Categorías

Relatos Eróticos

Sadomasoquismo

Mi historia sado

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Lo que voy a contar sucedió años atrás, en ese entonces yo tenía 17
años, medía 1.58, mis medidas eran 95-60-89, tengo ojos claros, piel morena
y pelo negro, actualmente tengo 22, mido 1.75, tuve un crecimiento tarde, me
llamo Nelly, salvo mi nombre todos los demás serán cambiados. Mi madre me
aviso que tenía que llegar temprano porque venían dos primos a visitarnos,
quienes habían llegado del extranjero hace algunas semanas, se habían
comprado una casa a dos cuadras de nosotros pero no habían tenido la
posibilidad de venir aun de visitarnos porque se habían dedicado ha
amueblarla, después supe que mi madre era una continua visitadora de ellos.
Debía atenderlos porque yo era la que tenia menos problemas para llegar mas
temprano a la casa, ella iba a salir tarde de su trabajo, mi padre se había
ido por dos semanas a E.E.U.U. por razones de su trabajo y mi hermana mayor
no se sabe cuando llega a casa porque estudiaba con sus amigas hasta tarde,
ese día llegué cerca de las 14:00 horas a la casa, a los quince minutos
aproximadamente de haber llegado, sonó el teléfono, era mi madre, me llamó
para decirme que me acordará que iban ir mis primos además de decirme una y
otra vez que los atendiera bien y que hiciera cualquier cosa para
complacerlos. Aunque me llamó la atención lo que me decía, no le di mucha
importancia, le dije que no se preocupará que los atenderé bien, ok dice y
corta. Después de eso me voy a mi pieza, a cambiarme la ropa de colegio que
tenía puesta, mientras me desnudaba decido tomarme un baño, era verano,
hacia mucho calor ese día, termino de bañarme y me voy a vestir, estaba
indecisa que ponerme, empiezo con mi ropa interior, aunque me costó
decidirme, abajo no me coloco brassier, solo una tanga tipo colaless aunque
era mas tirado a hilo dental, usaba y uso tanga porque me gusta sentir el
aire que entra por debajo del vestido hacia mi interior, el cual me permite
que esa zona este siempre fresca, me coloco un vestido mini suelto ligero de
color amarillo semi transparente, el cual me llegaba un poco mas arriba de
los muslos, terminó de vestirme colocándome unas chalas o zapatos calados.
Había terminado de ordenar mi pieza y limpiar el baño cuando suena el timbre
de la casa, eran cerca de las 15:30, miro por la ventana hacia fuera de la
casa, eran ellos, mis dos primos, Andrés y Roberto, ambos son hermanos, hijo
de la hermana de mi mamá, tenían aproximadamente unos 30 años cada uno en
ese tiempo, con una pinta los dos, endemoniable.
