Categorías

Relatos Eróticos

Lesbicos

Trio de jovencitas

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Mi relato comienza de la siguiente manera hola me llamo Mariana yo soy de México Edo. De México para ser precisa yo actualmente tengo 17 años mido 170 de estatura soy morena clara ojos cafés claros soy delgada y pelo lacio y café lo que les voy a contar es uno los placeres de ser lesbiana ya que yo empecé a ser atraída por la mujeres a la edad de 16, mi primer amor fue una prima que se llamaba Verónica al que le tome cariño por ser muy bonita y linda con migo, la verdad no sabia por que ella sentía mucha atracción hacia mi tal vez por que la conocía hasta la edad de los 14 años ya que ella vivió en Tijuana y nunca la había visto.


La conocí en por medio de la escuela, ya que ingreso conmigo al mismo tiempo y en el mismo salón, yo tenia muchas ganas de conocerla ya que es muy bonita incluso la mas bonita del salón y la mas buena. Las dos, no se por que no podíamos estar la una sin la otra, así estuvimos hasta que llegamos al tercer grado increíblemente las dos llegamos hasta tercer año sin nunca haber tenido un novio, cosa que se mi hizo raro en ella siendo tan bonita, y a mí nunca me atrajo uno de mis compañeros de mi salón, desde ese momento me estaba dando cuenta que era lesbiana.


Yo empezaba a sentir algo más que amistad hacia ella.


Recuerdo que la pasaba pensando en ella todo el tiempo, de tan solo recordarla medaban ganas de masturbarme en mi casa.


Un día me invito a mi y a otra amiga llamada Arleth, que era mi mejor amiga a su casa era un sábado, yo estaba dispuesta a decirle lo que sentía hacia ella de una ves por todas y después llevármela a la cama, en varias ocasiones iba a su casa simplemente a visitarla la dos la pasábamos muy bien escuchando música bailando pero nunca me atreví a decirle nada. A si que me vestí de lo mas sexi posible para llamarle la atención. Me puse una minifalda de mezclilla azul y debajo una tanguita de licra rosa, una ombliguera negra bien escotada y sin soten. Ya teníamos 16 años la dos, bueno ese día nos ofreció su casa ya que mis tíos se habían ido a Tijuana y no regresarían sino hasta el martes, después nos fuimos a escuchar música, y después a ver una película y al término de esta decidimos ver otra película entonces ella saco una película pornográfica cosa que dejo sorprendida, y mi otra amiga simplemente se quedo callada le dije que no habría problema que la pusiera al igual que

Arleth, Verónica la puso y nos acomodamos las tres en el sillón. En pocos minutos ya estábamos adentradas en la película la verdad yo había visto una pero era acerca de hombres que no llamo la atención, y en este caso era de puras mujeres teniendo sexo muy diferentes a las demás ellas utilizaban los alimentos para tener relaciones la verdad que me empezó a excitar demasiado algo que no había sentido nunca, tanto que mi cosita empezó a brotarle un liquido, a mi amiga y mi prima les paso lo mismo, En ese momento decidí hacerlo nunca creí que a la dos les excitaran las mujeres al igual que a mí. Pero entonces, aquí viene lo bueno .


Me le acerque a mi prima sin que mi amiga no sospechara nada y le tome una de sus piernas ella volteo a verme con una sonrisa tomo mi cabeza y me beso, fue un beso que nunca voy a olvidar mientras le agarraba los senos y le bajaba el pantalón, mi amiga solo se quedaba mirando impresionada de lo hacíamos .


Mi prima se quito la blusa quedando solo en bra y nos miro a la dos y nos pregunto que no nos gustaría hacer lo mismo que en la película, sentí que toda mi sangre se me subía a la cabeza observando esos hermosos senos que se cargaba. Arleth ni siquiera lo pensó y le dijo que si, yo estaba tan excitada que tampoco lo pensé mucho y les dije queso que no había inconveniente.


