Categorías

Relatos Eróticos

Intercambios

Un antes, y un despues

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola, es la primera vez que escribo y les voy a contar algo que nuca pensé que pasaría (es una historia real, nada de calenturas imaginarias), mi nombre es Victor (no es mi nombre real), tengo 28 años soy moreno, mido 1.75, normal, no feo ni guapo, con un pene normal nada de exageraciones y vivo en la ciudad de Mérida Yucatán en México, estoy casado con Lucy (no es su verdadero nombre) tiene 26 años ella es morena, bajita 1.50 aprox. Pero fue dos veces campeona de fitnnes en el estado, por lo que conserva un cuerpo muy lindo, con unas tetas medianas, una cara de muñequita y un culo precioso, que no deja escapar miradas cuando pasamos frente a cualquier hombre, y algo que yo solo conozco (bueno eso pensaba hasta ese momento) una panochita muy apretadita, que siempre usa rasuradita, ya que sabe que eso me gusta y a ella le excita traerla así. Lucy sabe lo que tiene y le encanta lucirlo generalmente con pantalones ajustados y a veces con minifaldas cortitas, a mi me encanta que la admiren y que la deseen, ya que eso me excita y se que a ella también, aunque no lo confiesa. Yo conocí a Lucy siendo instructora de aeróbicos en un gym de la ciudad, ella tenia un novio llamado Ricardo (Este si es el nombre real del exnovio) el cual actualmente tiene 27 años, pero acepto salir conmigo, un tiempo después lo dejo y se hizo mi novia, al poco tiempo estábamos cogiendo como locos, todo el tiempo y donde fuera. Nos casamos, tuvimos dos hijos y algunos destrampes sexuales en pareja, pero siempre nosotros dos; una vez cogimos en una playa nudista (en Tulum en una playa llamada Santa Fe, se los recomiendo es muy bonito lugar), algunas nos íbamos a la disco (ella sin ropa interior) y le metía mano, pero hasta ahí, yo siempre he fantaseado con compartir a mi esposa con otro hombre, pero ella se enojaba mucho si se lo decía, así que opte por olvidar el asunto, el “problema” empezó cuando hace un poco mas de una semana nos encontramos a Ricardo (después de 6 años) en un supermercado en una plaza de la ciudad Lucy iba adelante viendo shampoos y yo venia unos metros atrás con los niños, Ricardo no me había visto, por lo que se acerco con Lucy y la saludo con un beso en la mejilla y un abrazo, ella estaba muy entusiasmada, pero al notar que me acercaba se despidieron y yo llegue junto a ella, me dijo que se había encontrado a su exnovio Ricardo y que le había dado gusto verlo de nuevo y la note muy excitada (de emoción, no sexualmente) y pues yo me puse un poco celoso como es normal, esa noche (después de varias de no hacer el amor) cogimos como locos y yo le dije que estaba seguro que Ricardo la deseaba como antes, ella se excito mucho y me dijo que era lo mas probable, pero que era mi mujer y que solo cogería conmigo, yo me detuve un poco y le pregunte, “dime la verdad¿ cogiste con Ricardo cuando eran novios?” (ella me había dicho que era Virgen cuando nos casamos), me dijo que no cogieron, pero me confeso que si habían hecho sexo oral, tanto el a ella, como ella a el, esto me sorprendió mucho y me excito mas, así que se la saque de su panochita (que estaba mas que encharcada de sus ricos jugos) se la di a mamar y le dije “chupala mi putita y dime quien la tiene mas rica si Ricardo o yo”, ella me contesto “si soy tu puta, pero ya no me acuerdo de la verga de Ricardo, ahora solo soy tu puta”, ya no aguante mas y me vine, ella se trago mi semen, ya que aunque casi no lo hace ese día estaba super excitada y asi a cabo una cogida riquísima.