Nos instalamos en la sala de estar, sentados ellos en el sillón y yo en el
sofá. Habrán pasado unos quince a veinte minutos desde cuando llegaron y
haber tenido una latosa conversación familiar. Cuando les ofrezco algo para
beber, aceptan bebidas, cuando vuelvo con la bandeja con los refrescos, se
me ocurre darle la espalda para dejar la bandeja en la mesa de centro,
cuando giro la cabeza para ofrecerles los trago, veo que miran
descaradamente mi culo, no era para menos si al inclinarme el vestido se me
subió tanto que casi deje todas mis nalgas al aire, a la vista de ellos, les
pregunto que miran: Andrés me dice; tu lindo culo y buscamos tu braga,
después sigue diciéndome primita tienes un culo que es un verdadero bocado,
aunque con modestia puedo decir que es unos de mis mayores atributos, le
digo que es un pesado, pero me dice si es verdad, Roberto me dice date
vuelta y colócate como estabas y te demostraremos que es un bocado, me
coloco como si fuera a dejar la bandeja nuevamente, Roberto me dice que me
pare solo cuando ellos me avisen, procede a levantar mi vestido ahora hasta
mi cintura, los miro en esa posición y noto su cara de satisfacción,
conversan entre ellos, solo me reía de la situación e inocentemente hacia lo
que ellos me pedían, creo que lo hice porque eran mis primos y la confianza
que ellos mismos me daban. Andrés le dice a Roberto: que tengo un culo de
los mil demonios, Roberto le responde: diciendo si, tiene un culo de puta,
mira le dice si es precioso, es duro, paradito y no es grande ni pequeño es
justo lo que uno necesita, luego me dicen no cabe duda primita tienes un
hermoso culo, Andrés me dice que les gustaría ser la tanga para meterse en
mi culo, me dio tanta risa eso, que le dije que era un loco, luego Roberto
me dice: Nelly podemos darle besos a tus nalgas, es que son tan hermosas y
sería un placer hacerlo, encontré tan emocionante lo que me pedían que no
dude en decirles que sí, me dieron un beso en cada nalga, luego otro y otro,
siguieron y siguieron, me seguía riendo de lo que me hacían pero lo
disfrutaba, hasta que empezaron a pasar la lengua por todo mi culo,
uuuuuuuuuf fue maravilloso sentir como recorrían con su lengua mi culo y mas
aun cuando la pasaron entre la raya de mis nalgas alternadamente, luego de
eso siento que Roberto pasó su mano por mi coñito el que me hizo
estremecerme de gusto, le dijo a Andrés mira que lindo el coñito que tiene y
esta un poquito mojadita su tanga, no era para menos si con todas las
caricias que me habían dado me estaban empezando a mojar, ahora Andrés
coloca su mano y recorre todo mi coño para comprobar lo que había dicho
Roberto, mmmmmmmmmmm que rico lo que me hacían, desgraciadamente no me daba
cuenta que me estaba entregando cada vez mas a sus juegos, Roberto pregunta
si me gustaba esas caricias, les respondí: siiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, es
maravilloso, es súper, bien me dice muy bien, ahora abre bien tus piernas,
las abro bastante, pregunta si soy virgen, respondo que si, mmmmmmmmmm dice;
Eso esta muy bien, entonces se pone entre mis piernas y pasa su lengua por
sobre mi tanga en todo mi coño mmmmmmmmmmmm sentí correr una corriente en
mi cuerpo que casi me mata de placer, mientras Andrés hacia lo mismo en mi
culo, sentir esas dos lengua en mis partes mas intimas me hicieron perder el
equilibrio uuuuuuuuuuuf, fue tan rico todo, que sentía perder el control de
mi cuerpo, Andrés me dice: ahora lindura párate y ven, me sientan entre
ellos, me preguntan nuevamente si me había gustado lo que había vivido, les
respondo con un poco de vergüenza que sí, que fue maravilloso y que lo más
rico había sido cuando sentí a Roberto al pasar su lengua por mi coño y
Andrés hacia lo mismo en mi raya, Roberto me pregunta si me gustaría seguir
jugando, le respondo siiiiiiiiiiiii, como si saliera de mi interior y no
fuera yo la que respondía, ok dice Roberto, ve a buscar pinzas de ropa,
todas las que puedas y vienes para acá que te vamos a ser algo que te va a
gustar mucho.
