Categorías

Relatos Eróticos

Primera Vez

Su mejor aprendiz

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

De todo lo que tenia planeado hacer en mi vida les puedo jurar que había pensado en muchas cosas menos en escribir un relato de mi primera experiencia sexual. Pues les diré que todo comenzó cuando tuve no específicamente mi primera novia porque para ese tiempo ya había tenido muchos amores pasados pero si la primera novia que había estado casada antes de ser mía. Yo era el típico chico normal blanco, cabello negro, ojos café, de unos 5 pies 8 pulgadas y de una piel suave de esas que cuando las tocas con tus manos se siente agradable y de paso aclarar que soy de Republica Dominicana, una tierra conocida por su belleza en paisajes y playas y por su agradable clima tropical que muchos españoles y extranjeros conocen.

Ella era una chica con un cuerpo totalmente estupendo en todas sus partes y no es por exagerar pero es totalmente cierto lo que digo. Ese día yo le había invitado a mi casa para pasar unas horas agradables como novios que éramos y les puedo jurar que no teníamos planeado tener relaciones ese día. Pero nos habíamos propuesto que en la primera oportunidad que se nos apareciera al frente lo haríamos pues los dos lo deseábamos increíblemente. Aunque el deseo era grande ella nunca dejo en ningún momento que yo la acariciara cuando podía, nunca me dejo acariciarles los senos ni otra parte de el cuerpo aunque ya tenia su palabra de que se entregaría a mi en cuanto se pudiera no dejaba que yo hiciera nada porque según ella se perdería la intensidad de lo que nos sucedía y el día que lo hiciéramos no seria igual. Lo que me llevo a desearla aun más y ha desearla tanto que de solo rozarme con ella cuando nos besábamos tenia inevitablemente una erección lo que sin ninguna vergüenza de mi parte dejaba que ella claramente notara solo para que se diera cuenta de que tanto la deseaba. En cuanto ella llego a casa nos besamos y empezamos a escuchar música lo que por la inquietud de que no podía darle todos lo besos que yo deseaba por que familiares míos que estaban en casa pasaban de allá para acá tantas veces que me tome la decisión de que era mucho mejor ir a ver televisión a mi habitación, aunque es claro que solo era una excusa para estar un poco mas a solas con ella y poder besarla con la intensidad que yo quería hacerlo desde que la vi llegar. Toda la ropa con las que la vi vestida siempre eran ropas que desde que miraras te dejaba claro todo el fascinante cuerpo que había debajo de ella.

Después de pasar horas en mi habitación hablando de inmensidades de temas, ver la televisión y de tener tantos roces con ella cuando nos besábamos que me provocaron innumerables erecciones, los dos terminamos con sed y decidí ir a la cocina a buscar algo de tomar. En ese momento me di cuenta que el único que quedaba en casa era mi padrastro quien justamente para mi suerte iba de salida, no a un lugar lejano pero por lo menos me daba tiempo para calmar parte de las ansias que me consumían todo mi interior de tener relaciones con mi novia y por primera vez en mi vida antes de que el regresara a casa. Estuve en la cocina todo el tiempo posible que pude con la excusa de preparar algo de tomar lo que en verdad no me tomaba mas de 10 minutos preparar pero me mantenía buscando esto y aquello ya sea hielo u otra cosa con tal de estar allí hasta que viera salir con mis propios ojos a mi padrastro del hogar y así de paso cuando fuera a la habitación pasar cerca de la puerta de la casa y serrarla con seguro por dentro para que nadie entrara mientras mi novia y yo hacíamos el amor.

Deje todo lo que estaba haciendo y me olvide de la sed que teníamos en ese momento pues la sed de ser una sola persona y de naufragar en el acto sexual era mucho más grande que cualquier otra cosa en la tierra pues en verdad nos queríamos y nos deseábamos mutuamente sin saber nunca quien deseaba mas tener relaciones con el otro. Lo cierto es que fue como si hubiera sido impulsado por el viento que salí de la cocina y llegue a mi habitación y le dije:

Yo: amor mi padrastro ya salió de la casa y estamos totalmente solos aunque no dudo que no tarde mucho nos da tiempo para satisfacernos y acabar con la angustia que tenemos desde hace mucho.

Ella: ¿Pero amor y si nos descubre?

Yo: descuida me percate de serrar la puerta con seguro y también note que dejo la llave aquí si viene cuando lo estemos haciendo puedo decir que estoy en el baño para que nos de tiempo de vestirnos por favor amor es ahora o nunca.

Ella: jajá. Que bueno amor pero estoy nerviosa.

Yo: Nerviosa porque yo debería de estar nervioso pues soy el aprendiz aquí tú ya estuviste casada debe ser algo normal para ti.

Ella: Si amor pero lo estoy y además llevo nueve meses que no tengo relaciones ni nada.

Yo: No tenemos tiempo como para perderlo hablando mi cielo quítate la ropa en lo que boy a la cocina deje la puerta del frijerador abierta.

Es cierto que le dije que se quitara la ropa pero nunca me referí a la ropa interior y para cuando llegue ella acababa de soltar de su mano la ultima prenda que le quedaba en el cuerpo, se quedo plasmada mirándome a los ojos y me pregunto que si quería quitarla yo mismo que la perdonara porque no lo sabia a lo que conteste diciéndole que no había problema que no teníamos mucho tiempo que estaba bien y que lo aria en otra ocasión. Me subí a la cama y empecé a disfrutar de unos de los momentos mas esperados en mi vida.

