Categorías

Relatos Eróticos

Primera Vez

Mi primera vez con una prostituta

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Tendría como unos 19 años, cuando empecé con mi vida sexual, la verdad fue con un principio bastante inocente, ya que había oído conversar a mis amigos de que ya habían tenido alguna que otra experiencia, pero la verdad que con ningún detalle en particular, así que solamente tenia alguna idea de lo que se podía hacer sexualmente, mi iniciación fue como creo como la mayoría o con una prostituta o con una chica fácil, pero antes de eso, tengo que contarles, que hasta entonces no había ni siquiera visto una película pornográfica, hasta que un día, arreglando unas cosas en el sótano de la casa, vi un casset de VHS, me preguntaba lo que hacia allí, lo que me llevo a ponerlo en la videacasetera, y darme cuenta que era una película de pornografía, no quise llamar la atención, así que lo guarde nuevamente, para verlo en la noche.

Pase toda la tarde ansiando que llegase la noche para así poder disfrutarla con calma, al llegar la medianoche en donde todos dormían, me dispuse a ver la película la cual a pocos minutos de empezarla me había causado una erección enorme y fuertisima, debo confesar que a pesar de no tener hasta entonces experiencia alguna, contaba con un miembro que lo han catalogado como descomunal en donde mide casi 20 cm, y bastante gruesa. Al ir la película avanzando yo ya había empezado a masturbarme, y no tarde mas que unos minutos y tuve una eyaculacion con la salida de montones de leche, que salpico toda mi mano, el suelo e incluso parte del televisor, no había pasado mas de 3 minutos y tenia otra erección completa, total tuve como 4 eyaculaciones esa noche, y me la pase pensando en que debía probar como se sentiría una mujer de verdad.

Pasaron varios días, en los cuales estuve sopesando la idea, leía inclusive en esos momentos los periódicos con sus anuncios de escort, masajes, y cualquier cosa que sugiriera prostitución, bueno aparte de todo debo decirles que provengo de una familia no adinera, pero que me daba ciertas facilidades, como mi carro y dinero, lo que hice fue contactar a una madame o algo así, la cual me ofreció una gran cantidad de chicas, yo por supuesto solicite una de las mas boinitas, pero sobre todo complaciente. Ella me recomendó una la cual acordamos los términos del costo y lugar a pasar a buscarla.

Esa noche estaba bastante nervioso que inclusive cuando empecé a manejar me temblaban los brazos y sentía un frió sobre todo el cuerpo, llegando al lugar acordado, algo poco transitado pero iluminado, vi a aquella mujer en unos t shirt algo ajustados mostrando unos senos grandes, y unos shorts que mostraban unas piernas bien torneadas y bronceadas, a pesar de ella ser blanca. Al acercarme con el auto y estacionarme junto a ella con el temo a equivocarme la llame por su celular el cual aquella que había visto contesto y me invito a acercarme mas... al estar mas cerca pude ver su rostro con mayor claridad era claro que no era una jovencita, pero en general se veía bastante conservada.

Al introducirse al auto me saludo, hablamos de cosas intranscendentales hasta llegar al motel, el cual lo teníamos a nuestra disposición por 2 horas, al llegar, ella con mucha calma se dirigió al baño, y yo pues no sabia que hacer así que encendí el televisor viendo de inmediato una película pornográfica en el que la mujer le hacia sexo oral al hombre, en ese momento ella sale completamente desnuda, y yo quedando totalmente extasiado, con unas tetas bastante grandes, con unos pezones rosados, con un coño totalmente depilado, las piernas largas y durísimas, ya en ese momento yo presentaba una erección completa, y ella al verme me pregunto:

- ¿Tu piensas meterme todo eso.

- Si... ¿Por qué?

Ella se reía y luego dijo:

- Es que es bastante grande y tienes cara que eres vicioso.

En ese momento no entendía lo que ella quería decir pero estaba dispuesto a probar lo que ella me diera. Me pidió que me recostara en la cama, y luego empezó con unos masajes a mis pezones, que debo de decir que fue delicioso, luego paso hacia mis testículos, y finalmente a mi polla, en ese momento me sentí expulsar toda mi leche, pero trate de aguantar lo mas que puede. Luego ella con una gran maestría empezó a lamerme los pezones, a los cuales les daba unos mordiscos esporádicamente que me ponían a mil, fue bajando por mi estomago hasta llegar a mi polla, la cual luego de unos minutos me provoco una expulsión de una gran cantidad de leche que le llego hasta la garganta, y casi se ahoga, cayéndole en toda su cara incluso su cabello, la note algo molesta, a lo cual me dijo que si iba a acabar era mejor que le avisara para que ella se preparara, y no tragar la leche, le pedí disculpas y le comente que era mi primera vez con una mujer y que no esta seguro que hacer y que no. Ella puso cara de incrédula y no me creyó, pero luego de unos minutos y viendo mi actitud, me creyó, y dijo, vaya tengo a un virgencito, todo para mí y con una polla tan grande, te voy a enseñar y luego me harás gozar a mí. Eso me gusto pero no estaba seguro de lo que ocurriría.