Me paro y voy a buscar lo que me habían pedido, mientras buscaba las pinzas,
los escucho hablar, Andrés le decía a Roberto, está cerda es la puta mas
joven que vamos a iniciar, vamos a tener el cuidado de iniciarla bien para
que la zorra después nos obedezca en todo y la sometamos a todos nuestros
caprichos, lo cual hacen hasta ahora, sí le dice Roberto va ser nuestro
mejor juguete de dominación. Para mí todo era nuevo y que me trataran de
puta, cerda, etc, era algo simpático solo pensaba en lo que me podían hacer
y el placer que me iban a dar, sin preocuparme mayormente de los comentarios
y menos de las consecuencias que eso podía tener. Vuelvo con las pinzas
donde ellos estaban, me dicen, ya Nelly estamos listos, si les respondo
entusiasmada. Bien dice Roberto pero ahora debes prometernos algo, que les
pregunto, Andrés me dice que: " a partir de ahora tu serás nuestra puta,
sumisa y nos obedecerás en todo, cada vez que te dirijas a nosotros nos
dirás; Si amo, ok amo, porque nosotros seremos tus amos, harás todo lo que
nosotros te ordenemos ya sea que estemos contigo o no, si te damos una orden
por teléfono o escrita tu deber es hacerlo y no importa el trato que te
demos ni como te llamemos, no queremos gemidos o expresiones de dolor o
placer cuando te hagamos algo, somos mas que tus padres, tendremos absoluto
dominio sobre ti y por ultimo si alguien quiere desearte deberá pasar por
nuestra aprobación " Roberto me dice: Que piense bien lo que iba a decir por
que no tendría vuelta atrás, recuerda que va a ser puta, sumisa y obediente,
aceptas, termina diciéndome, wow les dijo, no sabia que responder aparte que
la excitación que se estaba dominando de mi cuerpo la cual era superior a mi
capacidad de razonar que les digo, ok acepto, ser puta, sumisa y obediente,
amos, saliéndome unas carcajadas cuando termine de hablar, Roberto me da un
seco manotazo en la boca y me dice que las putas como yo no se ríen. Ni
tonta seguí riéndome, me quedé en silencio inmediatamente.
Bien puta me dice Andrés eso nos gusta, que seas una buena puta, me pregunta
si sabia que era hija de una puta, le dije no amo no sabia eso, ahora lo
sabes me dice, yo pensaba que eso lo decía porque formaba parte del juego o
la humillación pero después me di cuenta que eso no era mentira.
Roberto me dice, que ahora era una esclava y que ellos mis amos, le respondo
que si amo, sigue diciendo que siempre debo mirar hacia el suelo, porque no
soy digna de mirarlos a la cara.
Me ordenaron desnudarme, me quede solo en tanga a petición de Andrés, a todo
esto me sentía extraña por no decir excitada, mis pechos los empecé a sentir
que se endurecían y mi coño delataba una humedad y un calor que me hacían
entregarme a esos hombres sin control a pesar de lo duro que se estaba
poniendo el ambiente, me acostaron a lo largo del sillón con la piernas
abiertas, se acomodaron a lo largo de mi cuerpo, no antes recibir de cada
uno, unas buenas palmadas en mis nalgas y decirme que eso me lo merecía por
ser una puta fácil, estúpida, etc. hasta ese momento todo lo encontraba
divertido por las cosas que me decían y la forma que lo hacían, aunque las
palmadas me dolieron no pude quejarme, me tuve que tragar el dolor y las
lagrimas que me salieron, cuando ya estuve acostada de espalda en el sillón
y con mis nalgas adoloridas. Andrés se fue a mi coño y Roberto a mis pechos,
empezaron a pasar sus manos y lengua en cada zona en la que estaban que me
hicieron excitarme de una manera increíble que me olvide del dolor de mis
nalgas, como no podía gritar ni moverme, me mordía los labios o la lengua
para poder gozar lo que me hacían.
Siento en cada uno de mis pezones una pequeña presión que me originaba un
dolor agradable, oooooooooooh Roberto me había colocado unas pinzas en cada
pezón, mientras tanto Andrés pasaba su lengua a lo largo de la tanga, su
aliento traspasaba la tela lo que me hacia gozar como nunca, empezaba en mi
coño y la terminaba en mi culo, después hacia lo mismo a la inversa, yo solo
gemía mmmmmmmmmmmmmmm, aaaaaaaaaaaaaaaaaaaah mmmmmmmmmmmm uuuuuuuuuf eran
incontrolables para mi los gemidos porque el tratamiento que me deban me
mataba, cada vez que gemía Roberto paraba y me daba una fuerte palmada en mi
estomago y me decía calla puta no te dijimos que no queríamos gemidos de
dolor o placer y terminaba como empezaba con otro golpe en mi estomago, en
vez de calmarme o generarme mas dolor, esos golpes me daban mas placer a tal
punto que a veces gemía para que Roberto me golpeara, Roberto volvía a mis
pechos y me coloca otras dos pinzas en cada uno de mis pechos diciéndome que
me lo merecía por desobediente, los cuales al principio me generaban o
cuando los movía un dolor que se confundían con el placer, Roberto nunca
dejo de jugar con mis pechos y pezones los besaba, le pasaba la lengua, los
mordía y se los echaba a la boca, uuuuuuuuuuuf era todo maravilloso.