Al día siguiente hablando de la noche anterior, le pregunte si Ricardo le había movido el tapete todavía, ella me confeso que solo a mi me amaba, pero que Ricardo era muy guapo y que a cualquier mujer le gusta un niño como Ricardo, entonces no se como se me ocurrió preguntarle ¿te lo quieres coger verdad? , no se como me salió esa pregunta para mi esposa y ella se enfureció conmigo y me mando al carajo asi que ese día le mande mil mensajes a su celular pidiéndole perdón y en la noche le lleve flores, esa misma noche (como en las noches de reconciliación) tuvimos una cogida muuuuy rica, pero era tanta su excitación que me dijo, ¿recuerdas tu pregunta? , yo no entendi de que hablaba, pero me dijo lo de Ricardo, “Si me lo quiero coger”, no podía creer estar escuchando a mi mujer, diciendo eso, “Cuando me lo preguntaste me ofendí, pero después pensé, porque no, Ricardo es un niño muy guapo, tiene una verga muy rica, y mi marido quiere que lo haga, asi que pensé que ya que tu mi amor quieres compartir a tu putita, por lo menos deja que tu putita escoja macho, no mi amor? Además quiero que me cojas tu también junto con el papito, ¿te gusta la idea de compartir a tu putita?” yo estaba temblando, porque una cosa es fantasear que quieres hacer un trío, un intercambio, o una orgía, y otra muy diferente estar con la posibilidad real frente a tus narices de compartir a tu esposa y que sea ella la que te lo este pidiendo, no me entenderán, mas que los que han pasado por esto. Yo no se de donde saque fuerzas y le dije “si mi putita te quiero compartir con el maricon de tu novio”, en ese momento nos venimos los dos como locos y en el momento que viene después de coger me confeso que le había hablado por teléfono a Ricardo y le había dicho que le había dado mucho gusto volver a verlo, y Ricardo le dijo que estaba igual de sabrosa que cuando eran novios y que se animara a ponerme los cuernos, ya que el la deseaba muchísimo, ella me confeso que solo de oír a Ricardo se mojo toda y le dijo que si, que quería coger con el, asi que se citaron EN MI CASA al día siguiente, asi que me dijo que ella no iba a ir a trabajar y se iba a quedar a esperarlo, y que quería que yo estuviera ahí, pero que llegara después, ya que no sabia como iba a reaccionar Ricardo, imaginen todo lo que paso por mi mente, mi esposa pidiéndome que me la coja junto a su exnovio, y además que me cuidara de no ofenderlo, pero como les mencione antes, esa era mi máxima fantasía y ya no me podía echar para atrás, ya que yo propicie que mi esposa pensara en esa posibilidad.

Al día siguiente me fui a trabajar y Lucy se quedo en casa sola (los niños nos los cuida una cuñada) a las 11:00 me salí de la oficina con un pretexto y llegue a la casa y vi el coche de Ricardo, asi que estacione un poco mas adelante y me dirigí a la puerta del comedor que es de vidrio y semioculto vi a Lucy platicando con Ricardo, ella llevaba una minifalda y un top, por lo que se veía super sexy, ella se levanto a servir unos refrescos y el se la comía con la mirada, al poco rato estaban muertos de la risa platicando de sus épocas de novios y el le dijo que le gustaba mucho y que nunca la había olvidado, que seguía muy guapa y que la deseaba, en ese momento se besaron y abrazaron, ella se veía super excitada, ya que se le pegaba muchísimo y el no desaprovechaba para tomarla de las nalgas y apretarlas, pero contrario a lo que yo podía pensar fue ella la que tomo la iniciativa y le desabotono la camisa a Ricardo, mientras le besaba el pecho y los abdominales, le comenzó a sobar la verga por encima del pantalón, después se lo desabrocho y se lo bajo por completo, ella se veía muy agitada, y le saco la verga de los boxers, ella se la veía y la admiraba (por cierto también tiene una verga normal, nada de monstruosidades como normalmente acostumbran a poner en los relatos) después el la tomo del cabello y la acerco a su verga, Lucy se la empezó a mamar mientras el le acariciaba el cabello a mi esposa, se nota que ella lo disfrutaba mucho, ya que no se lo soltaba, solo paro de chapársela para decirle “Igual que cuando éramos novios, verdad mi amor?” y el solo sonreía y le decía “si mi putita sigue mamandola”, imaginen la erección que yo tenia, estaba a punto de venirme al ver a mi esposa mamarle la verga a otro en mi presencia, posteriormente el la separo de su verga, la tomo del brazo y la llevo a nuestra recamara, yo me escondí, ya que pasaron muy cerca de mi, entonces los perdí de vista, asi que rápidamente di