Categorías

Relatos Eróticos

Orgias

Tania

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Esta historia no es verdadera, es solo una fantasía que ha rondado mi cabeza durante algún tiempo. Es una fantasía alimentada por el exquisito cuerpo de mi cuñada, Tania, una mujer bajita de alrededor 1.60 de estatura, pero con unos pechos deliciosos y un coño espectacular.

La he visto desnuda antes, sin que ella se lo imagine, y tal vez por eso es que he soñado con cogermela, sus pechos son grandes para una mujer de sus estatura, tiene los pezones pequeños y firmes; su culito es redondeado y sus piernas algo delgadas. La primera vez que la note, fue cuando en su casa vestía pantalones cortos con una blusa apretada que dejaba ver la forma de sus tetas, por lo general no utilizaba sostén, lo que hacia que se marcaran sus pequeños pezones.

En varias ocasiones aproveche la abertura en la pared de madera del baño, para mirar, como se masturbaba, en realidad no lo hacia muy bien, me refiero a su pasión, únicamente toca su sexo solo por sobre sus labios, tocando ligeramente su clítoris de vez en cuando, sin penetrarse con sus dedos, parece que para ese entonces no había disfrutado aun de una verdadera relación sexual. Ella se sentaba en la taza del servicio, y miraba y acariciaba solo un poco sus pechos, entonces con uno de sus dedos acariciaba su clítoris, sin introducir el dedo en su vagina. No tenía demasiado bello pubico, así que con solo abrir un poco sus piernas se lograba notar la forma de su sexo.

Muchas veces deseé estar solo con ella en la casa, siempre me imagine poder hacer un delicioso sesenta y nueve con ella, chupar esos labios carnosos de su pepa, y meter mis dedos por su culo, mientras ella me chupaba mi verga, como dije antes la he visto desnuda a través de la pared del baño, yo esperaba sigilosamente el momento de verla quitarse la ropa, desnudar esas enormes tetas y agacharse para quitarse los calzones, mostrando los dos huequitos a la vez, ella tiene un culito delicioso.

Sin embargo, una vez sucedió que de improvisto tuve que quedarme solo en la casa de mi otra cuñada, -la que en realidad no esta tan apetecible como Tania-, después de hacer unas compras, me dejaron en la casa, esperando que mi esposa y mi otra cuñada fueran a hacer otro mandado, parece que iban a tardar mas que un par de horas. Como dije fue de improvisto, así como de improviso llego también mí cuñada Tania a la casa, ella esperaba encontrar a sus hermanas ahí. Y de seguro no me esperaba encontrar a mí.

Esta situación provoco que nos quedáramos solos en la casa, ella estaba vestida con una blusa floja de algodón que la hacia lucir fresca, y una enagua un poco larga pero con una abertura, que provocaba volar la imaginación. Yo estaba viendo la televisión en el cuarto de visitas, así que ella decidió acompañarme. Se quito los zapatos y nos sentamos en la cama. Ella empezó a moverse como si estuviera algo incomoda, así que se levanto busco algo de ropa de su hermana, y se fue a cambiar, encontró unos pantalones cortos de tela suave. Eso me provoco una erección casi inmediata, y con las ganas de cogerme a mi cuñada, el pene se me puso tan duro como un tronco. Creo que ella lo noto, porque después de acomodarme un poco mas obvio, de forma que se me notara más la erección, me pregunto si me incomodaba que ella se hubiera vestido así; la muy zorra también se había quitado el sostén. Le conteste que no que si se quería sentir mas cómoda podía hacerlo sin ningún problema. Entonces fue cuando dijo, - esta bien!-, y estiro su brazo para tomar una almohada que estaba junto a mi en el otro lado de la cama, colocándose de una manera que dejaba la punta de sus pezones rozar mi pecho y a la vez podía mirar la curvatura de sus tetas por el escote de la blusa. Ese momento me parecía casi eterno, mientras yo disfrutaba de esa vista y ese rose, parece que ella disfrutaba que yo la viese.

