Categorías

Relatos Eróticos

Orgias

La panadería

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

quella mañana, hacia frió, realmente era lógico, estábamos en invierno, un gélido invierno, y con las primeras luces del día, todo el ambiente, se respiraba, auténticamente helado, aunque esa no es la cuestión…

Sali presuroso, con la rutina a cuestas, calle empredada hacia arriba, y al doblar la esquina, entre el el horno del tío faubel, que aunque hoy, se llama la nueva panadería, j eje no se que tiene de nueva, la habían cambiado de look, y estaba realmente esplendida, bueno me refiero mas que al establecimiento a la dependienta, justamente con esa carita de golfa, pero que no ha roto ningún plato, se llama Clara, con ese pelo recogido debajo del gorrito higiénico, esas gafitas sin montura, que la daban un esplendido aire colegial, y esa carita mona, de inocentilla, sus labios finos, pero glotones, yo lo sabría bien…

Al entrar, y siendo tan pronto se la ilumino la cara, si mi amo, exclamo solicita, tenia tantas ganas de verle, dejo lo que estaba haciendo abandonando una bandeja de hojalata en la cual estaba arreglando trocitos de masa, para hornear, y sonriendo como una loca, se aparto del mostrador, guau, al salir, y verla de pies a cabeza, mi polla, se endureció un poco, su minifalda plisada la convertía en una verdadera putita deseosa.

Mira mi señor, dijo entre sonrisas, me he puesto esta joyita para vos, que le parece, la muy zorrita se alzo la falta como si nada, en medio de la tienda, al momento mis ojos se clavaron en su tanga, dios…. Una tanguita minúscula roja, que la convertía en objeto de deseo para cada hombre, era tan pequeña que se le adivinaban los labios, gorditos, como si nada proseguí con muchísima destreza con la mano, se aparto la tanguita, a un lado, mostró su chochito depilado, así como si nada, se abrió con dos deditos el chochito, y un piercing brillante apareció prendado de su clítoris, estaba loca ¨¨¨¨¨, como se había echo semejante adorno, le gusta mi señor, mire aun lo tengo rojito, me hicieron mucho daño, esta hinchadito, lo ve, mi señor, esta rojito e hinchado mi chochito, por el daño del piercing y por usted, es que lo deseo mucho, mi señor, déme un besito aquí mismo, se alzo de puntillas la muy zorrita, exhibiendo y ofreciéndome todo el coño abierto, y adornado, afeitado e hinchado, al tiempo que ya jadeaba, chupame un poquito mi señor, calmamelo, que esta enfermito….

Yo me puse como un potro, estaba alucinando, y sin articular palabra, me agache, como un perro, y comencé a chuparle, tratarle, y llenar de baba, ese lujurioso clítoris…

Realmente ahora, era yo, el sumiso., de esa forma me puse de rodillas, estaba muy excitado, seguí chupando, ese chochito lujurioso, ya de forma animal, literalmente me lo estaba follando con mi lengua, que la ponía lo mas dura y tiesa que podía, era una delicia oírla gemir como la pequeña putita que era.
En ello estábamos cuando, se abre la puerta del establecimiento y entra una mujer, Lidia era su nombre, una señora de unos 40 a 45 años, IVA bien vestida, y muy arreglada….

Pero que esto, ohh, dios, que esta haciendo degenerado ¨¨¨¨¨, esto es inaudito, Hizo un gesto de sorpresa, asco, y ademán de marcharse, cuando…..

