ver que mi maridito disfruta con los mismos placeres que me habeis dado a mí...Me quedé helado.... Quiero verlo orinado, chupando pollas, que le folleis su culito y le llenéis de leche su boca y su culo....y casi sin haber terminado tenia sus pollas en mi cara meándome y tragando su pis, luego cada uno ellos me fue follando el culo y luego metiendome su polla en la boca para limpiársela, se corrieron todo en mi culo y en mi boca mientras mi mujer me chupaba la mía para que no protestase y me hizo tambien lamerles el ojete a cada uno de ellos y los dedos de sus pies...al principio no lo queria creer pero luego empezó a gustarme todo y me deje hacer mientras mi mujer me llamaba maridito cornudo y marica....cuando terminaron pidieron otras copas, me soltaron y nos la tomamos sentados charlando de lo bien que lo habíamos pasado todos y mi mujer y yo salimos a la pista desnudos, ahora había mucha mas gente y allí en medio, delante de todos me la follé por ultima vez esa noche siendo aplaudidos por todos los clientes del local al final. Desde esa noche mi mujer, me hace hacer esto casi todos los fines de semana, habiéndose convertido en una autentica puta muy guarra y a mi en un consentido cornudo bisex por no decir marica pues ya tengo el culo que me cabe de todo, y gracias al cielo que no se quedó embarazada, pero estoy preocupado porque cada vez nos gusta mas todo esto a ella y a mi, y cada vez nos atrevemos a mas cosas que otro día os contaré, si os ha gustado y queréis contarme vuestras sensaciones al leerlo, podéis hacerlo a mi e-mail o añadirme a vuestro msn. Un saludo de Carlos.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!