Categorías

Relatos Eróticos

Primera Vez

Algo inesperado me penetro

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Hola, primero comenzare con mi presentación, soy Jesika, de Valencia (España) de 18 años, soy morena de pelo, y mis tallas son: 95-60-90, he trabajado como modelo para algunas revistas de tiendas de ropa no muy conocidas y esto que os voy a contar es 100% real os lo aseguro.

Todo empezó una tarde de sábado, me aburría en casa y pensé en mi mejor amigo, me dijo que el sábado no iba a hacer nada y fui a verle. El es un chico de 19 años y esta buenísimo! Tiene un culito perfecto y cuando se pone sus vaqueritos preferidos ya esta para comérselo!. Bueno la cuestión... hacia tiempo que yo le notaba raro conmigo, se había vuelto más cariñoso conmigo y me trataba como una princesa, de echo, siempre que me decía algo, por ejemplo si quería tomar algo de beber, me decía:

- ¿Quieres tomar algo mi princesita?

Es tan tierno mi niño... y bueno, fui a su casa, llame al timbre y me abrió su hermano pequeño. Mi amigo estaba en su habitación, salude a su hermano y subí las escaleras para ir a buscarle, estaba sentado en la cama con esos vaqueros que tan bien le sientan y sin camiseta. “Mmmm... que bueno esta!”, pensé y él me dijo:

- Uy! Hola! Iba a pasar a buscarte a tu casa.

Yo le sonreí y me acerque a darle dos besos pero sin querer le di el beso casi en el labio, se quedó un poco extrañado y me sonrió. Yo le devolví la sonrisa, en ese momento su hermano chilló desde el piso de abajo que se iba, que había quedado con sus amigos y que dormiría en casa de uno de ellos, no recuerdo de quien dijo pero tampoco es muy importante saberlo. Dani, mi amigo le dijo que vale que se pirara con ese tono de amor entre hermanos... exactamente le dijo:

- Pues pirate a mí que me cuentas! Los papás no vuelven hasta el martes.

Sus padres estaban de viaje en Portugal. Yo le dije:

- No le hables así a tu hermano, pobrecillo!.

- Que le den es un pesado.

Me quede mirándole fijamente a sus ojitos verdes con cara de... “Ey va no te pases”, él me sonrió y me dio un pico, yo sin saber que hacer me reí con risita de vergüenza. Dani al percatarse de la situación me acarició la cara y me besó, se estaba cumpliendo mi sueño!! en eso me dijo:

- Jessica, a lo mejor me has notado raro últimamente contigo, muy empalagoso y muy cariñoso.

- La verdad es que un poco raro si que te he notado últimamente.

- Es que eres la chica que siempre e querido para mí y bueno...

Sin dejarle terminar le besé, él sabe perfectamente que yo soy virgen, bueno lo era hasta ese día. Me pidió que me quedara a cenar con él, pues íbamos a estar solos y tendríamos toda la noche para nosotros. Yo sin pensármelo dos veces, acepte y llame a mi madre para decirle que me iba de cena y de fiesta toda la noche con unas amigas. Mientras yo hablaba con mi madre él me miraba con ojitos de perrito degollado, en cuanto colgué le empujé flojito para tumbarlo en la cama, me puse encima y le pegue un morreo larguísimo, él hizo intento de quitarme la camiseta que llevaba, me miro y me dijo:

- ¿Puedo?

- Adelante - le conteste

No parábamos de besarnos, yo llevaba un calentón impresionante y el también porque ya estaba empezando a empinársele la poya. Yo sin pensarlo le desabroche el pantalón y metí la mano en sus vaqueros, el se revolcó, de tal manera, que se puso encima de mí yo notaba que empezaba a humedecerme, el también lo noto puesto que empezó a meterme la mano por dentro del tanga que yo llevaba, me quito la falda y termino de quitarse los pantalones, mientras yo cachondísima le quite la camiseta que se había puesto mientras hablábamos de su hermano, en ese momento me dijo:

- ¿Estas segura de que quieres perderla ahora?

No le respondí, simplemente le besé apasionadamente y él me sonrió. Me quito el sujetador y apretó mis pechos, yo gemía y al parecer eso le ponía a mil. Mis pezones parecían piedras de lo duros que estaban. Le baje los boxers y salió su poya enorme y rectísima, él sin pensarlo me arranco el tanga y metió un dedo yo no paraba de gemir y gritar. El me dijo:

- En el momento que no quieras que te haga algo o que pare dilo, no quiero forzarte a hacer algo que no quieres.

- No te preocupes puedes seguir, soñaba con hacerlo contigo.

Al parecer eso le puso más cachondo y bajo suavemente por mi cuerpo y empezó a comerme el coñito yo disfrutaba como nada, gemía y gemía sin parar, era algo realmente impresionante como movía su lengua ardiente por mi coñito mojadísimo. Nuestras respiraciones aumentaban de ritmo, mientras lamía note como metía de nuevo el dedo, luego otro.

- Aaahh... aaahh! Sigue no pares mi vida!.

Al parecer cuando le dije esto, no pudo aguantar mas y me la metió, paro un momento mientras la tenia dentro para comprobar que yo iba bien.

- ¿Sigo?

- Adelante - le respondí.

Los dos gemíamos como locos, al ratito, saco su poya y me dijo:

- Voy a correrme, ¿Me dejas hacerlo entre tus tetas?.

- No tienes que pedir permiso... adelante.

Se pajeo un ratito entre mis tetas hasta correrse, su leche estaba ardiente como mis flujos, sin pensármelo dos veces le agarre la poya y me la metí en la boca mientras él me tocaba el culo y él sin esperarlo me metió un dedito en el culo, supongo que seria para ir abriendo camino para follarme luego por detrás. Mmmm... que delicia su poya, se me corrió en la boca y me dijo que no tragara. Luego me cogió de la cintura, me dio la vuelta y me puso a cuatro patas, yo sabia perfectamente lo que iba a hacer, no sabia si decirle que no lo hiciese o simplemente dejarme y disfrutar, había tenido ya dos orgasmos y pensé que uno mas no me aria mal. El la metió despacito porque se dio cuanta de que no estaba muy segura de querer hacerlo. La metió... puufff me dolió bastante y chillé el paro y la dejo dentro me miró y me dijo:

- Perdona princesa, ¿Estas bien? ¿Quieres que pare?.

- No tranquilo, solo es que me a dolido un poco pero sigue.

El siguió despacito y al ver que mis gritos ya no eran de dolor si no del placer que sentía aumento el ritmo de los movimientos eso si que era vida. Se corrió dentro de mi culito, luego la saco y se tumbo a mi lado, los dos quedamos tumbados boca arriba desnuditos y cansados. Gire mi cara y le miré, él me devolvió la mirada me besó y me pregunto si íbamos a seguir, yo sin decir ni palabra, solo con el gesto del si le respondí, me folló durante toda la noche, probamos mil y una posturas y disfrute como nunca lo había echo, cuando terminamos quedamos dormidos abrazados.

A partir de entonces mantenemos una relación seria como novios y lo hacemos montones de veces.

Jesika
Un beso para todos en sus partes calientes. Dani cariño, te quiero.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!