Sra. Lidia , soltó la putita, no se vaya , por favor, es que tengo muy enrojecido mi coñito rasurado y mi señor me lo esta curaaaaaandooooooo…..
La muy guarrita se estaba corriendo, yo recogí, sus jóvenes jugos, en mi tarea, de sumiso, bebiendo, lamiendo y chupando todo lo que rezumada ese chochito inocente, apenas volví un poco mi cabeza, preguntándome si se había marchado, la Sra. Lidia, y cual fue mi sorpresa allí estaba de pie, se había alzado, el vestido, azul cielo, y la muy guarra se estaba tocando el chocho, metiendo su mano, con maestría dentro de sus bragas, amplitas y color carne, entonces oí…… Oh , Clarita, pequeña zorra, tu rajita me ha excitado mucho, no sabía que te depilabas, me has puesto el chocho, chorreando, ahora yo tambien soy una puta viciosa, y este cerdo, sumiso, deseo que me lo coma a mí también, ven aquí,…… Me estiro de un soberano empujón, e incrusto su coño en mi cara, yo empecé a chupar como poseído, estaba en la gloria, pues la putita sabia lindo, pero la puta de la Sra. Lidia, sabia divino, que guarra, tenía el clítoris hinchadísimo, y ya, en dos segundos se puso a jadear, y gritar, todo tipo de barbaridades.
Clarita se separo un poco, y la oía murmurar, pobre mi señor, debe de tener la pollita muy dura, y prisionera en esos tejanos, note su mano, encima de mi bulto, la restregaba, intentando pajearme como inexperta, pero Lidia, la freno,.
Así no, Clarita, desnudemos al cerdo, quiero que me folle como me merezco, que me folle el culo de viciosa que tengo, y tu, nos trataras a los dos con tu lengüita, de puta, dicho y echo, la guarra de la Sra. Lidia se puso en el puto suelo, a cuatro patas, jadeando y bramando, follame el culo, cabron gritaba, yo , no podía mas, apoye, mi glande duro, en la entrada de su ano, y la embestí, como se merecía, entonces comencé a hablar…..

Zorra , esto es lo que querías, verdad, de quien es este culo, viciosa, TUYO, TUYO, NO PARES CABRON, ATRAVIESAMEEEEEEE, ASIIIIIIIII. Clarita se había puesto tumbada en el suelo, y con su lengua, recorría el coño de doña Lidia, al tiempo que me obsequiaba con algunos lametones en lo poco de polla que salía del culo perforado, y ensalivaba mis huevos de una forma ya muy muy poco inocente. Me sentía en la gloria, follandome el culo de doña Lidia, y al mismo tiempo, recibiendo un tratamiento de lengua de Clarita, que hábilmente, recorría todo, mi ano, mis huevos, mi polla, y el chocho de la vieja, la joven, solo decía, eso me gusta, follatela, mi señor, eso me encanta, follatela, pero cuando descargues tu leche, la quiero en mi boca, toda en mi boca, diciendo esto, seguía masturbándose su chochito rasurado, una y otra vez, la vieja ya no gritaba, solo gemía, muerta de placer, entonces tuvo un orgasmos bestial, largo, y nervioso, yo ya no podía mas, saque mi polla de ese culo, y empecé a correrme en la misma boca de clarita, que retenía mi corrida , mientras me miraba con ojos de vicio, luego se alzo, se acercó a doña lidia y le dijo, abre la boca guarra, la mujer le obedeció, y Clarita, derramo, mi semen, en la boca de Lidia, ………..diciendo.
Toma la lechita caliente de mi señor, espero que te guste.
Lidia, la miro y dijo, esta muy bien, pero yo la quería sentir dentro de mi culito, me habéis puesto muy cachonda, y ya sabes Clarita que cuando me pongo, me pongo…….
Esto me hizo suponer que ellas ya habían tenido más de un encuentro.
Lidia se levanto, se dirigió a la masa de hojaldre, y derramo de nuevo, todo mi semen y su saliva, ahora, Clarita ¨¨¨¨, dijo, ya tienes todos los ingredientes para esos lindos pasteles que tu sabes hacer. Se aparto como si nada, se arreglo el vestido, y dijo, dame dos barras de pan, por favor, que tengo prisa.
Yo seguí tumbado, alucinando, me levanté, y comencé a vestirme, ya pensando que podría proponer hacer, el próximo día, en la panadería.
Lidia una vez recogidas las barras de pan, nos dijo, amorcitos mios, besarme que vuestra puta se va, se acercó nos cogio de la cabeza a ambos, e inicio, un lujurioso morreo, de lenguas y allí estábamos los tres, jugando con nuestras lengüitas a modo de despedida, fue un beso triple fantástico…………..

Lo que no fue tan fantástico, es que en ese preciso momento, entro, una pareja, en la tienda, viéndonos, asombrados como nos requetechupabamos las boquitas.
Pero esa es otra historia………… Otro día les contare lo que ocurrió, en la panadería, con unas jóvenes excursionistas que vinieron a comprar unos pastelitos de hojaldre, que según ellas, sabían deliciosamente.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!