Categorías

Relatos Eróticos

Orgias

Hice un trio por dinero

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola a todos a continuación les voy a contar un relato de una sesión de sexo magnifica que tuve con dos hombres a la vez, empezaré diciéndoles que soy morena, mido como 1.68, cabello liso a los hombros, tengo unos senos grandes y redondos, uso talla de brassier de 34C, y tengo un buen culo (eso me dicen en la calle), y cabe decir que me encanta tener sexo en todas las posiciones posibles.

Hace tiempo compré en un lote donde se venden carros usados pero que se pueden pagar en mensualidades, y es ahí donde empieza mi historia, conforme pasaba el tiempo y los meses cada vez me era más difícil pagar el abono del carro, el mes pasado (marzo) tenía que dar un abono muy grande pero no tenía para cubrirlo por lo que decidí hablar con el dueño del lote de carros. En ese lugar trabaja un señor que lo apodan Zamo el cual es un señor como de 40 años, no muy alto, quien es el encargado de realizar los tramites para la venta de los automóviles del cual me habían dicho que era conocido por su manera de tratar a los clientes en especial a las mujeres dándoles oportunidad de atrasarse en sus pagos.

Bueno ese día me vestí de una manera muy provocativa para impresionar a Zamo y conseguir mi objetivo, llevaba una blusa de tirantes muy pegada y escotada que hacían ver muy bien mis senos, una minifalda la que solo tapaba lo necesario, solo una tanga de hilo dental de las que se abrochan en los lados era lo que tenia puesto y sin brassier.

Llegué a mi cita con Zamo y como los esperaba el me recibió con una sonrisa yo supongo que por verme vestida de esa manera, me invito a pasar a su oficina la cual estaba a un lado de la de su Jefe y Propietario del lote de autos, entré y lo primero que hizo fue preguntarme que si llevaba el dinero para pagar el abono del automóvil, a lo que respondí que no pero quisiera que me diera una prorroga para liquidar ese dinero, el sonrió y se levantó de su silla y me dijo con una mirada de deseo:

- Es muy difícil hacer lo que me pides pero podemos llegar a un arreglo, claro si tu lo quieres.

A lo que yo respondí estoy dispuesta a llegar a cualquier tipo de arreglo. Se acercó a mi y rodeando mi silla se puso detrás de mí desde donde podía ver mis grandes senos, y me dijo:

- ¿Cualquier tipo de arreglo?

Y puso sus manos sobre mis hombros, yo empecé a dudar un poco y le conteste por supuesto que si. Entonces el se agacho y me dijo en mi oído:

- Entonces empecemos a negociar Lizbeth

Metió sus manos dentro de mi blusa tocando mis senos, yo quise resistirme, pero no pude fue más mi curiosidad y algo de calentura, así que me deje llevar. El me dijo:

- Vaya que te mereces que te aplace el pago, tienes unas tetas muy ricas, pero necesito saber si estas dispuesta a negociar.

Yo asistí con mi cabeza diciendo que sí. Zamo se recargó en su escritorio y me dijo:

- ¿Que estas dispuesta a hacer?

Voltee a verle su pantalón y tenía un enorme bulto, me acerque y le empecé a sobar por encima del pantalón, luego le desabroché el pantalón y le saque su verga la tenía muy dura y se veía muy apetecible, no dude ni un segundo y lo masturbe un rato luego le bese la punta y enseguida le lamía toda su extensión con mi lengua hasta llegar a sus testículos, por último me introduje su pene en mi boca y se lo chupe por un largo rato, el tomaba mi cabeza y me la estrujaba, con lo que decía que le estaba gustando, se quejaba y yo disfrutaba, y me decía cosas como eres una verdadera zorra caliente, de pronto se quito y empezó a saltar su semen sobre el escritorio, cuando terminó me dijo:

Eres magnifica y te voy a hacer la prorroga para el pago que quieres pero antes tengo que hablarlo con David mi Jefe.

Se subió el pantalón y se fue a la oficina de un lado, tardó un rato y yo me acordaba de la manda de verga, en eso volvió y lo acompañaba su Jefe. Entraron y David que es un tipo alto pero un poco barrigón como de 45 años, me dijo:

- Así que tu eres la mentada Lizbeth, ya me comentó Zamo de lo que quieres.

Volteándolo a verlo, después me dijo:

- Acabo de ver en mi oficina lo que le hiciste a Zamo y me encantó ver como te portas cuando quieres conseguir algo.

Mire hacia arriba en la pared y pude ver una cámara de video, y que me quedaba hacer más que aceptar su propuesta. Se acercó y me dijo:

- No quieres que en lugar de aplazar tu pago mejor te lo borré y no lo pagues.

Yo le sonreí y le dije que sí picaramente. Entonces comenzó la verdadera faena, me sentó en el escritorio y me beso el cuello yo le acariciaba la espalda y sus manos recorrían todo mi cuerpo lo que me puso a mil, entonces me quitó la blusa de un tirón y mis senos salieron al aire sus ojos se emocionaron y me dijo:

- Guuuaaauuu que senos tan bonitos tienes

A lo que yo contesté:

- Pues tómalos son para ti

Sin más ni más me los masajeo y luego chupó mis pezones de una manera que me hacía gritar de calentura, mientras tanto Zamo estaba haciéndose una tremenda puñeta o paja, David se quitó su camisa y luego su pantalón y ropa interior quedando todo desnudo, tenía una verga enorme, me abalancé sobre de ella y se la comencé a mamar, mientras Zamo comenzó a quitarme la falda, luego entre los dos me acariciaron y con sus manos y sus lenguas como unos perros por todo mi cuerpo, me sacaron mi tanga, y me chupo cada uno mis tetas, yo estaba ardiendo, el primero en penetrarme fue David, me acostó en el escritorio y me metió toda su enorme verga, yo grite.

Luego comenzó el mete y saca delicioso yo me quejaba, gemía como una puta y le pedía más, Zamo por su parte me daba su pene y yo lo acariciaba y lo besaba, ellos me decían te gusta putita y yo respondía me encanta sigan por favor. No pude mas y alcancé el orgasmo, Zamo se sentó en una silla y yo me monté sobre de él mientras David por atrás cogía mis tetas, luego de varias posiciones me dijeron ahora si viene lo bueno, David sacó de un cajón un bote de vaselina Zamo se acostó en el piso con la verga apuntando al cielo y me dijo:

- Móntame perrita caliente.

Me subí sobre de él y mientras yo me movía el tomaba mis senos, luego me abrazo y me jalo hacia él, quedando mis nalgas a disposición de David se me acercó y me dijo:

- Tienes unas nalgas muy lindas, las cuales van a ser mías

Me untó la vaselina y me introdujo lentamente su verga al principio me dolió pero después era magnifico estar clavada por dos vergas a la vez, así estuvimos quejándonos hasta que David sacó su verga y me avento su semen en mis nalgas diciéndome:

- Que rico culo tienes y es todo mío.

Yo le respondí:

- Será tuyo las veces que quieras siempre y cuando me descuentes el dinero.

Enseguida Zamo acabo dentro de mí, se vistieron y me dijeron:

- Estuvo muy buena la negociación, cuando quieras otra rebaja solo ven y pídela

Me vestí y me despedí, afuera me esperaba mi novio Román un poco enojado, diciéndome:

- Tardaste demasiado

Yo lo besé y le dije:

- Es que la negociación me costó mucho trabajo, pero conseguí lo que quería y mucho más.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!