Categorías

Relatos Eróticos

Primera Vez

Mi primera vez con un maduro

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Resulta que hace como un año yo llegue de Europa y un día con una tía decidí ir a un restaurante-bar con ella, yo no lo conocía pero me parecía un sitio súper agradable por que siempre que pasaba por allá se veía como bueno. El caso es que cuando llegamos estaba un tipo de 1.75 cm. de estatura mas o menos, unos 70 Kg. Era muy guapo, tenia puesto un jean y una chaqueta de jean y debajo una camiseta blanca que resaltaba ya que su piel era bronceada. Ese día quede enamorada de ese tipo, pero no sabia quien era, yo me imaginaba que era algún cliente de allá.

Pasaron los días y yo volví antes de irme otra vez para Europa, y allá lo volví a ver.

Después de un año, yo volví y quería ir a ese sitio, sentía como las ganas de ir, entonces le dije a una prima que si íbamos y ella ahí mismo acepto encantada. Cuando estuvimos allá ahí mismo uno de los camareros me saludó como si me conociera, yo le pregunte que si era que me conocía y me dijo que se acordaba de mí, en fin… todo salió súper bien hasta que llego él. El se llama Julián y tiene 46 años, era un tipo que me agradaba muchísimo solo su físico porque no conocía nada más de él, ni siquiera su voz, hasta que le dijo al camarero que si no presentaba a las amiguitas, en ese momento le escuche hablar y fue como si lo conociera hace mucho, las cosas quedaron así y yo volvía cada vez mas seguido.

Un día el camarero me llamo y me pidió el teléfono para dárselo a Julián y yo ahí mismo se lo di.

Al día siguiente me llamó Julián y me dijo que si quería salir a comer algo por ahí. Yo encantada acepte, no lo dude.

Ese mismo día fuimos a comer a uno de los mejores restaurantes de la cuidad, todo muy bonito, tomamos cóctel y me pregunto que si quería ir a otro sitio o me llevaba a mi casa, yo le dije que todavía no quería irme a mi casa, que nos quedaba mucho por hacer, él me dijo que si íbamos donde el quisiera y yo le dije que si, que no me importaba. Del restaurante salimos derecho a una autopista y no tardamos en llegar al sitio donde el tenia planeado llevarme, llegamos a un motel con nombre chino, era precioso, todo muy bonito. Entramos y nos sentamos en un sofá muy cómodo y empezamos a charlar hasta que terminamos en la cama, él me preguntaba que si estaba segura de lo que iba a hacer, yo le respondí con un si, que no fuera a parar.

Empezó por quitarme la blusa y quedé en brasier y en pantalón, ya los zapatos me los había quitado en el sofá, yo estaba debajo de él… él se sentó encima de mí y empezó a besarme por todas partes, yo cada vez me sentía más caliente, no sabia que hacer, hasta que le quite la camisa y quedamos a pares, de un momento a otro el me sentó y me desabrochó el brasier y me volvió a acostar, cuando de repente empezó a besarme por todo el cuello hasta ir bajando, cuando llego al ombligo me bajo el pantalón y vio que tenia una tanguita, me quede así y tomé el control lo acosté y me subí encima de él, y le empecé a bajar el pantalón, quedo en bóxer, ahí ya volvió el a tomar el mando y yo quede otra vez debajo, estaba nerviosa pero con ganas de que me hiciera algo.

Ahí me quito la tanguita y empezó a acariciarme y a besar mi sexo, me sentía genial, era algo inexplicable, yo sentía que no podía estar mucho tiempo así, entonces el se quito el bóxer y empezó a coger su miembro y rozarlo por toda mi piel, quería sentirlo adentro yaaaa!!! El me lamía todo mi sexo y yo el suyo, no me cabía en la boca, entonces después de un rato me dijo: “Creo que es hora de que llegue lo mejor”. Yo le respondí con un si, cuando lo iba a meter le dije que tenia un secreto… me pregunto que cual era y yo le dije que era virgen y el se alegro mucho, entonces empezó por introducir su miembro suavemente pero eso duele mucho! Grité!!!.

Poco a poco el dolor pasaba y cada vez quería que me lo metiera mas adentro, sentía como si lo hubiera hecho muchas veces. Empezó a metérmelo cada vez más fuerte. Me sentía realizada, después de terminar nos quedamos dormidos y nos fuimos.

Yo me fui para la casa de mi tía porque supuestamente estaba allá, me acosté y dormí un poco pero no dejaba de pensar en lo que había sucedido, al día siguiente la escena se repitió, no aguantaba más!. Pero me dijo que él quería que estuviéramos con alguien mas y yo acepte sin problema alguno, él llevo a una mujer, era excitante ver como se la metía a ella y como ella me lamía a mí y viceversa, eso es lo bueno de una mujer que sabe que es lo que uno quiere, me hacia sentir que iba a reventar. Paso un rato y la mujer esa se fue, pero yo seguí haciéndolo con Julián en el baño, estar mojados es muy rico, nos acariciábamos y terminamos rápido, en fin.

Así pasaron las cosas durante 4 meses, después decidí terminar con esa relación que no me conducía a nada, solo al placer y yo no buscaba solo eso.

Pasaron 2 meses y lo volví a ver, al vernos sentimos la necesidad de estar juntos otra vez, sin casi hablar nos fuimos de aquel lugar para el mismo lugar en el que me hizo mujer.

Este es el momento que yo no me he olvidado de el, pero por lo menos sé que con él en cuestión de sexo estoy completamente satisfecha.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!