Categorías

Relatos Eróticos

Lesbicos

Universitarias lesbianas

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Un día, cuando estaba buscando una película para verla, me sucedió este relato. Se la pedí a mi amiga Verónica, y ella me dijo que buscase entre las cintas que tenía en su piso alquilado, pues ella estudiaba. Estaba en busca de ella, cuando para mi sorpresa vi un video casero, estaban Verónica, Alba y Judith, las tres eran compañeras de clases mío, aparecían en un sofá sentadas viendo la televisión. Al observar esto, saqué la cinta, y la camuflé entre mis cosas para poder ver de que trataba la cinta después. Busqué la película y cuando la encontré me fui con las dos a mi residencia.
Cuando me quedé solo en mi casa, me fui al salón, rebobiné la cinta y me puse a verla. Estaban las tres sentadas, viendo una serie de la televisión, en aquellos entonces las tres chicas tenían dieciocho años, Verónica era delgada, bien formada de curvas, mediría 1’70, con grandes pechos, piel blanca, pelo castaño, media melena y con un culo redondito. Alba mediría 1’75, delgada, con enormes pechos, piel morena, pelo castaño claro largo y un culo grande. Judith medía 1’72, rellenita, con menos pecho que las otras, piel morena, media melena castaña clara y culo atlético.
Cuando terminó la serie, Verónica se levantó, estaban en su casa, y le dijo a las otras chicas que si les apetecía masturbarse, que iba a poner una película porno, entonces Alba le dijo que ella tenía una nueva, que la pusiera, Verónica lo hizo, y se pusieron a verla. Cuando las chicas estaban contemplándola, Verónica protestó, les dijo a las otras que era de lesbianas, que vaya asco, Alba le dijo que se tranquilizara, que después había parejas heterosexuales, Verónica les dijo que le dieran para delante, y Judith le dijo que estaban allí para masturbarse, Verónica le contestó y le dijo que por eso decía lo de quitar las lesbianas, Judith le replicó que a ella le daba igual lo que saliera, que ella iba a empezar, Alba dijo lo mismo, Verónica cedió, y les dijo para terminar que se iría poniendo cómoda para cuando salieran los tíos. Alba y Judith se miraron con una sonrisa maliciosa, y se desnudaron al completo, Verónica les preguntó por lo que hacían, que lo normal no era desnudarse, era meterse la mano en las bragas. Judith le dijo que así era más cómodo, Verónica accedió en parte, y se subió la falda a la barriga, y se bajó las bragas hasta los tobillos, la camiseta de tiras blanca no se la quitó, pero al no llevar sujetador se le notaban los pezones. Al momento, Judith preguntó si empezaban, Verónica rápidamente dijo que aún estaban las lesbianas, y Alba indicó que a ella le daba igual. Judith se puso de pie con las piernas abiertas al lado del sofá, Verónica protestó por ser una película de lesbianas, pues empezó otra escena, pero en ese momento, Alba la cogió, la puso sobre el sofá a cuatro patas, le cogió los brazos y se los puso sobre la espalda con una mano, con la otra, Alba empezó a acariciarle el coño, mientras Judith se tocaba al observar aquella situación. Verónica entonces, le gritó a Alba que ella no era lesbiana, a lo que esta le respondió que se relajase y aprendiera a disfrutar del sexo, que le gustará. Verónica dejó de protestar, y Alba la llevó hasta el borde del sofá, entonces le ordenó a Judith que cogiera el aceite de oliva para lubricar, la cual fue a por él, Verónica preguntó por lo que iba a hacer, pero Alba solo le dijo que se relajase. Judith llegó con el aceite, lo abrió y lubricó la mano que Alba tenía libre, igualmente bañó el ano de Verónica, después, se puso delante de ella, con el coño pegado a su cara, empezó a abrírselo todo lo que pudo con las dos manos, apartando los labios, Verónica veía todo el interior del coño, se sentía un poco incómoda. Alba empezó a meterle un dedo lleno de aceite, al rato dos, hasta llegar a introducirle tres dedos por el coño, presionaba con fuerza, con la intención de desplazarla y meterle la cara en el coño de Judith, ella se iba resistiendo, Alba cada vez lo hacia más fuerte, la presionaba, Verónica tenía su cara cada vez más cerca al abierto coño de Judith, intentaba evitarlo, pero los dedos de Alba seguían presionando, entrando y saliendo, Verónica gemía, Alba seguía haciendo fuerza con intención de meterle la cara en el coño de Judith, la cual estaba muy cachonda y estaba empezando a impacientarse. Entonces Alba metió sus dedos con gran fuerza, y Verónica cedió y su cara se estampó contra el coño de Judith, su boca estaba cerrada con fuerza, su nariz estrellada también, por lo que Verónica no aguantó así mucho tiempo, ya que no podía casi respirar, entonces Alba empezó a sacar despacio los dedos, y a meterlos de golpe una y otra vez, Verónica abrió la boca, Judith notaba su boca abierta, su respiración, Alba le daba fuerte y Verónica se estampaba una y otra vez con toda su cara. Pasado un tiempo, Alba le dijo a Verónica que sacara la lengua, que así acababan antes, ella respondió con un pequeño quejido, y Judith le ordenó que le lamiera su coñito, que estaba muy caliente. Verónica sacó la lengua y empezó a lamer el clítoris, Judith se acercó todo lo que pudo a la cara, Alba la empujaba también con fuerza contra el coño de Judith, la cual empezó a gemir, cada vez más, hasta que todos sus jugos vaginales empezaron a brotar, chorreando por la boca de Verónica. Judith estaba extasiada, gemía de placer, manifestaba que había sido muy placentero, que había sido una gozada. Verónica tragó todo lo que pudo y después Alba le quitó sus dedos de su coñito. Judith y Verónica jadeaban, así se quedaron un buen rato.
Alba quitó la película porno, y se fue hacia Judith y empezó a besarla, al momento, estaba tirada en el sofá, y Judith le comía su raja, Alba disfrutaba del momento, se retorcía de placer, gemía como una perra. A continuación, Judith también empezó a meterle algunos dedos es su vagina, la follaba con ellos, y su lengua se dedicaba a su clítoris. Así estuvieron hasta que Alba no aguantó más, y se corrió. Trascurrido un tiempo de esto, Alba le preguntó a Verónica si le gustó, esta le contestó que tenía que reconocer que disfrutó, a continuación se fueron a la ducha, no sin antes, Alba que se quedó la última, rezagada, quitara la grabación de la cámara.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!