Estaba temblando de cosa cuando mi prima me abrazo y me beso en la boca cosa que nunca había hecho, ni siquiera con un hombre ya que nunca había tenido novio, mi amiga al igual que mi prima se comenzó a desnudar yo estaba que ardía y decidí hacer lo mismo, mientras Arleth comenzaba a tocarle los senos a mi prima y a bajarle el sostén, yo empecé a bajarle el pantalón de una ves por toda, se lo empecé a bajárselo suavemente con mi boca, mientras Arleth me quitaba la falda, mi sorpresa fue al ver ese par de glúteos casi perfectos adornados por una linda tanguita de seda azul. De repente sentí como alguien acariciaba mi cosita era Arleth que ya estaba bastante humedecida. Me dirigí hacia mi amiga que también cargaba con unas nalgas preciosas y adornadas al igual que mi prima con una tanga, parecía que nos habíamos puesto de acuerdo con respecto a la ropa interior, me dirigí hacia sus muslos, no le quise quitar su prenda ya que se veía muy linda, así que solo le hice aun lado la tanga para ver su lindo clítoris y poderlo lubricarlo con mi lengua. Era tanto el placer con Arleth que no me había dado cuenta de que mi prima se había ido, de repente entro con una canasta de fruta como en la película, se veía hermosísima solamente con su tanguita, le pregunte que para que quería eso y me contesto que para darle más sabor nuestro placer, la verdad no entendí, yo no tenia hambre o algo así, al igual que Arleth que seguía masturbándose ella sola y no le tomaba importancia. Linda tomo una de esas frutas la lleno de saliva y se acerco a mi se coloco atrás de mi y me quito la tanga con su boca comenzó a lubricarme la vajina con su lengua y de repente sentí como una enorme cosa se introducía en mi vajinita la sensación fue sorprendente era aquella deliciosa fruta que había traído ella, cabía mas de la mitad lo dejo introducido en mi cosita mientras se lo devoraba yo tenia en frente de mi la vajina de Arleth y hice lo mismo con ella, le introduje una banana, ella gritaba no si de dolor o de placer a l igual que yo, era excitante como iba introduciendo poco a poco el su cuevita, me gustaba aquel sabor de la fruta con un toque de sexo, después le toco el turno a su coñito, tome otra banana primero lo lubrique muy bien y se lo comencé a introducir, entro sin complicaciones todo por completo cosa que no había sucedió con su vulva incluso se perdió en su ano al que empecé a extráele sus jugos con sabor a banana era muy delicioso incluso mi prima empezó a traer alimentos y mas frutas como fresas yogurt, uvas, mangos, hasta algunos chocolates y dulces, que los mezclábamos con nuestro sexo. Mi prima tomo unas uvas y las introdujo en mi ano, introdujo más de diez y que yo las iba expulsando y ella las cachaba con su boca eso cada vez se ponía mas excitante y mas divertido todo el temor que sentía había desaparecido.


Decidimos cambiar de lugar ahora me tocaba complacer a mi prima, y Arleth a mi y por cierto todavía traía consigo el banana en su ano.


Mi prima se acostó frente de mi con sus lindas piernas abiertas hacia mi, le retire su tanga para no ensuciarla y comencé, había tantos alimentos en la mesa que no supe ni con cual empezar así que se me antojo un yogurt de mango que era mi sabor preferido le abrí el orificio de su vajina y le vacié aquel producto y empecé a alimentarme de ella sabia mejor que aquel sabor de la banana mezclado con el sexo de Arleth. Arleth me introdujo unas deliciosas fresas en mi vulva que las dejaba un momento dentro para que tomaran sabor de mí, mientras se alimentaba de mi ano que había rociado con miel.


Cuando comenzó a extraer esas deliciosas frutas de mi vulva me llego el primer orgasmo de mi vida fue tan hermoso que deje a mi prima mientras me masturbaba yo sola, mientras me alimentaba de aquel néctar que surgía de mi vulva, mi prima me beso y me dijo que descansara.


Yo estaba agotada quede descansando sin dormirme a lado de ellas simplemente las miraba como se alimentaban una de la otra, mi prima absorbía con su boca hasta la ultima gota de néctar de Arleth. La sala tenia aroma a frutas.


Quede completamente dormida, cuando desperté estaba cubierta por una sabana de seda que mi prima me había colocado, Arleth quedo dormida sobre la vajina de mi prima, no sabia si habían llegado al orgasmo, nos habíamos quedado dormidas 2 horas ya eran la 8pm así que las desperté. Ellas se despertaron y le dije que nos bañáramos mientras yo me fui a preparar la bañera, me parecía muy excitante, que al caminar de mis piernas escurría aun jugo de fruta y sentía como las uvas se acomodaban en mi ano.


Cuando regrese con ellas ahí estaban las dos aun cogiendo como perros me les uní a ellas y estuvimos otra hora yo me había quedado con las ganas de comerme un mango así que decidí comérmelo en el ano de mi prima que era el único que me faltaba explorar, era un mango pequeño se lo introduje lentamente hasta que se perdió en aquel lindo hoyito del que solo salía su jugo así seguimos hasta acabar nos todos los alimentos lo que mas me gusto fue cuando mi prima y mi amiga me llenaron mi vajinita de fresas y uvas y a mi ano le clavaron dos bananas fue lo mejor.


Y nos fuimos a la regadera ya en la tina no extrajimos los alimentos que habían quedado en nuestros cuerpos bueno casi todos yo aun tenia fresa y plátano en mi vulva, el ano mi prima expulso una gran cantidad de uvas y trozos de mango pero Arleth casi no tenia nada a excepción de unas fresas pero recordé que aun tenia ahí dentro una banana dentro de ella que ya ni lo sentía no pudimos sacársela así que se quedo ahí y no supimos que hizo con el, o como se lo saco.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!