Categorías

Relatos Eróticos

Intercambios

Mi primera vez como swinger

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Mi nombre es Paola soy ingeniera industrial y trabajo como inspectora de control de calidad, tengo 32 años soy una persona de complexión media, mido 1.72 de buen cuerpo gracias a dios y al ejercicio que hago y mi mayor fortaleza son mis senos bien formados y duros de talla 36 b bien en su lugar o sea que no me considero de mal cuerpo tal vez un poco de pancita, pero para no hacer esto mas largo empezare mi relato.

En días pasados tuve que ir a la ciudad de Cuernavaca en el estado de Morelos, pues yo vivo en México DF, a arreglar unos problemas en la Planta de Cuernavaca, ahí en esa planta tengo un Compañero Mauricio de trabajo con el que me he llevado muy bien que vive con su esposa y dos hijos, ese día hacia mucho calor y se me estuvo bajando la presión por lo que tuve dos desvanecimientos pero no hice caso.

Ese día mi amigo cumplía años de casado e iba a mandar a sus hijos a casa de su mama para tener la noche libre para el y su esposa Bertha una mujer de gran belleza y poseedora de un gran cuerpo 93-62-90 ya que ella fue señorita Modelos y a pesar de su edad (40) todavía estaba muy bien; ya eran pasadas las 10 de la noche y tuve un desmayo por lo que Mauricio llamo a su mujer diciendo que iba a llevarme a su casa para que me recuperara, yo pensé que ella se iba a molestar por haber echado a perder su noche especial, llegamos y todavía me sentía mareada.

Bertha me dijo que no me preocupara que ya habría otras ocasiones, pero no tenia ropa que ponerme, pues no pensaba quedarme en la noche y le dije que no habia traído ropa ni para dormir entonces ella busco de entre sus ropas en su armario y solo encontró un camisón semitransparente me metí al baño me lo puse y salí un poco ruborizada por estar con la mujer de mi amigo semidesnuda, ella me estaba esperando con un jarabe que según ella era muy bueno para estos casos y me dijeron me recostara en su cama para que me acomodara con ella para ver mi reacción, mientras el se iba a ir al cuarto de los niños; ella también vestía un camisón de encaje negro que tenia esperando para esta ocasión con Mauricio.

Yo me sentía un poco extraña 1º por estar al lado de otra mujer en la cama semi desnuda y 2º me sentía excitada tal vez por su presencia o por lo que me dieron a beber, me dio un beso al lado de mis labios dándome las buenas noches y se metió a la cama. No recuerdo que hora era cuando de pronto me desperté y sentí sus labios en los míos apenas susceptibles que me hicieron sentirme extraña y fueron subiendo de tono en la boca en los pómulos, en los oídos y el cuello mientras con una de sus manos me acariciaba un seno masajeándolo y apretándolo, Bertha quito las sabanas y las cobijas y me dijo que estuviera calmada que nada iba a pasarme, había prendido una luz de la lámpara de su lado quitándome el camisón y me dejo solo en pantie que de nada servia cubrirme ya que era transparente, yo me sentía todavía somnolienta y mareada después sus besos fueron bajando por mi cuello y mis oídos hasta mis senos desnudos lamiendo el contorno de estos, la aureola y por fin el pezón que para esos momentos ya los tenia duros y muy sensibles, succionándolo y lamiendo, ella que también estaba desnuda de la cintura para arriba rozaba también sus senos sobre los míos, para ese momento ya estaba completamente excitada y mojada y fue cuando ella me dijo te voy a dar algo que en toda tu vida no has experimentado nunca, metió su mano por un costado de mi pantie explorando por mi vello pubíco y mis labios mayores encontró mi clítoris, lo acaricio primero con la palma de su mano y después con sus dedos.