la vuelta a la casa y abrí con mi llave muy silenciosamente para que no se dieran cuenta, una vez dentro camine hasta la puerta de mi recamara y me asome sin que ellos me notaran, ella estaba acostada a la orilla de la cama con las piernas recogidas y los pies apoyados a los lados, mientras el estaba comiéndole la panocha, ella tenia los ojos cerrados, le acariciaba los cabellos y le decía “eso es papito comete a tu putita, mmm que rico lo mamas ricardito, niño travieso”, el solo sonreía y la miraba, yo no pude soportar mas, me la saque del pantalón y me empecé a masturbar viendo como Ricardo se comía a mi esposa, hasta que ella lo detuvo y le dijo, “ ahora si Ricardo te voy a dar el gusto que no tuviste cuando novios, clávale la verga a la putita de tu novia papi” Ricardo sin esperar un segundo se levanto y se la empezó a frotar en la panochita de mi esposa, hasta que ella fue la que se la clavo de un solo golpe mientras le decía “metemela ya cabron, no ves como me tienes”, el le dijo, Lucy, que gusto se da tu marido contigo, estas muy sabrosa, ella se detuvo y le dijo, “que pensarías si te digo que estoy cogiendo contigo con permiso de mi esposo”, el le respondió “no te creo, no creo que el te compartiría conmigo”, ella le contesto “y si te dijera que quiero que me cojas al mismo tiempo que mi esposo”, el se levanto y se quedo muy sacado de onda, le contesto, no se Lucy, yo nunca ..... , en ese momento salí yo de mi escondite con la verga entre las manos y le dije, “como no Ricardito, crees que voy a dejar que disfrutes tu solo este culito de mujer que tenemos enfrente”, creo que a Ricardo por poco le da un paro cardiaco, mientras Lucy lo miraba todo muy divertida y excitada, me dirigí a Ricardo y le dije “ándale cabron sigue cogiendote a nuestra putita, no la vas a dejar asi, verdad?”, el volteo a ver a Lucy y ella le dijo “” ándale papito clávamela todita, la tienes muy rica” , mientras yo me desvesti completamente y me acerque a la cara de Lucy, ella me la empezó a mamar, al ver esto Ricardo recobro su erección (la había perdido del susto) y se la volvió a clavar a Lucy, estaba cumpliendo mi deseo perseguido desde hace mucho tiempo, compartir a mi mujer, el deseo de ella, cogerse a Ricardo y el deseo de Ricardo cogerse a mi mujer, seguimos asi un rato hasta que le dije a Ricardo que se acostara y le dije a Lucy “ándale cogetelo es todo tuyo”, yo me senté en un sillón que esta junto a la cama, mientras veía como mi esposa se cogía a su exnovio, era un espectáculo muy excitante, ver el rico culo de mi mujer, clavándose la verga de Ricardo y acariciándole los huevos, mientras el le sobaba y mamaba las tetas, entonces me vino a la mente la posibilidad de cumplir mi otro deseo que es cogerme a mi mujer por el culo, ya que por ahí es virgen y lo mas que he hecho es meterle dos dedos mientras cogemos, asi que corrí al baño y saque un frasco de gel lubricante (que le compre una vez que le regale un consolador, por cierto nunca lo ha querido usar, pero sospecho que eso va a cambiar a partir de este día) y me puse un poco en los dedos me acerque a ellos y le empecé a frotar el ano con el gel mientras le metía un dedo, ella gimió, pero no dijo nada, asi seguí hasta que logre tener tres dedos dentro de su ano, al ver que su culito estaba muy dilatado, me puse gel en la punta de mi pene, para lubricarlo mas todavía y le dije “ahora si putita, querías verga, vas a estar llena de verga ” ella me volteo a ver y me dijo, “hazme lo que quieras pero cogeme” le puse mi pene en la entrada de su ano y empeze a empujar poco a poco, mientras ella y Ricardo pararon de moverse, seguí empujándosela y sacando un poco, hasta que logro entrar toda, entonces ella dijo “asi me gusta mis machos, cojanse a su puta que para eso esta” y se empezó a mover, yo también empecé a clavársela, aunque confieso que no es nada fácil coger de esta forma, y es un poco incomodo el roce de los huevos del exnovio con los míos, pero estaba tan excitado que fue en lo último que pensé, después de un rato de estar cogiendo asi no pude mas y le dije, “me vengo mi amor” ella me dijo “eso es papi, vente en mi culo que para eso esta tu puta”, note como ella también se estaba viniendo, ya que se retorcía y gritaba como loca, unos segundos después también Ricardo se vino en su rica panochita, por lo que quedo llena de semen, se la saque primero yo y después Ricardo, ella se levanto, nos beso a los dos y nos dijo que la esperáramos que se iba a asear, asi que se dirigió al baño, yo