Categorías

Relatos Eróticos

Intercambios

Una fiesta inesperada

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Mi nombre es Marie, y vivo en el estado de la Florida, USA. Nací en una isla del Caribe, pero que por cosas del destino, crecí acá en USA debido a que mis padres se movieron para acá cuando tenia un año. Soy blanca de piel, mido 5'8" y peso 132 libras (como 60 kilos), y gracias a que siempre me he cuidado yendo al gym y demás, aun a mis 36 años conservo muy bien mi figura(32, 28, 36) muy bien. Llevamos casados 12 años y no pudimos tener hijos, pero eso es otra historia. la cosa es que siempre nos ha gustado ser muy traviesos, nos gusta hacer maldades como por ejemplo en la playa mi esposo se va al agua por buen rato, y le gusta mirar como los chicos, y no tan chicos también les gusta ligarme, suelo usar tanga o hilo dental para la playa, me encanta la sensación de libertad que te brindan esos bañadores. Muchas veces se me sientan al lado y empezamos a hablar, pero en esas los dejo que me liguen los senos, o algo mas. Bueno, para no aburrirlos solo les quiero contar que hace como cinco años a mi esposo le dio la idea de traer películas porno, lo cual no era nuevo entre nosotros, pero estas eran con la peculiaridad de que era de relaciones interraciales. No les niego que me llamo la atención lo que allí se ve, como ya ustedes saben, esos tipos con esas vergotas tan ricas, ni en la playa nudista se ven así. La cosa que como la tercera vez que trajo de esas, empezamos a jugar que había tres o mas negros, el y yo sola con ellos, jaja, y así seguimos por un tiempito, cuando un día me pregunto de lleno si yo me atrevería a tener algo con un negro, en verdad desde siempre era solo una fantasía, pero como estábamos así, pues le dije que aunque no segura, pero quizás algún día.
Así pasaron como dos meses cuando una noche que fuimos a nuestro club preferido aquí donde vivimos me encontré con un amigo de la Universidad, jugador del equipo de football americano, quien a su vez es negro, y como yo era porrista del equipo para ese tiempo, pues nos conocíamos... muy bien... y rápido que intercambiamos miradas nos reconocimos, en verdad al principio mi alegría genuina fue al verlo, solíamos ser buenos amigos entonces. La cosa es que el andaba con su esposa, y mi marido cuando nos vio, se acercó y se lo presente y rápido mi esposo los invitó a nuestra mesa lo cual accedieron muy a gusto. Después de un rato de recuerdos y demás hablando, el me invito a bailar, a lo cual accedí con gusto, mi esposo invito su esposa y allí bailando me pregunto si frecuentábamos este club, a lo que conteste en afirmativa. No es un club 100% swinger, pero muchos vienen allí a eso. El me dijo que hacia solo unos meses se había mudado de otro condado al norte de donde vivo para este y que allá solían ellos ir a clubes mucho y por ahí seguimos bailando y la cosa subiendo de color. Cuando nos sentamos ya mi marido y su esposa habían llegado y estaban muy amenamente dialogando y tomando tragos lo cual hizo todo mas suave. Así estuvimos como por tres horas cuando a mi marido se le ocurre la idea de invitarlos a nuestro apartamento para seguir allí platicando y bailando a lo cual todos dijimos si casi al unísono, jaja. La cosa es que ellos habían llegado con un amigo de ellos, negro también, soltero y nos preguntaron si el podía ir y pues que hacer??? Llegamos al apartamento y allí como siempre tenemos nuestro bar preparado pues poco a poco nos fuimos poniendo en ambiente, empezamos a bailar y a intercambiarnos parejas, el otro chico bailaba con quien estuviera disponible o cambiábamos con él. En una de esas cambiadas de parejas, note que mi marido estaba muy a gusto con Aleeta, la esposa de Hunter, mi amigo, estaban bailando muy con confianza y se notaba que estaban en un juego de macho y hembra, tocándose, pegándose, etc... Y mi amigo pues tampoco se quedo atrás, empezó a bajar sus manos, y yo también seguí el juego, quizás los