Luego ella se retiro lentamente, mientras que yo la seguía con la mirada, ella se acostó junto a mi, como si no hubiera sucedido nada, de pronto, volvió su cara hacia mi, y frotando uno de sus pechos pregunto, — ¿ te gusta la forma de mis pechos? — algunas veces pienso que son demasiado grandes, y en realidad no se si le gusto a los hombres así. Ella no dejaba de frotar sus tetas, la muy puta estaba caliente. Yo me volteé, para estar de costado junto a ella, y le conteste, en realidad no se si son grandes, solo te he visto con sostén y blusa; en el momento que yo terminaba de decir esas palabra y pensaba como continuar con tan excitante conversación, ella sin decir nada más, levanto su blusa, mostrando esos hermosos y redondeados pechos, con un pezón, que parecía estar ahí para ser devorado. Su piel es clara, y de apariencia suave.

Primero me quede mudo, contemplando esa belleza, ella se sonrojo, parece que mas la movía el deseo de ser cogida, que la razón. Casi por instinto y al unísono, nos sentamos para poder quitar su blusa, mis manos corrieron por todo su pecho y su cintura, provocando unos gemiditos de gusto. Luego ella me ayuda a quitarme la ropa, mientras ella se deshacía de sus pantalones cortos, no estamos nerviosos, a pesar de saber que éramos cuñados. Más nos movía un deseo de estar juntos cogiendo, que cualquier cargo de conciencia.

Sus manos pronto tomaron mi erecto y duro pene, y sus labios empezaron a chuparme, provocando que me humedeciera casi en el acto. Sin dejar de chuparme, ella se colocó de una manera que sus pechos caían mostrando toda su grandeza, lentamente yo la moví de forma tal, que su sexo quedó frente a mi cara, y abriéndolo introduje mi lengua en el, sintiendo todos sus jugos corriendo sobre mi lengua, no dejaba de escuchar sus gemidos de placer.

Pronto me pidió que la cogiera, — cojéeme! cojéeme! agarra mis tetas !! Comételas!!!! , el placer y la desesperación de cogermela, era tal que sin pensarlo, metí mi verga en esa deliciosa pepa, ella abría sus nalgas y su pepa, buscando que yo entrara mas, sus manos y las mías se juntaron en sus nalgas, lo que ella aprovecho para hacerme tocar su culo, - la puta quería todo -, hizo que tocara su ano, me miró fijamente y me pidió que metiera mi dedo en el; !!Tócame el culo !!, — dijo, y en ese momento introduje dos dedos en su bello culo, a la ve que la cogia y chupaba sus tetas, ella estaba totalmente abierta y entregada a mí, parecía que lo disfrutaba enormemente, no paraba de moverse, en realidad no se parecía en nada, a la forma en que se masturbaba.

Como estaba tocando su culo con dos dedos, esto me excito tanto, que la aparte de mi, le di vuelta, acostándola en sus rodillas en la cama, -primero ella no sabia que iba a hacer yo, nunca antes había tenido sexo anal, pero aun así se dejo llevar, abrí sus nalgas y la cogi por el culo, a la vez que la penetraba se notaba como su culo le dolía un poco, pero ella en ningún momento me detuvo, ella hizo un gesto de placer y dolor, pero luego dejo soltar la sonrisa mas picara que jamás halla visto. Me jaló, para estar totalmente acostada boca abajo y yo sobre ella, sin salir de su culito. Fue en esa posición como los dos nos corrimos.

Después de ese día no se ha atrevido a hablar sobre ello, pero aun así de vez en cuando me deja ver una sonrisa picaresca en su boca.

