Categorías
Relatos PORNO Sadomasoquismo
Sadomasoquismo
El caballito

Estaba atardeciendo en la comarca y las sombras otoñales del castillo avanzaban amenazantes sobre el pequeño poblado que lo rodeaba. El Marqués estaba paseando ansioso por sus aposentos a la espera de un "juguete" muy especial prometido por un artesano extranjero. Finalmente su lacayo interrumpe las cavilaciones para anunciarle que el artefacto había llegado al patio en un carromato. Lentamente entre varios mozos de cuadra, subieron el ...
Leer relato erótico >

Sadomasoquismo
Muero por mi ama

Ésta es una historia de perdición por mi Ama, debido a celos, traiciones y a una devoción total hacia ella. Es lo máximo que un esclavo puede dar por su Ama, la vida misma... La servidumbre es mi mayor virtud, y complacer a mi Ama el motivo de mi vida. Ella trabaja, su marido también, y yo, como su fiel esclavo, me dedico a los trabajos cotidianos de la casa, lavo su ropa, limpio, cocino, plancho; soy su juguete sexual, su perro, ciervo, ...
Leer relato erótico >

Sadomasoquismo
Un hombre rico

40 años, 80 kg. 1,79, normalito, pero inmensamente rico, y además, aburrido, me aburría como una ostra, aburrido hasta la saciedad, durante un par de años disfrute del cambio más grande que había dado mi vida, el éxito, el dinero, el poder, la adulación interesada, la envidia, pero todo cansa, hasta que... Tropezamos en la terraza de un bar, me disculpé y ella también, la invité a mi mesa. Estaba en Barcelona de paso, una escala técnica de mi ...
Leer relato erótico >

Sadomasoquismo
Un secuentro placentero

Soy un ama de casa normal, casada desde hace mucho tiempo, y con una vida aburrida. Me gusta el sado, y en secreto leía cosas sobre ello, pero nunca había tenido una experiencia con eso hasta el día que voy a relatarles. Cerca de donde vivo, había un matrimonio, que yo notaba el hombre me miraba y buscaba saludarme siempre. Yo no le di importancia, hasta un día en que yo tuve que ir a un mandado y noté que él me seguía en su camioneta, ...
Leer relato erótico >

Sadomasoquismo
Mercado de esclavos

Montsum había sido despojada de cualquier rastro de vello. Era costumbre que el día de la venta de un esclavo, este fuera privado de cualquier recubrimiento capilar que pudiera ocultar cualquier marca. Además, y principalmente, servía para que el objeto de la venta padeciera un sentimiento de mayor desprotección, aun si cupiera, en la tarima en la que, hasta durante tres días, podía ser expuesto o expuesta para la venta. Montsum, como ...
Leer relato erótico >

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!