me quede con Ricardo en el cuarto y el me dijo “No se que decir”, yo le conteste “no tienes que decir nada, pero a poco no esta muy rica Lucy??”, el me respondió “la verdad esta riquísima, pero nunca la pensé tan caliente, como la vi hoy”, cada quien se limpio la verga del semen que nos escurría y yo un poco de sangre de Lucy (ya que como les dije era virgen por el culo), en eso apareció Lucy recién bañada y nos dijo “por que no me acompañan?”, nos tomo de la mano a ambos y nos llevo al baño, allí ella nos enjabono y nos lavo todos, deteniéndose sobre todo en nuestras vergas, que como se podrán imaginar volvieron a quedar muy duras otra vez, mientras las enjuagaba no dejaba de masajearlas y decirnos “que ricos están mis dos machos, tienen unas vergas muy ricas”, salimos del baño y nos dirigimos a la recamara, Lucy se sentó a la orilla de la cama y los dos nos acercamos a ella, por lo que nuestros penes quedaron a la altura de su rostro, ella los empezó a sobar y primero le daba besos a la verga de Ricardo, luego a la mía, pero se notaba con una respiración sumamente agitada, por lo que no tardo en comenzar a comérnoslas , primero a Ricardo, luego a mi, luego se las metía las dos al mismo tiempo en la boca, estaba como loca con nuestros dos penes para ella sola, entonces la detuve y le dije, “espérate mi amor te vamos a comer todita”, la tire en la cama y le dije a Ricardo, “cómele la panocha, o no te gusta”, el sin pensarlo se inclino a la orilla de la cama y le empezó a chupar su coñito, ella gemía y lo jalaba de los cabellos, yo me dirigí a sus pechos y se los succionaba y mordisqueaba, ella estaba como loca, cuando baje la vista Ricardo le tenia metido 2 dedos en la vagina mientras le chupaba el clítoris (por cierto, generalmente es muy difícil hallarle el clítoris, pero ese día lo tenia especialmente durito y paradito), yo seguí chupandole las tetas y entonces me dijo que quería mi verga en su boca, se la di y se la comía como si se fuera a acabar, la mamaba toda, me chupaba los huevos, la lamia de arriba hacia abajo, se la tallaba en la cara la olía, en fin estaba como loca, entonces sentí como se venia, ya que se retorcía y nos dijo “no sean cabrones, por favor cojanme otra vez”, nos incorporamos y ella tiro a Ricardo en la cama, se subió sobre el y se empezó a clavar su verga en el ano, tardo un poco, ya que no era suficiente la lubricación, pero se la acabo metiendo toda, yo lo veía todo con cara de incredulidad, mi esposa resulto una puta muy experta (nunca pensé que a una mujer le pudiera gustar tanto la verga) , entonces ella se recostó sobre el pecho de Ricardo y me dijo “ven acá papito, o vas a dejar mi panochita asi de caliente???”, me subí a la cama, me incline y le coloque la punta de mi verga a la entrada de su panochita y se la tallaba de arriba hacia abajo, ella me suplico “ya metemela cabron, quiero estar bien llena de verga, ¿no así me querías tener papito???”, “si mi putita, asi te quería tener bien cogidita y llena de verga”, le respondí, por lo que se la clave y ella se empezó a mover clavándose nuestras dos vergas al mismo tiempo, no tardo mucho en que se vino, y se volvió a venir, nunca había hecho que mi esposa se viniera mas de tres veces en una noche pero esta vez creo que se vino por lo menos como diez veces, Ricardo no pudo mas y estallo dentro de su ano, ella me dijo entonces “no te vengas mi amor me quiero comer tu semen”, por lo que se la saque y ella me la empezó a mamar hasta que me vine dentro de su boca, ella se lo trago todo, no dejo escapar ni una gota de mi semen (si me había dejado venirme antes en su boca, pero jamás se lo había tragado, bueno excepto unos días antes como les mencione mas arriba), después de habernos venido todos, nos volvimos a ir al baño, nos bañamos nuevamente y fuimos a la recamara a vestirnos, Ricardo se termino de vestir y nos dijo que el ya se iba y solo quedamos en hablarnos después, no quedamos que se repitiera ni nada (hasta el día de hoy, casi una semana después no hemos vuelto a hablar con Ricardo), esta semana no hemos vuelto a hacer el amor, y no se realmente como vaya a ser de hoy en adelante nuestra vida sexual, pero lo que si se es que este es un punto que marca un antes y un después de nuestro matrimonio, ojala que todo siga asi, y les digo la verdad; ya no se si quiero volver a compartir a mi esposa, pero ahora por lo visto a ella le gusto, y será una decisión que tendremos que tomar en pareja.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!