Categorías

Relatos Eróticos

Intercambios

Sucedio en una Fiesta

Publicado por David&kiara el 11/10/2015

Era un sábado y ese día como todos los sábados fui al Gym, de regreso a casa recibo el llamado de mi comadre que me dice que estaba organizando una reunión en su casa y que por favor vaya, bueno le dije, yo estaba sin almorzar, me cambie, me puse un vestido corto, sandalias de tacos, sin trusa y me fui, la idea era almorzar en su casa y quedarme hasta la reunión, llego a su casa y me reciben con toda la alegría del mundo y con unos tragos, el calor que hacía, hizo que me tomara uno casi de un solo sorbo, estaba dulce, rico, suave, no se sentía el licor, pensé que no tenía mucho (grave error), pedí otro y gustosos me lo sirvieron, apure también ese, pero de pronto sentí calores, en mi cara, y en mi concha, siempre que tomo, mi concha se pone inquieta, y bueno pues este vez no era diferente (bueno en realidad si lo era, puesto que mi marido no estaba, él estaba de viaje), almorcé algo, sirvieron otro tipo de trago, el cual también tomaba de buena gana, empezó a llegar la gente, saludos por acá, y por allá, mi coquetería (ya de por si lo soy) se activó aún más con el trago, me fui al baño y me senté a orinar y bueno pues me tuve que secar la concha, pues estaba bien mojada y sentía ganas de tirar, ya me había entrado las ganas, salgo del baño, más trago, más coquetería, a bailar, salsa, merengue, y ese tipo de ritmos, unos de los tipos me había echado el ojo, yo lo conocía de vista de otra reunión, (era un familiar de mi comadre), era guapo, no estaba mal, me miraba, me sacaba a bailar, me invitaba trago, se me pego, yo me despegaba y coqueteaba con otros, y él se me acercaba nuevamente, bailaba con uno y con otros como en una fiesta normal, pero me daba cuenta de que él quería algo, y bueno yo seguía mojada, y la sola perspectiva de que algo pase, me mojaba más, pero no se la tendría muy fácil, si es que, al final decidía tirar con el…
Oye me dice mi comadre, parece que él se te ha prendido me dijo señalándolo discretamente, si pues eso veo, me sonreí, si quieres tirar te presto un cuarto, no te preocupes, subes a la azotea en el cuarto de visitas puedes estar tranquila y nadie te va a escuchar, oye, como crees, le replico, no se, solo te digo, jajaja, fue lo que me dijo mi comadre, yo pensé, bueno, ya está hecho, tengo donde, y tengo consentimiento de mi comadre, y estoy arrechísima, necesito tener una pinga adentro y solo falta que le caliente más las bolas a este huevón, así que me dedique a hacerlo, me senté al frente suyo, con las piernas bien cruzadas y de cuando en cuando las cruzaba para el otro lado de tal forma que me viera la concha, aunque ya de por si el ver mis piernas cruzadas lo arrechaba y vi cómo me miraba la concha y como se notaba que le crecía el bulto en su entre pierna, me hacia la descuidada y le hacía mirar más y más mi conchita, en eso me paro, obviamente de una forma descuidada y se queda mirando toda mi concha, me fui hacia un balcón, pero me puse fuera de la vista del resto de gente, el balcón tiene a ambos lados algo así como un metro o metro y medio de pared que no se puede ver desde dentro de la sala, así que eso hice, y siento que el tipo se me acerca, yo estaba arrecostada al balcón mirando hacia la calle y él se pone detrás de mí, se pega, le siento tremendo bulto, me moje en el acto (bueno ya lo estaba, pero sentí como discurría por entre mis piernas mi leche), me comienza a conversar, y le respondo, el sintió que le correspondía, eso hizo que se pusiera más al palo, yo pensé que lo que sentí, era grande pero al parecer el tipo tenía una de tamaño extra, entonces se comenzó a sobar y yo le correspondía, ya no hablábamos nada, solo nos sobábamos, estuvimos así un minuto aprox., luego él me dice quiero hacerte el amor, me tienes excitado y me gustas mucho, he visto esa linda conchita que tienes y no puedo dejar de pensar en ella me dijo, y me decía más cosas que me seguían excitando, yo me movía a su ritmo, él ya me empezó a tocar, y le dije, acá no, alguien nos puede ver, vamos adentro a seguir bailando, cuando veas que me voy como para el baño me sigues, pero tienes condón, no? Le pregunte, si no, no lo hacemos le dije –si tengo, me dijo- entonces él se fue, al ratito salí y me puse a bailar, con otro amigo, sin embargo no podía quitarme de la cabeza la idea de que minutos después estaría tirando, casi ni me concentraba en la música, yo veía como me miraba con lujuria, acabo la canción, me desaparecí