Categorías

Relatos Eróticos

Orgias

Con dos machos es mejor

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Entre alcohol y cigarros terminamos la noche en el departamento de los músicos, Katia siempre mas rápida que yo se fue con el cantante a su dormitorio, entretanto yo me quede con Lucho y Máx., seguimos tomando y con música ellos se pusieron a bailar delante mío
Para hacer mas interesante la noche les propuse si se animaban a hacerme un show en vivo al principio no accedieron pero luego ya se desinhibieron y empezaron a bailar con mas ímpetu de pronto Lucho se quito la polera y tomando sus caderas se meneo delante de mi entretanto Máx. lo miraba y también se quito la camisa, yo en ese punto ya me sentía media rara por el alcohol pero no dejaba de mirarlos, no se como pero en un momento me di cuenta que Max se me acercaba y desabrocho su pantalón y lo empezó a bajar asta que se lo quito del todo, quedando solo en calzoncillo, se me acerco y me dijo,
- te animas a bajarlo
- no. Conteste sin dejar de mirar el bulto que se veía entre sus piernas.
Entonces Lucho que estaba detrás se quito todo de un saque y quedo frente a mi con su verga parada y moviéndola de lado a lado se empezó a acercar, ver su verga dura me despertó casi al instante de mi sopor alcohólico, sentí que mi entrepierna se humedecía aun mas, no se como ni en que momento pero lo cierto es que de repente me vi abrasada a los dos y bailando desenfrenadamente, como en una nube note que me agarraban los pechos y los masajeaban con fuerza mientras una lengua me penetraba en la boca como queriendo llegar a mi garganta, mientras Max me besaba Lucho por detrás me apretaba su verga contra mi culo y agarraba mis pechos, estaba como ida total, ya no me importaba nada solo gozaba del momento, era una de mis fantasías mas recurrentes pero no la esperaba así tan bebida como entre lapsos de lucidez trataba de controlar las cosas pero no podía, se que me tomaron y me sentaron y espesaron a sacarme la ropa asta que quede totalmente desnuda y en sus brazos, de pronto Max acerco su verga asta mis pechos y la empezó a menear entre ellos mientras Lucho me metía sus dedos en mi chorito asiéndome jadear de placer, fueron barios minutos en los que recibí sus carisias, estire mi mano y tome la verga de Lucho que colgaba cerca, la sentí dura y calida entre mis dedos, la agarre con fuerza y sentí como sea verga palpito asiendo que Lucho gimiera, y metiera con mas fuerza sus dedos en mi vagina, solté su verga y agarre la de Max, esta era un poco mas grande y valla que estaba dura paresia un palo en mi mano no se pero en ese momento me vinieron unas ganas locas de lamerla, su gruesa y rojiza cabeza me tentó y tire de ella asta que llego a mis labios y en n acto asta ese momento nunca pesado la introduje en mi boca y la empecé a chupar con ganas concentrándome en lamer su punta y por detrás de esa sabrosa cabeza, Entretanto Lucho tomando su verga con su mano se empezó a acomodar entre mis piernas, las levanto y en un acto de desenfreno total me la enterró sin miramientos arrancando de mi boca un gemido que me obligo a abrirla mas pues tenia la mitad de la otra en mi garganta, Lucho se empezó a mover como loco metiendo y sacando su verga de mi vagina produciendo un sinfín de sensaciones que me llevaban al máximo placer, algo nunca experimentado por mi joven cuerpo.
De pronto me soltó y saco su verga dejando mi chorito palpitando y chorreando néctar asta mi culo entonces Max se sentó en el sillón y me tomo de las caderas y me llevo asta su verga abrí mis piernas y me dispuse a gozar de ese grueso pedazo de dura carne que me ofrecía, si en mi boca la sentí gruesa cuando se apoyo en la entrada de mi vagina llegue a pensar que me dolería pero cuando esta empezó a entrar me desespere, era lo máximo su grosor me estaba llenando a medida que entraba, cuando ya no aguante mas me afirme con el peso de mi cuerpo sobre ella y entro, entro tanto que casi grito realmente penetrada me quede quieta y jadeante, me recline sobre su pecho y goce de su dureza, moviendo apenas mis caderas para que su verga rozara todo mi interior, claro que en mi éxtasis no me di cuenta que Lucho estaba detrás de mi asta que sentí su dedo en mi culo, cuando lo empezó a meter me dolió pero lo deje pues las sensaciones que despertaba eran realmente alucinantes, al cabo de unos segundos lo saco y se enderezo para empezar a besar mi espalda y lamerme asta los glúteos, pero lo máximo fue cuando sentí su lengua en mi culo estalle en un orgasmo descomunal, todo
Mi cuerpo tembló y de mi boca salio sin control un gemido largo y cansino.
Esto provoco la lujuria de Max que tomando mis caderas empezó a mover su verga metiéndola con fuerza, pero también sentí como Lucho me tomaba las caderas y apoyaba su verga en mi culo Max se quedo quieto para dejar a que Lucho lograra su objetivo, yo no podía negarme mi voluntad estaba doblegada por el placer y la lujuria del momento, solo atinaba a suspirar e imaginarme dos hombres dentro de mi. Sentí su miembro empujar para entrar, sus manos me aprisionaban las caderas con fuerza, con una mezcla de dolor y placer entro la punta grite y agarre con fuerza los hombros de Max mientras el me decía cosas al oído “ aguanta putita que vas a gozar como nunca”
Pero al principio no fue tan así, la verga estaba entrando sin miramientos abriendo mi esfínter como nunca y lo peor era que no se detenía a pesar que yo apretaba para que no entrara mas, no se cuanto estuve luchando contra esa brutal penetración pero de pronto me solté, bese con fuerza a Max y me relaje, fue algo instantáneo, la verga dura entro asta lo mas profundo de mi recto llenándolo y asiendo presión contra la otra en mi vagina, mi mente era un torbellino de pensamientos engorrosos y a la vez lucidos,
Sentía en mis entrañas esas duras vergas que empezaban a moverse casi al compás como danzando dentro mío, todo me daba sueltas pero las sensaciones de estar siendo empalada es algo realmente única, ellos empezaron a bombear cada ves mas rápido dejándome entender que querían sacar toda su leche y dejarla dentro, aguante mientras sentía sus empujones cada ves mas vehementes y profundos, entonces Max se afirmo en el fondo de mi vagina y su verga se tenso y su leche salto inundando mi vagina, Lucho entretanto continuo con sus penetraciones otro poco asta que de pronto se afirmo fuerte contra mis nalgas y eyaculo toda su leche.-
Cuando todo termino y al quedar sola pensé en lo que me había perdido y entonces me prometí a mi misma que la ves que se diera la oportunidad de hacer algo igual no lo dudaría pues no me imagino como algunas mujeres están con un hombre toda su vida
Si siquiera animarse a probar lo fascinante que es estar penetrada por dos vergas

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!