Andrés no se quedaba atrás y me tenia al bordo del precipicio su pasada de
lengua por todo mi coño y culo me hacían desesperarme, de pronto coloca su
mano en todo mi coño y arranca mi tanga bruscamente con algunos pelos de mi
coñito, el grito de dolor que me hizo dar fue gigante aaaaaaaaaaaaay, pero
el dolor que me genero me lo hicieron tragar rápidamente
recordándome mi promesa y lo puta que era,
Andrés toma mi clítoris con su mano y empezó a masturbarme, yo ya no podía
mas entre el dolor y el placer, mi tanga la rajo en dos partes la cual a un
conservo como un hermoso recuerdo de esa tarde en la que me convertí en algo
mas que mujer, Andrés deja de mastúrbame y me empieza abrir mis labios
vaginales y empieza a pasar su lengua en mi coño, ya ha estas alturas estaba
ida, poco sabia de mi cuerpo y no distinguía entre el dolor y el placer,
Andrés cada vez metía mas su lengua en mi coño mas y más me estaba matando
ese hombre de placer, luego siento un dolor incomodo en esa zona, el muy
maldito (perdón mi amo Andrés) me había puesto unas pinzas en cada uno de
mis labios, después los abría con las mismas pinzas, el dolor que me
generaba ese acto era calmado por su lengua que torturaba mi coño
inhumanamente, a todo esto Roberto me había puesto otras pinzas en cada unos
de mis pezones, lo mas extraño para mi que en vez de molestarme o
desagradarme me gustaba mas y más a tal punto que les empecé a decir que era
de ellos y solo de ellos y que podían hacer conmigo lo que quisieran, cosa
que hasta hoy todavía hacen y no me he arrepentido de nada, soy de ellos y
vivo para ellos, ellos solo me decían que era una cerda estúpida, que era
una perra asquerosa, etc., a mi no me importaba lo que me decían solo me
importaba gozar el placer que me generaban.
Andrés mientras me devoraba mi coño me puso una pinza en mi clítoris grite
de una manera sobre humana aaaaaaaaaaaaaaaaay el dolor fue más grande que
todo los anteriores, no sabia si gritar, llorar, me estaba desesperando,
empecé a concentrarme solo en el placer que todo eso me generaba a tal punto
que mi cuerpo respondía a cualquiera cosa que le hicieran de igual forma ya
sea que fuera una caricia o un golpe, era solo una masa de dolor y placer
los cuales se confundían uno de otro, cada vez que Andrés apretaba la pinza
que tenia en mi clítoris aparte de provocarme un inmenso dolor luego lo
calmaba con su lengua que me mataba mas que el apretón de la pinza, ya mi
cuerpo no daba mas en cualquier momento iba a llegar mi orgasmo, sentía mi
cuerpo cerca de una gran explosión la cual no se hizo esperar cuando Andrés
tiro de las pinzas de mi coño hasta salirse y me empieza a golpear
suavemente con su mano en mi coño, luego empieza aumentar los golpes hasta
darme fuertes golpes en mi vagina, que me hicieron desesperarme mas que
dolor de placer, eran mortales porque no sé como lo hacia, ya que me los
daba en lugares que me hacían mover todo en mi interior generándome una
corriente eléctrica exquisita, luego sentí lo mismo en mis pechos, Roberto
los empezó a golpear, a pellizcar y a tirar de las pinzas que estaban en mis
pezones hasta salir y empezar a golpearme de una forma tan animal como lo
que hacia Andrés, me hicieron tener un orgasmo terrible, gritaba como una
loca, era todo de otro mundo para mí, cuando notaron que me estaba teniendo
mi orgasmo, Andrés le dijo a Roberto mira, es tan puta como las demás, mira
como goza, como se viene y los grito de perra loca que da, no sé cuanto
tiempo abre estado disfrutando el orgasmo que tuve, que me olvide de todo lo