rumbo al baño, me cruce con mi comadre y le guiño un ojo, ella se rio, me metí al baño, vi que él me seguía, salí del baño y lo lleve al tercer piso, él estaba detrás mío subiendo las escaleras, me miraba las piernas, mi colita, y me los tocaba, entramos al cuarto, y cerré la puerta, prendí la televisión como para que haga un poco de ruido y nos comenzamos a besar como si fuéramos una pareja que no se ve en meses, con un desenfreno, me empezó a agarrar la concha y me metía el dedo, entraba suavecito por lo mojada que estaba, me levanto el vestido, me besaba los senos y mientras lo hacía, se sacaba la camisa, le ayude a hacerlo, se sacó el pantalón, y me puse de perrito al filo de la cama y empezó a penetrar, no me importaba que no tuviera el condón puesto, me empezó a meter su verga gruesa, mojada y larga con unas ganas, que ni a mi marido se lo había sentido. Dios mío, que rico tirábamos, no me aguantaba, y me deje llevar, empecé a gemir cada vez más fuerte, y el, dale que dale, hasta que me vine, y me eche en la cama boca abajo, el entonces recién se pone su condón, y me voltea y me hace un piernas al hombro, otra gritadera, otras embestidas, dale y dale, casi no hablábamos, estábamos tira y tira, el jadeaba y yo gemía, que rico que lo hacíamos, era un deseo irrefrenable, y este tipo no se venía, pero yo cuando disfruto del buen sexo tengo orgasmos sucesivos, estaba por el cuarto, hasta que se vino el bandido este, uff, saco su pedazo erecto de carne, se sacó el condón y nos echamos un rato, conversamos, nos reímos, y luego notaba que estaba teniendo otra erección, pensé –me van a premiar otra vez- entonces él se paró se fue al baño y me dijo voy a tener que lavar el condón pues es el único que tengo, jajaja, me reí, estaba media a recostada en la cama, veo que viene del baño hacia la cama con su verga erecta nuevamente, y me dice, bueno parece que no empezamos como se debía hace un rato, yo sabía a lo que se refería, pues se agarra su verga y me miraba, yo pensé, si lo he tenido dentro mío, qué más da que le dé una buena chupada, aventuras como esta no se dan todos los días, así que la agarre y empecé a chuparla, pasarle mi lengua por todo el contorno de su verga, le succionaba el líquido pre- seminal, se lo lamia, hasta que me dijo, hagamos en 69, yo ni corta, dale un 69, el debajo yo encima, me chupaba la concha, me la lamia, hacia lo que quería, era su juguete, hasta que le dije, quiero tírate, encantando me dijo, pásame el condón, estaba increíblemente limpio, se lo puse con mucho esfuerzo pues tiene un verga enorme, y me senté en su verga lo empecé a cabalgar, que rico, fue un placer enorme, me hizo gemir, de lo más rico me movía como una licuadora y también con un mete saca bien rápido, el tipo ya no pudo controlarse, se vino con una cara de placer, le saque toda su leche, terminamos, me pare, me puse mi vestido, mis sandalias y a bailar de nuevo, baje, nadie había reparado en mi desaparición, fueron aprox. 40 minutos los que estuve ausente, lo sé porque vi mi teléfono, cuando subíamos al activar la función de grabación de voz, pues así es, grabe un archivo de voz, con toda la experiencia (si lo desean me escriben y se los paso) para que la escuche mi marido, pues a él le conté que tenía ganas de tirar, le escribí varios mensajes y le indicaba eso cuando le pedí permiso, bueno le dije, “igual si no me lo das, voy a tirar”, así que tu decide, y como era previsible mi marido me consintió, no sin antes tratar de convencerme de que me trate de calmar, imposible le dije tu sabes como soy cuando tomo, quedamos con la condición de que grabara la sesión y se la contara, cosa que hice al llegar a casa, dicho sea de paso, a la hora de irme mi comadre me dice oye tu “amigo” te quiere llevar, ya pues le dije, que me lleve, bajamos me subí a su camioneta, y nos dirigimos a casa, me agarraba las piernas, y yo seguía arrecha,(desde que habíamos tirado habrían pasado unas 2 horas y media o más quizás, baile, y seguí tomando) cuando en eso me dice, nos tiramos el de la despedida?, ya pues, estaciónate le digo yo, se paró en una especie de estacionamiento, medio oscuro, pasamos atrás, y otra vez, a tirar, esta vez, nos vinimos rápido, pero él se tuvo que venir afuera, eso fue lo que le pedí, si no tienes condón, afuera papi, le dije, pero se sentía su verga que rica en contacto con mi piel, ahh, de recordarlo ya me mojo otra vez, terminamos, y bueno me dejo en casa, el resto es historia.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!