Categorías

Relatos Eróticos

Primera Vez

La primera vez de mi prima

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Lo que me ha sucedido este fin de año fue algo inesperado pero muy excitante con alguien muy cercana de mi familia quien tuvo su primera vez conmigo. Soy de Lima, Perú y acabo de cumplir 19 años. Como dije al comienzo todo fue algo improvisto, algo que no esperaba que pudiera suceder terminando el año 2004 y empezando el 2005. Todo empezó después de Navidad cuando unos amigos del barrio el domingo en la tarde me pasaron la voz para recibir el año nuevo en una disco, a lo cual acepte para no quedar mal, solo que la única condición es que tenia que ir acompañado pues todos lo harían, entonces me puse a pensar en quien podría invitar a pasar un momento grato, a lo que me acorde de mi prima Vanesa que tiene 18 años la cual es muy simpática y se maneja con una delantera y un trasero espectacular que solo de imaginarla vistiendo una minifalda con una blusita transparente se vería toda una bomba sexy, a quien le encanta el baile y la jarana entonces no perdí el tiempo en contactarme con ella.

Al comunicarme el domingo por la noche con ella, conversamos un rato sobre que tal paso la Navidad a lo que me contesto que bien al lado de sus padres ( mis tíos) y de los planes para fin de año que ya no faltaba nada a lo que me respondió que el año nuevo tal vez lo reciba en casa, entonces le hable de la fiesta y le invite a que fuera ella mi pareja, por lo que se alegro y me acepto la invitación. Feliz y con gran alivio estaba, por lo primero por que tendría de pareja a mi prima que es toda una mujer que ya todos quisieran tener de acompañante y por lo otro por que hasta ese momento tal vez iba ser muy tarde y por ende difícil para buscar a quien invitar, pues este tipo de fiestas se avisa con anticipación.

Ya luego de haber pasado casi una semana llego el día del fieston del año, el viernes, toda la mañana hice lo que acostumbro ser a diario pero ya en tarde después de haber llegado a casa a almorzar y luego dormir un rato, me fui a la ducha a bañarme para luego vestirme para la ocasión y salir temprano (cuando la noche recién empezaba) a recogerla a su casa ya que habíamos quedado con mis amigos en encontrarnos en una conocida avenida, así transcurrió la tarde y con ropa sport elegante fui rumbo a su casa, ella al abrirme la puerta hizo su aparición con su bello rostro bien maquillado luciendo una minifalda negrita de tela bien apretada (un poco mas y se le veía todo) se había puesto unos pantis negros y con una blusa celeste casi transparente que se dejaba ver unos senos redonditos, parecía que ella sabia que esa forma de vestir me gusta y me excita pero bueno tuve que aguantarme y tan solo le dije lo bello que estaba y que esta fue la mejor elección que había hecho, ella me miro a los ojos y me dijo que también para ella iba a ser la mejor noche de su vida a lo que a mi entender supuse se refería a la fiesta.

Inmediatamente nos dirigimos en un taxi en la avenida que habíamos quedado encontrarnos, al bajar ahí ya estaban ellos con sus respectivas parejas algunos con sus enamoradas otros con sus amigas, éramos en total 6 parejas sin embargo yo tenia a la mujer más sensual, pues todos mis amigos al verla se quedaron boquiabiertos y sus acompañantes de hecho la envidiaban sólo que trataban de disimularlo. De ahí nos dirigimos a la fiesta, donde llegamos casi a las 10 de la noche, era una celebración total el lugar, así pasamos toda la noche bailando hasta que llego la cuenta regresiva y todo comenzamos a contar hasta que finalmente bailando recibimos el año 2005 tanto era el alboroto entre la gente reunida en ese lugar que trago se veía por todos lados, toda la gente embriagada mis amigos ni que decir, sus parejas trataban de que no se sobrepasaran con la bebida pero no podían evitarlo. Entonces mi prima para evitar que me pasara lo mismo me dijo que nos retiráramos a otro lugar y le hice caso así despidiéndome de cada uno mientras ellos me decían que la fiesta no terminaba, querían que me quedara pero ya en ese momento estaban mas borrachos que no les hice caso y me fui.

En la salida del local le pregunte a donde querría que le llevara, que cual seria el mejor lugar para continuar la fiesta y me dijo que solo le siguiera, bueno en ese momento no esperaba nada fuera de lo esperado, de repente mientras caminábamos llegamos a una esquina donde había un edificio de 4 pisos y decía Hostal “Géminis” y le pregunte que hacíamos acá, ni por mi mente paso que ella me tuviera una sorpresa así. Ella me respondió que desde hace tiempo tiene ganas de perder la virginidad y que no paraba de pensar en mi, a lo cual cuando lo escuche me asuste pero también me excito, lo que me daba a entender en ese momento es que se moría de ganas de que le follara y ni modo la carne es débil. Ya para ese momento estaba excitadazo y mucho más al verla con esa minifalda y unos pantis negros mas una blusa celeste casi transparente, no pude decir que no, y le dije que está bien, que lo haríamos y ella de la excitación también me besó. Entrando al hostal alquilamos un cuarto y subimos, era en el tercer piso, ya no resistíamos más, más morbo daba por lo mismo que era algo prohibido, pero no importó.