que pasaba al mi alrededor, cuando reaccione estaba toda mojada, no solo yo,
también el sillón, cuando los vi sentados en cada uno de los sofás, me dio
tanta vergüenza que me puse roja, ambos lo notaron, Roberto fue el primero
que se me acerco y me dijo que me sentara, me pregunto porque me había
puesto roja, les dije que nunca me había estado desnuda ante ningún hombre,
menos en esas condiciones y menos que me miraran como ellos lo hacían, el
solo me dijo que no me preocupara, porque eso les pasa a todas las putas al
principio además de decir que las putas como yo no tienen vergüenzas, porque
tenia amos y antes ellos nunca debía tener vergüenza, aunque no me crean
después de eso me sentí mas tranquila no se si fueron las palabras de
Roberto o su forma de decirme las cosas, después de eso Roberto me pregunta
si me había gustado lo que había vivido, le digo que si amo, no era para
menos nunca antes había vivido algo tan estupendo. Luego me pregunta que si
es cierto de lo que yo decía que era de ellos, si amo digo, entonces dice;
recuerda además, no andarás con ningún hombre que no nos guste y serás de
todos aquellos que nosotros te indiquemos, yo solo le decía que si amo, sin
medir las consecuencias, para mi desgracia hasta el momento no tengo ninguna
pareja estable porque ellos cada vez que los conocen me han ordenado
terminar con ellos. Después de darme esa orden, me dicen: esclava, ahora nos
harás una buena mamada, no sabia que significaba eso, le pregunto: que es
eso amo, Andrés me pregunta si alguna vez había visto alguna película porno,
le dije que si, entones dice: has visto que las mujeres se echan la verga del
hombre a la boca, si amo le digo, eso es lo queremos que nos hagas, hasta
cuando nosotros te indiquemos, hasta ese momento no había visto ningún pene
en vivo, solo en foto y en esa película porno que había visto con mi hermana
cuando nos quedamos solas en casa.
Me llamo tanto la atención el hecho de poder mamar sus vergas que me empecé
excitar nuevamente de solo pensar de cómo podían ser sus pollas, se
desnudaron ambos al unísono, se me hizo tan larga la espera que cuando los
vi desnudo quede con la boca abierta y una expresión de calentura y
admiración en mis ojos que me delataban lo puta que me estaba convirtiendo,
no podía creer esos hombres tenían una vergas grandísimas, la tenían en su
máxima expresión totalmente erecta apuntado al cielo como un tieso palo de
bandera, con el tiempo las medí ambas, miden 23 centímetros cada una. Andrés
me dijo ya puta ven hacer tu trabajo, ambos se sentaron en el sillón y yo
frente de ellos de pie inclinada con mi culo al aire, tome sus vergas una en
cada mano y no lo podía creer, las sentía caliente, duras, grandes, largas,
hermosas, deliciosas, unos verdaderos manjares. Roberto fue el primero que
tuvo la oportunidad de hacerme sentir su polla en mi boca eran tan grande
que la tuve que abrir al máximo, me pregunta si me gustaba, le respondo que
si, proceden a conversar y decirme lo puta barata que era, lo perra y otras
cosas mas, eran incentivos sus palabras, para hacer bien mi trabajo en ese
instante, a medida que jugaba alternadamente con esas pollas y las conocía
mas, me atrevía hacer mas cosas como recorrer con mi lengua a lo largo de
ambas pollas, las agitaba con mis manos, las mamaba a lo ancho, hasta me
atreví a meterme en mi boca los testículos los cuales jugaba con mi lengua,
ellos solo gemían y no dejaban de decirme palabrotas, no se cuanto tiempo
estuve jugando con sus pollas hasta que ellos me dijeron que parará, ya
