Categorías

Relatos Eróticos

Primera Vez

HACIENDO DEBUTAR A MIGUELITO

Publicado por CAMILA el 05/06/2014

Hola, Camila nuevamente con ustedes. Ya les conté como fue mi inicio a los 14 años, mi gusto por los mayores y una de mis aventuras con mi perro. Se que todas estas vivencias me marcaron en mi vida sexual. Tengo 25 años y no tengo (y no me interesa) novio.
La mayoría de mis relaciones sexuales sigue siendo con perros, de vez en cuando con algún caballo. Lo que me sigue gustando con los hombres es el sexo anal. Lo disfruto mucho, me gusta por ahí mas que la de un perro, y como les comente anteriormente, pijas grandes y de hombres grandes tanto de edad como de cuerpos.
Pero esta vez le voy a contar cuando me cogí a mi vecinito Miguel, el ido de don Carlos, mi vecino de 45 que me cogía.
Ya tenia 15 años, Miguel solo 13. Si hay una forma de describirlo es decir que era todo un Ners, petiso, súper flaco, lentes inmensos, caminaba curvado, etc. Etc. Siempre lo pescaba espiándome cuando yo salía del baño. Mi ventana estaba ubicada justo frente a la puerta del baño y de la mano izquierda tenia el placard, por lo que yo salía desnuda y me quedaba allí un rato buscando que ponerme. Me gustaba provocarlo, por lo que me agachaba para mostrar bien mis atributos, que como comenté anteriormente estoy bien equipada. A Miguel le gustaba muchos mis pechos así que cuando iba a su casa con la excusa de pedir algo a don Carlos (en realidad coordinábamos el horario en que nos juntaríamos para que me diera por atrás), buscaba de ponerme remeras ajustadas o blusas que mostraran mucho mi escote. Pasaba a saludar a Miguel antes de ir con don Carlos.
Una tarde de invierno, ya estaba oscureciendo, salí del baño desnuda ya que tengo mi habitación bien calefaccionada, y note que Miguel no estaba solo, yo seguí como si nada pasara, me cambié lentamente, pero una vez lista fui de inmediato a la casa de don Carlos. Yo ya entraba como dueña de casa, así que me dirigí hacia la habitación de Miguel; sabia que don Carlos estaba en la ducha en ese momento ya que siempre que regresaba de su trabajo lo hacia. Cuando abro la puerta lo encuentro con su mano pajeandose, asustado se quiso subir el pantalón de golpe y termino enredado en el suelo. Me acerque y le puse el píe sobre su pecho y en forma directa le pregunte con quien estaba espiándome. Me respondió que estuvo solo todo el tiempo. Le dije:
* Miguel siempre supe que me espiabas y como te veía solo no me importaba. Pero no es lo mismo que me deje ver por vos que por todo el barrio.
Esta bien contesto, estaba con un compañero de clases, lo hice venir ya que no me creía lo que contaba de vos. Yo con malas intenciones le pregunte que era lo que les contó, él me relato todo lo que dijo, en la forma que caminaba, la forma de mi cuerpo, etc. Entonces le pregunte insinuándole que me gustaba lo que dijo de mí, realmente piensas eso de mí? Así es como me ves? Me respondió que sí. Le dije, que mañana vendría a charlar con él ya que escuche que don Carlos salio del baño.
Le dije a don Carlos que en los próximos 3 días no podría visitarlo por que tenia mucho que estudiar, que luego le avisaría, en realidad tenía otro en mente.
Al dia siguiente, espere que Miguel regresara del colegio, inmediatamente me fui a su casa. Cuando entro el estaba entrando a la ducha, le dio vergüenza cuando lo vi. Lo salude para ver si se tranquilizaba, hola, recuerdas que te dije que hoy vendría para charlar, - si, si, esperame en la habitación que ya voy.
Me fui a su habitación y lo esperé. Me fijé en su espejo si estaba vestida para la ocasión, me quite el abrigo, desprendí un poco la blusa para que se notaran mis pechos y revisé que se
notara que no tenia puesta mi ropa interior. Cuando llego miguel ya estaba vestido, se sentó en su cama y yo me coloque a su lado.
- Miguel, necesito saber por que haces esto.
- Es que me pareces muy linda
- desde cuando lo haces?
- Ya hace mas de un año
- Ayer te vi pajeandote? Acaso no tienes donde ponerla y descargar?
- No... todavía no lo hice con ninguna mujer
- Que raro, tenes pinta... y una linda verga (en realidad era normal para su edad)
- en serio?
- si. Y alguna vez pensaste que me arias si estuvieras conmigo?
- si. Varias veces.
- Y como que?
- Te besaría los pechos por ejemplo
- Te parecen lindos?
- si. Son muy grandes y se notan muchos tus pezones... como ahora
- entonces... como lo arias?
El se acerco y comenzó a sobarlos sobre mi blusa, yo directamente me la desprendí dejando mis tetas al aire. Le tome la cabeza y lo guié hacia ellas, comenzó a mamar con fuerza, me estaba excitando mucho. Lo quite y le dije que se levantara, lo comencé a desnudar, el quería ayudarme pero me estorbaba, le pedí que se quedara quieto, que yo lo aria. Le saque toda la ropa y lo recosté sobre su cama, prácticamente lo trataba como a un niño, era mucho mas pequeño que yo. Una vez recostado empecé a besarle el cuerpo hasta llegar a su pija, empecé dándole pequeños besos, luego me introduje la cabecita y en cuanto quise comenzar a moverme se vino en mi boca. Yo me la tragué toda y continué besándola, empecé a hacerlo con mas fuerza, el se animo y me pillo de la cabeza para meterla toda. Así lo hice, bien profundo hasta hacerlo venir nuevamente.
Le dije te voy a dejar descansar pero no mucho ya que debes tener mucho que largar. Me recosté y comenzó con mis pechos nuevamente, con una de sus manos me hurgaba la concha, me metía un dedo, lo hacia en forma torpe por su inexperiencia.
Me incorpore y lo coloque boca arriba nuevamente, me senté de inmediato sobre el. Comencé a cabalgar y de la excitación que tenia me vine rápido, le dije ahora quiero que me lo metas por atrás, me recosté boca abajo y coloque una almohada bajo mi vientre. El se acomodó y me ensarto de una. Menos mal que era chica por que me dolió en la forma que la introdujo, de apoco me fui relajando y empecé a gozar. Lo hacia muy rápido, la verdad estaba bueno, y estaba durando. Cuando note que lo hacia bien, de apoco me fui poniendo a 4 patas y bien abierta, el se ubico de rodillas, me pillo de mis caderas y lo empezó a meter con fuerza, y tome sus manos y las guié a mis pechos, en esa posición sentía como chocaban su huevos en mi concha, empezó a acelerar y se vino en mi culo. Me tire hacia delante y le pedí que no la sacara, me quede un rato así y luego me levante. Después de cambiarme le dije: Si te portas bien y haces lo que te digo nos vamos a volver a encontrar, este es nuestro secreto. Le di un beso y me retiré antes que llegue su padre. Llegue a mi habitación y me desnude colocándome frente a la ventana, él ya estaba nuevamente posicionado espiándome, me acaricié un rato mis pechos y me fui a bañar. Sabia que cuando saliera el me estaría esperando.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!