Ingresando al cuarto me la lleve directa a la cama y le comencé a acariciar sus formadas piernas que estaban cubiertas por esos benditos pantis negros que era lo que más me calentaba las ganas eran tan grandes que le agarre el trasero con mi mano a pesar que estaba puesta todavía su minifalda y ella al sentir mis manos sobar su trasero me dijo que querría sentir mis labios en sus senos y mis manos cambiaron de posición de los que tenia en ellas un trasero lo cambie por unos bien parados senos, con las dos manos le comencé a quitar la blusa que llevaba y luego el sostén blanco que llevaba para triunfalmente agarrarle sus senos y chuparlos por un buen rato, ella gemía de placer para luego gritando de la excitación que sentía decirme que ya era la hora de que le haga perder la virginidad, que era el momento de follarla entonces me echo para un lado y se paro; y solita se comenzó a quitar la minifalda negra de tela apretada que llevaba para luego dejarme impactado con lo que había venido puesta, realmente ella vino preparada, era que en realidad no eran unos simples pantis los que llevaba puesta sino un traje de lencería pues pude ver los ganchos que le sostenía a la cintura, ya con eso ni dar marcha atrás ni que estuviera loco. Me pare y le lleve contra la pared, besándole todo el cuello mientras ella me quitaba la camisa que llevaba puesto logrando esto me empujo con sus brazos hasta la cama tumbándome se agacho y comenzó a desabrocharme el pantalón que llevaba puesto quitándomelos para inmediatamente al ver en mi calzoncillo un bulto que trataba de erectarse completamente empezó a excitarse mas y desesperadamente me bajo y me lo quito el calzoncillo azul que llevaba puesto. Y me dijo que de una vez le penetrara y se monto encima de mí solo que todavía llevaba puesto un calzón negro y sus pantis, yo también ya deseaba meterle mi pene en su coño virgen y para no esperar mas le agarre de la cintura y le desabroche, bajándole su calzón en un ratito, ella parándose se los termino de quitar quedando tan solo con esos pantis negros que me excitaban.

En ese rato le contemple su bello y formado cuerpo, observaba sus hermosas piernas cubiertas por esos pantis, toda una puta sacada de cine parecía mi prima mientras ella me decía que si me gustaba que la viera así y se dio la vuelta modelándome, mi pene sufría de tanto erectarse al ver ese coño y culo virgen. Así que pare y me fui hacia ella agarrándole con mis dos manos por la cintura le pregunte por donde querría primero que le penetrara, ella sin pensarlo dos veces me dijo que por su coño, en ese rato riéndome me dije entre si, que ahora era ella quien iba a sufrir por querer tener mi pieza dentro de su coño, así que le hice lo contrario y sobándole con una de mis manos sus senos le voltee, ella de tanto placer no pensaba que le metería primero por su culo así que por ahí lo hice y sorpresivamente de espaldas se la clave por detrás, para ella fue doloroso pero pareció que no le importo por que contribuyo y se puso de rodillas, así pudiéndome facilitar la penetración, para que disfrutáramos los dos. No paraba de meter y sacar mi pene de su culo, sentíamos nuestros sudores parecía que estábamos en el paraíso, en tanto ella que gritaba de dolor lo convirtió ese grito en placer, se movía como una perra en celo, esa era mi prima.

Lo que comenzamos tenia que acabar así que después de tanto penetrarle por el culo me clave por un rato en ella vaciándome en su culo, ya cuando lo saque, su culo comenzó a chorrear de semen esparciéndose por sus bien rellenitas nalgas, había roto su culo por completo me sentí triunfador de esa hazaña pero faltaba por el coño, así que no hice esperar nada, y le hice que se levantara, a pesar de que ella ya había tenido un orgasmo también seguía con la idea de querer sentir mi pieza de ébano en su coño. No espere y llevándole a la cama le eche en ella y le abrí sus piernas acomodándome entre ellas le escupí en su coño y agarrando mi pene, se lo metí lentamente, ella dio unos gemidos que seguro se escucho en todo el hostal, mi pene había logrado con éxito romperle todo el coño, mi linda prima había perdido la virginidad, excitadazos nos venimos, yo trate de sacar mi pene antes que se vaciara en su coño resultando todo su estomago y pantis salpicados de mis espermas. A ella esto le gusto y me pidió más, quería que le bañara de mis espermas en todo su cuerpo, yo accedí a su pedido y cambiamos de posición.

Montada encima de mí comenzó a cabalgar como loca, penetrándole mi pene en su coño, como una lanza, ella pedía más y más, me decía a gritos que ya se venia que no parara, yo también no aguante mas, de tanto sobar mi pene con su coño me vacíe, esta vez dentro de ella, los dos combinamos nuestros jugos, sentía tanto placer que no quería que esto acabara, ella tampoco, así que continuamos y nos vaciamos una y otra vez, le cumplí lo que me pidió bañarle casi todo el cuerpo de mis espermas desde sus pechos hasta su espalda, sus pantis negros estaban todos embarrados de semen, los dos quedamos tirados en la cama, al fin nos habíamos sentido satisfechos cuando ya estaba amaneciendo. Valió la pena habernos quitado de la fiesta y dejado a mis amigos para pasar un rato agradable. Para que sea su primera vez va por buen camino, es un trofeo la primita que tengo. Iniciar de esta manera el nuevo año es un buen comienzo en lo sexual. Estoy seguro de que se volverá a repetir pues a mi prima le gustó y querrá otra vez sentirse mujer conmigo.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!