habían acabado en mi boca cuando me ordenaron que no siguiera mas, cuando
acabaron me obligaron a tragarme todo esa leche, era bastante, caliente,
salían fuertes chorros los cuales me hacían tener pequeñas arcadas, tenia un
olor fuerte y un sabor agridulce, después que se las había dejado bien
limpias y paradas como ellos me dijeron. Dicen ahora pendeja de mierda
viene lo mejor, imagine lo que podía ser, aumento más mi excitación tanto
que tuve otro orgasmo tan demoledor que los anteriores con solo imaginar lo
que venia, ambos se dieron cuenta de lo que me pasa, me dieron vuelta, me
hicieron inclinarme y me dieron en mi culo con sus correas, fuertes y secos
correazos, los cuales me dejaron todo el culo dolorido y rojo, no se cuantos
correazos me habrán dado solo que al principio el dolor se confundían con el
orgasmo que tenia, cuando terminaron de golpearme, Andrés me pone en cuatro
y me empieza a meter su lengua en mi culo mientras Roberto se colocaba por
debajo y empieza a trabajarme mi coño nuevamente como antes uuuuuuuuuuuuuf
era increíble en pocos segundos empecé a mojarme toda, era increíble como
esos hombres hacían también bien sus trabajos, lo que me hacían sus lenguas
eran unos verdaderos remolinos que me estaban moliendo todo por dentro, de
pronto siento que Andrés me mete un dedo en mi culo aaaaaaaaaaay me dolió,
lo deja un rato quieto, después lo empieza a mover suavemente en forma de
circulo, lo entra y saca, el dolor empieza a desaparecer, era rico y
torturador, cuando ya me estaba acostumbrando a ese dedo, siento que me mete
otro dedo, la misma operación que con el primero aunque el dolor ya era
mucho menor, siguió un tercer dedo no podía creerlo me estaba follando el
culo con sus tres dedos, era rico sentir sus dedos dentro de mi culo, los
cuales me estaban abriendo mas que la mierda que botaba por ahí, pero todo
eso era poco para lo que venia, saca sus dedos y pone la cabeza de su pene
en mi hoyo, no puede ser ese hombre me quería partir en dos, pensaba para mí
que su inmensa verga no iba a entrar, hace una presión tan perfecta que la
cabeza de su pene entra en mi ano, tan fácil y rápido que el dolor aunque
inmenso era soportable, estoy segura que todo el dolor lo podía soportar por
el maltrato que le estaba dando Roberto a mi coño el cual mordía mis labios
y devoraba mi clítoris de una manera fantástica, Andrés después de haber
metido toda su cabeza hace un fuerte movimiento de pelvis, mete mas de la
mitad de su verga y luego otro movimiento y termina de metérmela toda en mi
ano, no podía aguantar el dolor, era tremenda su polla para mi culo, creía
que me la iba a sacar por la boca, que me iba a moler todo por dentro,
Andrés luego de haberme clavado por completo con su vergajo se queda quieto,
mientras me tiraba del pelo y me decía lo pendeja y puta que era, que lo que
me hacían no era nada para lo que venia para el resto de mi vida, además
castigaba mis nalgas y tiraba de mis pezones, los cuales apretaba con tanta
violencia que pensé en varias oportunidades que me los iba a sacar, cada vez
que me quejaba Roberto cogía mi clítoris y me lo mordía al final aprendí a
soportar ese tremendo castigo de dolor y placer, cuando ya me había
acostumbrado a ese vergajo en mi culo, Andrés le dice a Roberto que ya
estaba listo, Roberto sale de donde estaba y ayuda a Andrés a sentarse en el
sillón con toda su verga en mi culo, se sienta al borde del sillón y yo
sentada sobre el no podía creerlo al final yo estaba sentada en su gran
polla, ahora si que el castigo de su polla lo sentía tremendo pero eso no