Tiempo después, cuando ambos pensábamos que no tendríamos otra oportunidad, de nuevo por casualidad nos tendríamos que quedar solos en la casa, estaba vez en la casa de mis suegros. Lo que no nos imaginamos, es que tres minutos después de que todos salieron de la casa, una amiga común de mi esposa y mi cuñada llego a la casa. Susana es una mujer menuda, piernas delgadas, pero muy bonitas, y unos pechos no tan grandes como los de mi cuñada, pero si apetecibles. La llegada de Susana frustro, al inicio a mi cuñada, ella en realidad quería repetir lo del otro día, y al parecer estaba mas caliente que antes, pasaron unos minutos de conversación, entonces mi cuñada en un momento que quedamos solos me dijo, — hoy me tienes que coger, no importa que Susana este aquí; yo no sabia lo que esta zorra planeaba. Luego me insinuó que las dejara solas un rato, Tania llevo a Susana al otro cuarto, para "enseñarle una ropa nueva", las dos estaban cambiándose de ropa, Susana parecía mas tímida, puesto que no quería probarse un sostén, Tania insistía, parecía que tenia muchas ganas de que Susana quedara desnuda, -yo solo podía adivinar detrás de la puerta -. Pronto, Tania estaba completamente desnuda delante de Susana, lo que la animó a quitarse el sostén, las tetas de Tania, y su culito parecían apetecibles incluso para Susana, no tarde en adivinar lo que la puta de Tania quería, - ya que Susana nos había estropeado la fiesta, la íbamos a hacer parte de ella.

Unos minutos después, no se oía conversaciones el cuarto, solo unos gemidos tímidos, Tania dejo la puerta sin seguro, y yo aproveche para entrar. Susana estaba acostada en el borde de la cama, boca abajo, con la cintura arriba de la cama, y con los pies en el suelo, Tania le había abierto las piernas, y estaba chupando su culo, mientras con dos dedos acariciaba su clítoris, !! La zorra, también es lesbiana! Yo no podía creer lo que veía, Susana desesperada agarraba la sabana, inmovilizando las piernas para que Tania siguiera chupándola. Cuando Tania noto que yo estaba ahí, con la mirada me pidió que me arrodillara junto a ella. A intervalos chupaba mi pene, y luego seguía chupando el culo de Susana, cuando se detenía para chupar mi pene, Susana le decía, —!!!! Nooo, no pares ¡!!.

Después Tania le pidió a Susana, que se acostara, fue en ese momento que Susana supo que yo estaba ahí. Ella no creía lo que estaba pasando, se sorprendió mucho, pero Tania la sostuvo por los brazos, y la hizo sentarse de nuevo en la cama, pronto estábamos los tres sentados mirándonos de frente, la atmósfera se calmo, Susana parecía disfrutar de la idea de hacer un trío. Pronto Tania se puso de rodillas y con sus brazo apoyados en la cama, dejaba sus grandes tetas colgando, levanto su respingado culito, Susana se adelanto a tocar ese trasero, rápidamente empezó a chupar el ano de Tania, rozaba su lengua contra ese rosadito ano. Tania parecía que no soportaba la sensación, porque temblaba como un conejito con frió, lo que hacia que sus tetas bailaran, yo me coloque de frente a su cara, no había terminado e sentare cuando Tania empezó a chupar como si nunca hubiera tenido una verga en su boca, eso me provoco mojarme como nunca, mientras que Susana dejo de rozar el ano con su lengua y empezó a meter la lengua en el ano de Tania, y a la vez tocaba su clítoris, Tania para no dejar a Susana sin placer, usaba su talón para acariciar el sexo de Susana. Cuando parecía que Susana quería disfrutar de otra posición, me dijo - ven, cojete a Tania por el culo-, !esta sabroso!. Las dos hicieron un hermoso 69, mientras que yo intercambiaba entre el culo de una y la otra. Termine llenando el culo de Tania de mi leche, pero deje un poco para la boca de Susana, ella se apresuro a agarrar mi verga antes de terminar, Susana se regó en la boca de Tania y Tania se sentó en mi boca, aquellos jugos sabían a miel. Después me quede dormido con las dos putas más sabrosas a mi lado.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!