Mientras me seguía lamiendo los pezones y me hacia retozar de placer, entonces le dije que me quitara el pantie para mayor maniobrabilidad ella volvió a bajar sus besos pasando por mi vientre llegando hasta mi vagina lamiendo cada labio y mi clítoris se separo y me dijo ya esta preparada, después ella se incorporo, prendió la luz y me dijo vamos a hacerlo de otra manera solo que me puso un antifaz de esos para la personas que no pueden dormir con luz o sea que no se ve nada me hizo que me levantara puso los cojines y un par de toallas apiladas y me dijo que me hincará en la cama recostándome boca abajo sobre ellas para que quedaran a la altura de mi estomago para que alzaran mi torso y levantaran mis nalgas, con una media me sujeto las manos a la cabecera de la cama entonces ella se coloco detrás de mi acariciando y metiendo un dedo dentro de mi vagina al igual que su lengua haciéndome sentir cosas que nunca habia recibido de una mujer y me puse a disfrutar, al cabo de unos 5 minutos tenia empapadas las toallas de mis jugos vaginales, con uno de sus dedos empezó a acariciar mi ano, no le di importancia pues estaba por obtener un orgasmo, terminado ella se levanto de la cama y me dijo que no se tardaba, espere ansiosa, no tardo mucho en regresar solo la podía escuchar, pues no la podía yo ver, y solo sentí cuando regreso a la cama postrándose detrás de mí.

Mi estado de excitación era grande a tal grado que mi vagina estaba ideal para ser penetrada, y cual fue mi sorpresa que eso fue lo que sentí dentro de mí, me habían penetrado y sentía como entraba y salía y me sujetaban de las caderas para penetrarme mas profundamente, cosa que me excita mas ya que yo soy una persona muy estrecha y el no era grande sino ancho, al cabo de un rato Bertha me dio un beso en la boca lo que me preocupo saber quien estaba cogiendo detrás de mí, de nuevo me dijo confía en mi no te va a pasar nada, solo relájate, ella quien estaba delante de mi me beso en la boca, el cuello y empezó a darme una excepcional lamida de senos, haciendo que alcanzáramos juntos el orgasmo quien me penetraba y yo, se separo de mi, él se sentó en la cama apoyándose en la cabecera he hizo me sentara encima de el de frente; sin desatarme me introdujo de nuevo el pene en mi vagina para que empezará a cogerme de nuevo sube y baja alcanzando al máximo el tope de mi vagina.

Bertha mientras me besaba los labios, los senos sobándome con frenesí las nalgas y me besaba y tomaba con sus manos mis pechos hasta que sentí como explotábamos por dentro que hizo que cayera en la cama casi sin sentido Bertha me desato las manos y me quede profundamente dormida.

En la mañana solo estaba Bertha a mi lado quien me despertó con su beso en la frente mientras me acariciaba las nalgas y la unión de estas, ella estaba completamente desnuda, me beso y me pregunto como me sentía yo solo le conteste que muy bien nos volvimos a besar con besos profundos recorriendo nuestros cuerpos con la lengua ella me acariciaba la entrepierna metiendo uno de sus dedos dentro de mi hasta que me lubricara bien, ella se separo de mi y puso a la cintura un especie como de calzoncito con un pene de látex adherido a él, Bertha se puso de pie y me pidió que yo también me parara la orilla de la cama, juntamos nuestros cuerpos entonces Bertha tomo una de mis piernas alzándola y poniéndola en la cama mientras ella se agacho para empezar a comerme la vagina que ya estaba preparada y mojada completamente ella se reincorporo tomo el pene con sus manos acariciándome con la punta de este lo puso en la entrada de mi vagina y con un empujón lo introdujo haciendo que me exaltar, ella solo entraba y salía de mi me tomo por las nalgas cargándome mientras me penetraba mas, entonces ella tomo una pausa y prendió un pequeño switch e hizo que vibrara por mi parte me empezaron a temblar las piernas de sentir tal movimiento y excitación.

Berta me volvió a poner en el piso, se separo de mi y tomándome por las caderas me volteo y me agachó sobre la cama de modo que yo quedara apoyándome solo con las manos y el pecho sobre la cama con delicadeza separo mis piernas y mis nalgas para después volverme a penetrar tomándome de las caderas y tomando un seno para masajearlo, estuvimos así durante unos 15 minutos hasta que tuve un par de orgasmos casi simultáneos pues nunca había sentido penetración y vibración al mismo tiempo dentro de mi, terminando se separo sacando se pene nos metimos a bañarnos juntas sin dejar de besarme y acariciarme nos vestimos y nos dirigimos a la terminal de autobuses en su auto no sin antes darme la ultima acariciada en la vagina metiendome sus dedos, ella me comento que ellos habían querido hacer esto antes pero eso del SIDA los había parado y como yo era una mujer sana se animaron, yo me reporte enferma lista para el regreso a mi casa; al despedirme ella me dijo para la próxima será mucho mejor.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!