Era verdad que no tenia mucho tiempo pero quería disfrutar el momento y de hecho hay que saber que el que no allá tenido relaciones no significaba que no había hecho mucho con mi boca sobre el cuerpo de una mujer porque en eso si tenia experiencia. En cuanto estuve encima de ella intento besarme pero se lo impedí poniendo un dedo en medio de su boca y la mía, dedo que luego le metí el la boca de una manera sensual, le pasaba el dedo por los labios mojado de su saliva y ella de vez en cuando se lo entraba en la boca cuando lo deseaba. Deje mi dedo en sus labios y fui bajando muy despacio con mi lengua pasando por detrás de su oreja, bajando por su cuello hasta que llegue a sus senos lo que hizo que emitiera un leve y sinfónico sonido de placer,"mmm", y en cuanto lo escuche me dije a mi mismo que era música para mis oídos, pues me gusta saber que la mujer sienta bien lo que le hago además de que me gusta escuchar los gemidos y gritos de la mujer mientras le hago el amor porque me excitó mucho al escucharlo y me llena de satisfacción.

Luego de dejar plasmado con mi saliva en su cuerpo un carril que iba desde detrás de su oído, que pasaba por su cuello y tenia su fin en sus senos, en la sima de sus pezones comencé a soplar levemente sobre sus senos en la punta de sus pezones específicamente los que a cada movimiento mío se tornaban mas duros, solo para que su desesperación de tenerme dentro de ella aumentara. Luego empecé comerle los pezones como loco y con la experiencia que ya tenia me bastaba para saber lo que tenia que hacer y a ella se le notaba que le encantaba por como estaba. En ese momento no emitía ninguna quejido ni nada por el estilo, quizás porque tenia vergüenza de hacerlo como era nuestra primera vez juntos no seria nada raro que se avergonzara y note que para no gemir, ni gritar por el placer que sentía se estaba mordiendo los dedos, a cada momento los mordía y cada vez con mas intensidad. Ella tiene unos senos no grandes pero tampoco pequeños sino termino medio como deberían tenerlo todas las mujeres a mi pensar. Tenia unas nalgas espectaculares muy notables y totalmente suave como lo era toda su piel es una chica delgada pero no tanto como muchas sino con una cintura rellenita como hecha con las mismas manos de esas que cuando las tocas sabes que hay algo que agarrar. Les toque las piernas, las nalgas y ella levantaba la cintura como pidiéndome sin palabras que ya me quería dentro de ella. Entonces me decidí a penetrarla y cuando empecé e meter mi verga me dijo que le dolía y se retorcía pero esta vez no se contuvo y gritaba y gemía mucho.

Ella: "hayyyy amor me duele", "me esta doliendo "mmmm" hay me duele, hay Arnorld.

Le pregunte que porque le dolía si ella ya era mujer y me dijo que si era mujer pero que al tener tantos meses sin tener relaciones le dolía porque su bajita se había serrado un poco y eso me encanto porque me di cuenta que estaba bastante serradita y así yo sentía mucho mas satisfacción al penetrarla. En cuanto le entre la punta de mi verga la saque de nuevo y volvía a penetrarla para que no le doliera tanto ya que no me convenía que gritara mucho porque escuche pasos por fuera de la casa pero muy cerca de la ventana de mi habitación. Seguí con mi ritmo lento y suave ella me apretaba con sus manos hacia ella y al mismo ritmo que la penetraba le rozaba los senos con mi pecho pegado al de ella. En cuanto lo tuve todo de dentro de ella empecé a acelerar poco a poco mi ritmo en la penetración y ella gritaba, se retorcía, se quejaba y me gritaba que le dolía.

Ella: "ayyyyyy" pero me gusta sigue no pares, vamos no pares por favor más rápido más "aaaahhhh" así sigue.

Yo le dije que no gritara mucho porque la podían escuchar a lo que ella respondió de esta manera:

Ella: Que quieres que haga si lo tienes grande y gordo me duele amor por favor no pares de metérmelo así como lo haces más rápido "aaahhh” así sigue.

Acelere al máximo lo que pude y lanzo un grito que me dejo claro que para ella había terminado todo y que había tenido un fuerte orgasmo. Saque mi verga y le metí mis dedos mientras la besaba por todos lados, le chupaba los senos y ella gemía sin parar. Ya que había cumplido con mi parte de satisfacerla a ella primero como siempre pensé que tenia que hacerlo todo hombre me tocaba acabar con mis ansias de placer. Así que la envestí de nuevo con todas mis ansias como si fuera un toro, fuerte y rápido aunque le dolió no me lo dijo solo grito y siguió haciéndolo al mismo ritmo con cada penetración. Pero en esta ocasión estaba mas suelta y movía sus caderas al mismo tiempo que yo. Mis bolas chocaban contra su carne una y otra vez y en el transcurso que seguíamos moviéndonos como locos baje mi mamo y le acaricie su coño completamente empapado de sus maravillosos jugos y mientras la penetraba la masturbaba al mismo tiempo por lo que sus gritos se hicieron más notables y fuertes.

Ella: "ayyyyy" que haces me estas volviendo loca "mmmm" si, sigue así "aaaahhhh".

Después de pasarnos unos minutos así serré los ojos y disfrute el momento con toda intensidad y me vine dentro de ella. Caí rendido a la merced del placer y descubrí que después de tener una tremenda faena cuando haces el amor el sueño y el cansancio invaden tu cuerpo. Ella tuvo su segundo orgasmo y me apretó fuerte al punto de casi aruñar mi espalda lo que debo admitir que me encanto. Quise dormirme encima de ella pero mi padrastro acababa de llegar y teníamos que ponernos la ropa lo más pronto que pudiéramos. Luego les contare otras historias mejor que estas de su mejor aprendiz.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!