Categorías

Relatos Eróticos

Lesbicos

Fiesta de pijamas

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola, me llamo Silvia, y tengo ahora 20 años, lo que os cuento a continuación ocurrió hace 3 semanas, y nunca pude imaginar que una noche con mis dos mejores amigas se convertiría en algo tan especial para las tres.

Mis padres se habían ido de viaje ese fin de semana a casa de mis tios que vivían en un lugar de la costa española, yo en la capital había decidido montar una fiestecita con mis dos mejores amigas. Eran las seis de la tarde de el viernes cuando llamaron a la puerta, eran ellas, venían en un tono informal y con una mochila cada una con ropa para salir de marcha y unos pijamas. Pusimos algo de mùsica y nos empezamos a arreglar para salir esa noche, nos duchamos, y nos vestimos y maquillamos las tres juntas como buenas amigas y para irnos entonando para salir nos preparamos unos cubatitas y nos fumamos unos porritos.

Serian las 3 de la madrugada cuando regresamos a mi casa, un poco bebidas y emporradas. Nos tiramos cansadas en el sofá y encendimos la tele, para variar no echaban nada bueno, así que nos pusimos a ver una película porno que daban en una emisora local. Sofía, la mas guapa de las tres con su melena rubia y sus 95 de pecho, saco de su petate una botella de whisky para que siguiéramos de fiesta, la idea fue bien recibida y pronto nos preparamos unos cubatitas. En un momento dado Elena se levanto para ir al servicio, Elena era la mas manuda y la mas lanzada, tardo en volver pero cuando lo hizo traía puesto un traje de mi hermana pequeña, era blanco y se le notaba toda la forma de su cuerpo, la redondez de sus pechos libres sin sujetador y la forma del tanga del mismo color que llevaba puesto, le quedaba muy ceñido y parecía una puta, Sofía se rió pero yo me enfade con ella por registrar el cuarto de mi hermana.

-pues si creéis que este vestido me queda bien fijaros como me queda el tanga

se levanto el vestido y enseño el tanga que le servia solo para tapar la raja.

- Menuda ropa que gasta tu hermanita-dijo Sofía
- Eres una guarra tía, quitate el eso y déjalo donde estaba- le dije yo con un tono enfadado
- Quitamelo tu- dijo con tono desafiante mientras Sofía se reía

Yo me levante deprisa para hacerlo, o por lo menos encararme con ella , ella se quedo quieta riendo y cuando llegaba a ella noto que me sujetan por detrás era Sofía que me decía que me tranquilizase.


- Oye sabes que a ti también te quedarìa como bien? Con esos pechos que tienes

Sofía por detrás me empezó a acariciarme los pechos, y con su aliento en la nuca dijo:
- oye tienes razón mira que pechos tiene, y tiene los pezones duros, seguro que le as excitado

En eso tenia razón ya estaba un poco cachonda aunque creo que en ese punto lo estabamos ya las tres. Sofía bajo la mano hasta meterla por debajo de mi falda tocándome el coño por debajo de las bragas.


-Que puta esta toda mojada!-grito
-Seguro que tu tambien lo estas- le dije
-lo seguro es que yo si que lo estoy viendo este espectáculo-dijo Elena quitándose el tanga y dejando su rajita afeitada al aire- mira huele mis encantos Me puso el tanga en la cara haciendo que los oliera, y después se las puso a Sofía.


-huelen maravillosamente- dijo Sofía-mira la guarra esta

saco sus manos de mi entre pierna y se las dio a oler a Elena, después a mi y por ultimo lo olfateo ella


- huele bien ,debe de estar sabroso
- Que te parece si lo probamos?-dijo Elena

Mientras decía esto se arrodilló me bajo la falda y las bragas a la vez quedando desnuda de cintura para abajo, dejando mi sexo al aire, metió su cabeza entre mis piernas y separándome los labios del chocho empezó a lamerlo, lo hacia como si fuera una profesional mientras Sofía me quitaba la parte de arriba quedándome totalmente desnuda, mientras me acariciaba mis pechos desnudos y mis pezones erectos nos fundíamos en un beso eterno con lengua, Elena dejo entonces su menester y sequito el vestido quedando totalmente desnuda, tenia un cuerpo precioso, nos abrazo a las dos y empezó a acariciar los pechos a Sofía, mientras le despojaba de la camisa y el sujetador, se puso detrás mía y me susurro al oído


-Ayudame a quitarle los pantalones

Yo me volví y la di un beso en la boca, nuestras lenguas se entrelazaban mientras nos arrodillábamos, nos separamos a la altura de la bragueta de los pantalones de Sofía, Elena se los bajo los pantalones y la ayudo a sacárselos mientras que yo, observado su coño a través de las bragas rosas toda mojadas, empecé a chapárselo por encima, Elena se las quito y yo pude trabajar con mi lengua en su clítoris ya desnudo y erecto. Sofía jadeaba de placer, mientras Elena se tumbo en el sofá y empezó a acariciarse las tetas y meterse un par de dedos por su rajita, mientras admiraba el espectáculo. Sofía me aparto la cabeza con las manos y se puso de rodillas besándome en la boca, nos tumbamos en el suelo, mientras me acariciaba las tetas, bajo su cabeza y me empezó a morder los pezones, mientras su mano ya se hacia hueco en mi coñito, yo hacia lo propio, hasta que ella bajo tanto que no llegaba, pues ella ya estaba con su cabeza entre mis piernas y su lengua jugueteando entre mi vulva, en ese momento Elena me puso su coño encima mío, empecé a lamérselo entre jadeos de placer hasta que me corrí en la boca de mi amiga.


- Valla, nuestra anfitriona no nos a esperado, que mala educada- dijo Elena
- Pero que rico sabe su corrida-replico Sofía
- Ven que te voy a enseñar algo que e visto Mientras yo estaba tumbada exhausta en el suelo, ella se dieron un besito y con las piernas abiertas empezaron a frotarse sus coños uno contra el otro. Sus gritos de placer eran fuertes, yo me fui al sofá y empecé a acariciarme de nuevo viendo la escena. Sofía Fue la primera en correrse, quedando tumbada exhausta en el suelo.


-valla y yo que?
-no te preocupes que yo me encargo-la dije mientras me acercaba por detrás, una mano se la puse en sus pechos, acariciándolos con fuerza y pellizcando sus pezones, mientras con la otra mano le introducía dos dedos en su coño inundado, no tardo mucho en correrse, y lo hizo besándome en la boca.

Quedamos las tres dormidas en el suelo, desnudas, borrachas y abrazadas, como tres amantes que acababan de tener una buena ración de sexo. Tuvimos un fin de semana salvaje, pues se quedaron todo el fin de semana, y probamos muchas mas cosas que ya relatare mas a delante.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!