era nada para lo que me hizo Roberto, me hace mirarlo, yo inocentemente lo
miro, y recibo inmediatamente una cachetada que me aun me duele en mi cara,
me recordó que yo no era digna para mirarlos, luego cogió con la correa y
con la parte metálica, maltrata mis pechos tan fuertes que quedaron marcadas
las hebillas en mis pechos, luego se acerca a ellos y los muerde. Yo a estas
alturas solo aguantaba el dolor y mis ojos lagrimosos denotaban el
sufrimiento que me daban, el castigo era tremendo, cuando se cansó de
maltratarme y de decirme lo puta que era y otras cosas mas, además de que
eso me lo merecía por ser una pendeja tan fácil y por ser una buena puta
sumisa y esclava, aparte que eso me lo hacia porque era el castigo necesario
para limpiar mi alma de puta, luego procede a levantarme las piernas y
acerca su poderosa polla a mi puto coño como el decía y me pasa toda su
cabeza a lo largo de ella lo cual el dolor desapareció casi por arte de
magia aunque mejor dicho se confundió con el placer que me hizo sentir,
coloca su pene en la entrada y al igual que Andrés hizo un movimiento
perfecto que mete toda su cabeza uuuuuuuuuuuuuf que cosa más rica sentí
cuando metió su cabeza, la empieza a mover en círculos y luego hacia dentro
suavemente y la saca mmmmmmmmmm que maravilloso no podía moverme la verga en
el culo no me permitía hacerlo, este hombre que me la sacaba y me la metía
cada vez mas me estaba matado y ahogando, hasta que se encuentra con mi
himen, nuevamente apareció el dolor aunque sabia que era lo menos que
importaba en esta lid, Roberto hace un movimiento fuerte y potente y adiós
virginidad, el dolor no fue tan fuerte como podía haber pensado o ya estaba
acostumbrada a él, no sé, ya no importa, nuevamente otro movimiento de
pelvis y metió todo su pene en mi vagina, me sentía totalmente clavada,
sentía como las pollas adentro inflamaban sus cabezas, a veces pensaba que
ambas vergas se iban a juntar, porque no sentía la separación de ambas,
cuando empezaron a moverse, todo empezó a cambiar para mí, a partir de ahora
todo fue placer, placer mas placer y placer, no hubo palabra ni gemido de mi
porque ya conocía el castigo y con ese castigo delicioso no quería mas, solo
gemidos de ellos había en la casa, sentía rozar sus pollas, sus golpes
pélvicos eran a veces fuertes y secos, otras veces eran lentos y largos,
otros veces me la hacia girar, uuuuuuuuuuuuuuuf mmmmmmmmmmm que bello era
todo, esas pollas me hacían desespérame mas y mas, ha estas alturas sus
humillaciones solo eran sinfonía para mis oídos y sus vaivenes de mete y
saca provocaron lo que tenían que provocar, me hicieron tener un orgasmo
tras otro, no sé cuantos orgasmos tuve, lo único que al final sentí que
ambas cabezas se inflamaban a tal punto de hacerme pensar que iban a
reventar, no podía que esas cabezas se inflamaran mas aun de lo que estaban
y explotaron al unísono uno en mi culo y el otro en mi coño, sentía como
sus chorros de leche, caliente y potentes llenaban mi interior, no sabia en
ese momento, si a mis 17 años ya era mujer, una puta u otra cosa, lo único
que me importaba era sentir como esas dos potentes vergas me daban los mas
hermosos, deliciosos y torturadores orgasmos de mis primeros putos 17 años
como me decía Andrés, " aquí están tus putos diecisiete años, pendeja", Cuando
acabaron dejaron sus vergas dentro de mí hasta que estas perdieron su
erección, aunque yo no estaba atento a lo que ellos me decían, me
felicitaban por la prima mas puta y más fácil que habían conocido, luego que
sus vergas perdieron sus erecciones y la sacaron de los lugares que me