tragos los habían inhibido ya, y en una que rocé con mi mano su paquete, woww, me di cuenta que estaba bastante avanzada su calentura y empecé a tocar mas directamente a lo cual el solo emitía pequeños gemidos. Todo siguió así, y le dije que si no tendría problemas en que su amigo se uniera a nuestro baile y asintió que estaba bien. Ahí mismo fui puse un disco de merengue bien rápido, y eso ayudo a que la inhibición que quedaba desapareciera por completo y en una pieza que ellos llaman meren- rap (combinación de merengue y rap) pues nos comenzamos a pegar duro, yo me paraba frente de ellos y meneaba mis nalgas frente a sus bultos, a estas mi esposo y Aleeta estaban magreandose y ella estaba sin bra a este momento y mi esposo en calzoncillos y la t-shirt arriba nada mas. De mas esta decirles que esa pieza hizo que me quedara desnuda pues ellos me metían mano por todos lados y me sacaron todo y solo me dejaron en tanga que llevaba puesto. De ahí el baile siguió en los dos cuartos del apartamento, mi marido y Aleeta en uno y yo con mis dos amigos en el otro. Mi fantasía se hizo realidad y en partida doble, fue increíble aquello. Ya en el cuarto ( dormitorio) me quitaron el tanga poco a poco mientras yo les mamaba alternadamente sus vergas, que en verdad, quizás no tan grandes como las películas (quizás allí las exageran con trucos) eran impresionantes. Así estuvimos ellos sobandome toda y yo a ellos como algunos 25 minutos y Hunter me pidió que me arrodillara en cuatro, su amigo se sentó en la cabecera de la cama y entendí lo que querían, así que de inmediato seguí manado la verga de nuestro amigo mientras mi amigo me daba la mamada de ano y concha mas rica que eh recibido en esa posición. Luego Hunter empezó muy poco a poco a penetrarme en esa posición, mientras yo seguía mi trabajo con el otro. Hubo un momento en que creí que me metía otra cosa, por que aquello entraba mas y mas y no paraba hasta que se metió todo, sentí sus bolotas en mis muslos. woww, me dio como loco, me decía que me mantenía muy bien, que estaba mas rica que antes, y así siguió como por quizás 30 minutos, ya el otro se me había corrido en la boca, y cara, muy rico y yo lo seguí limpiando, hasta que sentí que Hunter se encogía de abdomen y gritaba como yo, desenfrenadamente hasta que se vino como un volcán, lo hizo entre mis nalgas, no lo podía creer, había satisfecho esa fantasía tan ricamente. Así el otro, ya incorporado, me cogio bien rico por un buen rato y tambien se vino encima de mi, me la echo en las tetas y abdomen, wowww. Como esa se dieron dos mas en la noche hasta que quedamos exhaustos, mi esposo y Aleeta, que también parecía haberla pasado súper, por lo que se podía escuchar también estaban en silencio. Así nos dimos un baño los tres juntos, yo les lave muy bien sus huevos y todo, y ellos no perdieron tiempo en hacerme lo mismo, pero así nos fuimos a la cama y nos quedamos dormidos. Nos levantamos como a las doce del día, y yo salí solo con un t-shirt blanco arriba de mi a la cocina a preparara algo, cuando me encontré a mi marido que estaba en el bacón mirando hacia la playa, fui donde el, y le di un gran beso y le agradecí por haberme ayudado a cumplir mi fantasía que el provoco mas con aquellas películas y el me dijo que el también la había pasado fenomenal, me dijo que se sentía un tanto raro por que yo había follado con esos dos, pero que por lo que había escuchado en el otro cuarto entendía que la había pasado súper. Cuando todos se levantaron de la cama y nos comimos lo que prepare note que Hunter llevaba puesto solo sus calzones boxer y que se notaba como abultado aquello, así que me acerque y toque, y entre risas y demás se la saque y mame un buen rato sin que se viniera, así ellos se fueron y al estar solos intercambiamos impresiones y como nos sentíamos. Debo decir que desde ahí las cosas han ido mejor que antes, que eran muy buenas. Escríbanme si les gusto.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!