Lo primero que hizo fue decirme primero me tienes que calentar para luego poderme coger por todos lados, yo pues tenia alguna idea a lo que se refería, pero pensé que era solo para excitarme, me dijo, primero me mamaras mi concha, coloco aquella concha totalmente depilada, algo húmeda, pero bastante carnosa frente a mi y me dijo, cómeme... a lo que empecé como a chupar de sus labios internos de su concha, primero me dijo que estaba bien, pero era mejor solo usar la lengua, y que si podía la introdujera todo lo que podía, cosa que hice por varios minutos, estando ella bastante excitada y en ocasiones diciendo:

- Así... así... aaaahhhh.

Luego me dice que ahora iba a penetrarla, pero por el tiempo que pase lamiéndole la concha había perdido algo de mi erección, me dice, no... la quiero lo más grande y dura que se pueda, por lo que empezó nuevamente a propinarme una mamada pero esta vez lo hacia de una manera más violenta, y succionaba fuertemente contra la gran cabeza de mi polla, no tardo mucho en lograr que mi polla llegara a su máximo tamaño, unos 21 cm para entonces, en donde inclusive veía como pulsaba... ella lo agarro en sus manos y dijo, nunca he tenido una así en mi culo, lo quiero pero no se si pueda, empecemos por mi concha. Yo estaba todo dispuesto y listo para empezar cuando me dice, no... si me da por mi concha y terminas de nuevo rápidamente, me va a costar calentarme para que me des por el culo, meteme dos dedos en mi concha y saca esa lubricación y póntelo en la polla para que me entre mas fácil, cosa que hice. Luego ella me pidió que me recostara sobre la cama para ella poderse sentar en mi polla, me dijo, si te dejo a ti metermela de un solo me vas a lastimar mucho. Se puso sobre mi polla, y trato varias veces de meterse mi polla pero puede, por lo que grito:

- No puedo esta muy grande para mi culito - se puso de cuatro patas - Metemelo tu, trátame con cuidado.

No entendía como así si se iba a poder hasta darme cuenta que realmente que solamente con mi peso era suficiente para romperle y penetrar su culito. Al tratar de hacer el primer esfuerzo ella se alejo de mí, aunque había podido meterle la cabeza de mi gran polla. Luego en el segundo intento, lo que hice fue sujetarla por la cadera para no permitirle que se alejara, lo cual ocurrió, al hacer otro empujón, mi enorme polla había llegado hasta la mitad, y ella, con una cara de dolor desgarrador, además, había llevado sus manos hacia atrás tratando de alejarme, pero como no la deje, solo cerro los puños y con voz débil, me pidió:

- No la metas mas por favor sácamela.

- Pero si nada mas llevo la mitad - le dije.

- Es que me estas partiendo en dos - contesto ella.

Sentí algo de culpa, y pero estaba tan excitado, que me quede quieto pero sin llegar a sacar mi polla de su culo, a lo que segundos después, me dijo:

- Ya no me duele tanto, a ver sácalo un poco y metelo de nuevo, pero no todo o me harás daño.

Lo saque unos centímetros, y se lo clave nuevamente, sentí que me había profundizado un poca mas que la vez anterior, y ella resintió esto soltando un gran:

- Aaahhh... esta enorme tu polla, no puedo con ella. Me vas a matar... pero seguir bombeando pero delicadamente.

Ella solamente seguía quejándose, y tratando de separarme de ella, pero no de una manera enérgica, así que supuse que debía seguir, y empecé a bombear mas y más. Ella ya no decía nada, solamente se resignaba a gemir y apretar los puños, no había podido hasta entonces meter toda mi polla, lo quería hacer, pero me daba miedo hacerle mas daño a ella, luego de 5 minutos ya casi en el momento de acabar, ella con sollozos me decía:

- Termina por favor, termina rápido.

Yo no sabia donde hacerlo, así que cuando estaba aun dentro de ella, acabe con toda mi leche, y ella sintió un alivio al yo acabar, y sentir mis pulsaciones dentro de su culito, al sacar mi polla ya semiflacida, estaba impregnada de algo de semen y sangre, yo me asuste, pero ella me dijo que no había problema, que ella lo había disfrutado pero que también le había dolido bastante... que en otro momento estaría mas preparada para mi gran polla, y dio gracias que había terminado bastante rápido, que si hubiera tardado mas, o metiendoselo mas la hubiera lastimado... por supuesto que estaba yo muy complacido y le di una propina extra, con la promesa de llamarla nuevamente.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!