Categorías

Relatos Eróticos

Orgias

Un dia de playa

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Tenía ocho días de vacaciones el pasado mes de marzo y mí pareja esos días tubo que viajar por asuntos de trabajo. El primer día me quedé tranquila en casa ordenando cosas sin salir, al despertar del segundo día lucía un sol radiante y una temperatura ideal para ir a la playa.

Prepare las cosas para ir a la playa, llevando la compañía de un buen libro y estrenando mí nuevo bikini. Al poco de estar en la playa intentando empezar a leer el libro, el viento fuerte y la arena hacía muy molesta la deseada calma que buscaba. A pocos minutos en coche hay otra playa más pequeña resguardada al viento utilizada siempre por los amantes del nudismo. En ocasiones también suelo ir a esa playa practicando el baño nudista.

Al llegar a esa playa no había nadie, caminando fui buscando el sitio que más me gustó. Sentada sobre la toalla me quité toda la ropa disfrutando sobre mi desnuda piel los cálidos rayos solares, que parecían abrazar con pasión mis pezones y los labios externos de mí concha. Mientras empezaba a leer sentía como los labios de mi coño entre mis piernas se estremecían por la directa acción de los rayos del sol. Como si algo estuviera acariciando mi entrepierna con los dedos de una mano abrí los labios vaginales sin poder parar del gusto que sentía. Mirando a todas partes comprobando que estaba sola, me entregue a la masturbación con mis dedos y lamiendo mis ardientes pezones con los labios y la lengua.

Después de varios orgasmos mirando al mar decidí aplacar mi calentura con un baño, disfrutando del frescor y de toda la actividad de las olas del mar. Mientras me dejaba envolver entre las olas, vi que llegaban tres personas a la playa, una mujer y dos hombres que dejaban sus cosas lejos de las mías. Salí del agua regresando a mi lugar, observando como los recién llegados entraban a disfrutar del baño. Los gritos de ellos tres jugando en el agua rompieron el silencio de la playa. Les miraba al mismo tiempo que me daba crema protectora en los pechos sobre el pubis en los glúteos, zonas sensibles a que el sol me las quemara.

Mis tres nuevos visitantes siguieron con sus juegos en el agua, observando como la mujer compartía besos y caricias con ambos hombres por igual. Llegando a rodear abrazar acariciar y a besar a aquella mujer los dos hombres juntos. Con el agua los tres a la altura de las rodillas y por acción de la corriente del mar que los puso frente a mí, claramente podía ver como esa mujer sujetaba en cada una de sus manos la verga de sus amigos. La mujer frotándolas se arrodilló en el agua empezando a mamarlas llevándolas juntas y por separadas dentro de su boca. Deleitando a ellos y a mis ojos de una mamada divina. Los tres se acercaron a la orilla y yo sin apartar la mirada. A pocos metros de mí, uno la penetraba a gatas mientras mamaba la verga del otro, escuchando claramente sus jadeos. Los tres sabían de mi presencia. Como a ellos no les había importado mi presencia, les miraba y al mismo tiempo me volvía a masturbar con descaro frente a ellos. Al mismo tiempo que ella y sus dos acompañantes se corrían, me corrí también yo.

La sorpresa me la llevé al terminar el polvo que ante mis ojos habían tenido. La mujer era mi prima Paula su amigo Raúl y Niko a quién yo no conocía. Paula y yo nos sentimos un poco apuradas pero compartimos un cordial saludo, limando cualquier duda que a las dos nos había surgido en esos momentos. Le dije a Paula que siempre había pensado que era lesbiana y mira por donde. Y ella me confesó que sus amigos y ella al verme pensaron que estaba buena para ser la otra mujer que buscaban.

Metiendo sus dedos en mi vagina lamiendo mis pezones con su lengua me dijo, eres la mujer con la que quiero follar hoy. La novia de Niko me dejó con estas dos vergas. Las vergas de Raúl y Niko estaban pegadas a nuestras bocas, una de mis manos la enterraba en el coño de Paula y con la otra la ayudaba a mamar juntas aquellas dos hermosas pollas. Paula y yo estuvimos chupando juntas las dos pollas recorriendo con nuestras lenguas desde sus huevos todo su tronco, hasta ponerlas duras con sus cabezas brillantes. Niko me puso a gatas clavando su verga dentro de mí con fuerza, Raúl me entregó su verga a mi boca que como una loca tragué sin pensar. Paula iba lamiendo mi boca la polla de Raúl y los huevos de Niko que golpeaban mi culo y la boca de Paula. Raúl me quitó su polla de mi boca y se puso a follar a Paula mientras me comía el coño y la polla de Niko que me follaba. Niko antes de correrse dentro de mí sacó su verga descargando su semen en la boca de Paula y Raúl antes de correrse dentro de Paula llevó su verga a mi boca dejando su cálido semen en los labios de mi boca.

Nos dimos un largo baño compartiendo entre juegos adorables caricias, confesando mis nuevas amistades que estaban agotadas. Paula me dijo que habían estado los tres y la novia de Niko toda la noche, habían dormido unas horas y que al amanecer tuvieron que llevar a la novia de Niko a su casa. Les ofrecí descansar en mi casa, no podía dejar escapar a tres amantes tan buenos. Sin dudar se vinieron a mi casa, al poco de llegar se quedaron dormidos como angelitos. A Paula la deje sola en una habitación y a los dos hombres los deje dormir sobre mi cama.

A las cinco horas que llevaban dormidos, desnuda entre Raúl y Niko me metí agarrando entre mis manos sus duras pollas frotándolas envolviéndolas entre mis labios y mi lengua. Haciéndoles una mamada hasta poner sus vergas bien duras, chupándolas intensamente hasta lograr que soltaran su semen salpicando mi cara y por dentro de mi boca. Raúl y Niko luego tomaron la iniciativa, me follaron juntos sin contemplación, me dejaron el culo muy bien follado. Con mi prima Paula estuve follando varios días solas las dos. Cuando vino mi amor, follamos juntas con él. Y otra noche Raúl, Paula, mi pareja y yo follamos juntos.

Ahora mi pareja y yo estamos follando con mi prima Paula cada vez que podemos.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!