Categorías

Relatos Eróticos

Lesbicos

Tuve un orgasmo en su boca

Publicado por Isabela el 02/07/2015

Dedicado a las chicas de: “el club de las bragas rosa”

(DOBLE PENETRACIÓN LÉSBICA parte 5)

Nos tomamos un respiro, pero solo fue para acomodarnos mejor, yo me incorpore sobre mis rodillas y la deje a ella echada en la cama boca arriba. Ella me miraba quieta actuar sobre su cuerpo, yo me puse encima de ella con las piernas abiertas, recogí su pelo y tomando su dorso por los costados la acomode más abajo entre mis piernas, me fui sobre ella, subí mis piernas más arriba como gateando alrededor de su cuerpo; decidí ponerme al revés entonces me desmonte de ella y me voltee de tal manera que mis piernas se abrieron alrededor de su cabeza con mis nalgas hacia arriba, al apoyar mis manos a sus costados pude ver su vagina enrojecida y percibí ese su aroma a sexo que tanto me gustaba.

Ella agarro mis caderas con sus manos y me acerco a su boca, yo pose mi vagina y mis nalgas encima de su rostro dejando descansar mi cuerpo sobre ella, al hacerme atrás recogí un vellito de su pubis que se había desprendido y había ido a dar encima de su vientre cerca de su ombligo, con la mano que retire el vellito agarre una de sus manos que sostenía mi cadera, acaricie su antebrazo hasta el codo y volví a apoyarme sobre mis manos en la cama.

Para entonces ya tenía mi vagina metida en su boca, me hacía estremecer como me besaba y chupaba la vagina, ella llevo sus manos hasta mis nalgas y las separo abriendo mi vagina para comenzar a lamer, de inmediato me puse más húmeda de lo que ya estaba, su lengua lo recogía todo, yo repasaba mi vagina por su boca hacia adelante y hacia atrás, ella lamía entre mis labios vaginales, la humedad de su lengua me hacía sacudir, luego me puse toda encima de su boca y tomé sus manos con las mías, las puse encima de mis senos, con sus manos agarrados de mis pechos y mis manos encima de las suyas masturbe mis senos. Sus piernas estaban abiertas con las rodillas flexionadas, su vagina se podía admirar en su esplendor, aun me llegaba su olor a sexo, me gustaba ver su vagina expuesta, y su boca me hacía retorcer de placer metida en la mía.

Pronto me hizo llegar al orgasmo sintiendo como su lengua salía al encuentro de mi clítoris y de mi entrada, deje que lamiera, que chupara, que juntara su boca en medio de mis labios vaginales, y mientras me retorcía de placer sobre su boca seguía con sus manos agarradas a mis pechos, presionando sus dedos alrededor para que masajearan mis senos.

Todo en conjunto; el roce de su lengua sobre mi clítoris, las chupadas y lamidas a mi vagina, y sus manos masajeándome los pechos me puso a disfrutar con mucho placer. Cuando ella empezó a succionar mi vagina dentro de su boca no aguante más y sintiendo que me venía un orgasmo, me apoye con una mano sobre la cama y me comencé a menear sobre su boca, ella chupaba toda mi vagina hacia a dentro, no paro de hacerlo y no pude evitarlo, me vine con una buena descarga sobre su boca.

Ella succionaba todo dentro de su boca y limpiaba bien mi vagina, eso me resultó bastante placentero, el modo como ella lamia y chupaba cada pedazo de mi vagina hasta dejarla limpia y libre de humedades, no tuve como agradecerle tanto placer, más que ponerme a acariciar en medio de sus senos con una de mis manos soltando la suya. Luego de tanto placer descanse un poco más sobre su boca y ella acariciaba ligeramente mis labios vaginales con los labios de su boca.