habían estado torturándome. Me ordenaron limpiárselas con mi boca, yo aun no
me recuperaba de ese castigo tan genial y maravilloso, se las limpiaba como
zombi solo actuaba pero no sabia como, se las deje limpia como me la
pidieron, cuando acabe mi tarea Roberto se fue a tomar una ducha, luego lo
hizo Andrés, en el instante en que estaba con cada uno de ellos solos, no
dejaban de felicitarme por lo puta que era y lo contento que estaban conmigo
por lo fácil que había sido, después que ambos estaban vestidos, se
despidieron dándome una buena palmada en mis nalgas, no antes ordenándome
que me diera una buena ducha y me sacara toda la leche que había en mi
cuerpo porque parecía una puta. Después que ellos se fueron vi la hora, eran
cerca de las 19:00, estuve mas de 3 horas con Andrés y Roberto teniendo
sexo, pensé que el tiempo no podía pasar tan rápido, aunque no me arrepentí
de nada de lo que paso ese día, porque fue exquisito lo que viví, me voy al
baño y me miro en el espejo, la que se reflejaba en él, era mi cuerpo de
niña puta y esclava, estaba toda sucia, mis piernas estaban mojada por mis
líquidos y la leche de mis amos, que salían aun por mi culo y coño, sentía
como iban cayendo de sus respectivas cavidades, mi cara denotaba el dolor y
el placer juntos. Me prepare una tina con sales, mientras la tina se llenaba
con agua, me puse a ordenar la sala de estar y guardas las cosas que
correspondían, rocíe un poco de desodorante ambiental porque estaba pasada a
sexo, después que estaba todo listo me fui a tomar mi merecido baño,
mmmmmmmmmm estaba exquisito, tuve cerca de 45 minutos en la tina, fue el
mejor baño que me había dado, aunque no-tenia ganas de salirme de él, lo
hice porque podría llegar mi madre o mi hermana y preguntar porque estaba
tan tarde en el baño, me seco y me voy a vestir, como ya eran pasada las
20:00 horas, decido colocarme unas bragas, no tan pequeñas como la anterior,
sino las mas tradicionales, el pijama, unos soquetes y las zapatillas.
Procedo a tomar once, una buena once me hice para recuperar las energías
perdidas en esas 3 horas de dolor y placer, después de eso me voy a mi pieza
y me acuesto, cojo mi diario de vida y empiezo a registrar los
acontecimientos vivido por mí durante el día, para serles sinceros tuve dos
orgasmos mas, recordando y escribiendo lo que había vivido, los cuales me
obligaron a sacarme el pantalón del pijama y las bragas, esta ultima prenda
empezaba a demostrar mi humedad, después que termine de escribir y limpiarme
de los orgasmos, apague la luz y me puse a dormir pensando que iba a pasar
ahora en adelante con mi vida, pero mis pensamientos quedaron cortos para lo
que me deparaba el destino como esclava de mis primos o amos Andrés y
Roberto. A todo esto no nunca supe a que hora llego mi madre y mi hermana
ese día. Después supe que tanto mi madre como mi hermana eran esclavas de
ellos, actualmente las tres somos de ellos, dominan nuestras vidas
totalmente, a tal punto que mi padre se fue de la casa, para nuestra
desgracia seremos de ellos hasta el año 2005, ese fue el compromiso que
hicimos cada una, no has convertido en unas esclavas en el mas estricto
concepto de la palabra, nos dominan, nos mandan, piensan por nosotros, etc.,
varias veces nos han prostituidos, nos han hecho tener sexo con animales,
nos han humillado, nos visten con ropa que apenas nos cubren nuestros
cuerpos, no usamos sujetadores y las bragas siempre son un numero mas chico
de las que deberíamos usar.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!