Pero luego dios unos besos intensos sobre mi vagina que volvieron a activarme y a ponerme muy excitada, tanto que tomé su vagina con mi mano y empecé a presionar sus labios vaginales en medio, juntándolos muy bien hasta que sus vagina quedara completamente cerrada. Mis dedos seguían apretando y apretando sus labios vaginales en medio, eso me excitaba mucho, su vagina ya parecía un conito que se cerraba en medio con la acción de mis dedos, su tierna piel se dejaba amasar y sellar con mis dedos, brotaron sus dos labios vaginales juntos como si fueran uno solo, quedaron gruesos y sobresalidos sus labios interiores y yo los apreté más con mi mano, cerrando mi mano con el pulgar por un lado y por el otro con mis dedos todos juntos y doblados hacia adentro, sentía la piel de su vagina como una masa calientita que se dejaba amoldar con mi mano. Ella agarraba mis senos con sus manos pero yo no cedía en mi propósito y al cerrar mi mano alrededor de sus labios vaginales, éstos se dejaban aplastar y salían más hacia afuera.

Luego liberé su vagina y me agaché para poder tomar sus labios vaginales con mi boca, lo primero que hice fue jalarlos con mis labios de lo salidos que habían quedado, después me puse a chuparlos aún más intensamente sin parar como lo había hecho con mi mano. Chupaba su vagina incansablemente, y ella gemía y se chorreaba descontroladamente, posé mi boca encima al nivel de su clítoris y me puse a succionarlo sin separar mi boca de su clítoris y alrededores, eso la hizo jadear unas cuantas veces. Sentía su clítoris dentro de mi boca y como éste a medida que más lo succionaba más durito se ponía.

Chupaba su clítoris y me detenía a lamerlo moviendo la lengua como un péndulo dentro de mi boca abriéndola bien alrededor de su clítoris, mientras ella, había tomado mis nalgas con una mano y alcanzaba a rozar mi ano con uno de sus dedos, su boca la tenía clavada en mi vagina, hacíamos un espectacular 69 lamiéndonos nuestras vaginas, su dedo se movía haciendo círculos alrededor de mi ano, su lengua salía y entraba de mis labios vaginales, mi lengua hacia lo mismo, entraba dentro de sus labios vaginales, la punta se clavaba en su entrada vaginal, me detenía a lamer lo más adentro que podía y luego bajaba hasta su clítoris y ahí lamía sintiendo su duro clítoris en la punta de mi lengua.

En ese momento decidí también poner uno de mis dedos sobre su ano y removerlo para excitarla igualmente por detrás, movía mi dedo suspendiendo su ano hacia arriba y hacia abajo sin penetrarlo, mi lengua seguía moviéndose en su vagina en torno a sus carnosos labios vaginales, me picaban la quijada algunos de sus pelitos vaginales pero me gustaba sentir su vagina metida en mi cara así que no me detuve en mis lamidas.

Me separé un poco de su vagina, tome aire, seguí meneando con mi dedo su ano, ella hacia lo mismo con el mío, me agache a tomar entre mis labios por última vez uno de sus labios vaginales, una última chupada reteniendo y jalando con mi boca su labio vaginal, lo deje humedecido por mi boca. Luego me levante sobre mis manos dejando su vagina, porque estaba comenzando a retorcerme sintiendo su boca en mi vagina lamiéndome por debajo del clítoris y su dedos meneando enérgicamente mi ano, hacia ambas cosas con tal intensidad que me excite mucho y moje otra vez su boca con mi vagina, ella se sentía complacida de seguir chupándome y lamiéndome, yo me sentía muy a gusto después de haber liberado mi excitación en su boca.

Mi vagina palpitaba, mi culo se movía hacia adentro y hacia afuera aun con su mano encima, me hizo una masturbación anal más con sus dedos fuera de mi ano, lancé mis últimos gemidos y luego descanse apoyando mi vientre en su quijada y mi vagina encima su rostro.

Luego de eso caímos las dos rendidas pero satisfechas de habernos dado tanto placer en nuestras vaginas y en nuestros anos.
Las interesadas en leer completo este relato pueden pedírmelo a: isabela.4102@gmail.com No olviden pedirlo haciendo referencia al nombre del relato, y por favor solo chicas.


 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!