Categorías

Relatos Eróticos

Sexo Virtual

Franco

Publicado por Anónimo el 01/02/2007

Frente a una taza de cafe y teniendo por testigo el humo que emana un Marlboro blanco, vienne a mi mente las imagenes de la noche anterior en la cual su imagen llenó mis pupilas.



Me sorprendió mucho, pero me gano la curiosidad, respondi a ese correo misterioso, y recibi respuesta automatica "Esta noche a las 10:30".



El resto de la tarde me la pase desconcertada, que pasaría esa noche a las 10:30, no lo sabía, pero faltaban solo unas horas para develar el misterio.



La hora señalada llegó, y apareció en la pantalla de mi computadora un "hola" que me asustó, (tenia los altavoces a volumen fuerte), respondí y ahí empezó todo, una invitación a la webcam, que acepté, y ante mis ojos un chico bello y de mirada triste apareció, me sorprendió, que alguien tan hermoso pudiera estar solo.



Lo invité a que se quitara la playera, me obedeció y mis ojos estuvieron a punto de salirse de sus órbitas, Dios.... que hermoso, no lo podia creer, desee en ese momento trasladarme hasta su habitación para saborear su pecho, su piel caliente y humeda, mi boca se secó y acaricié despacio la pantalla de mi computadora, como queriendo atrapar la sensación de su piel en mis manos.



La humedad en mi ropa interior se hizo evidente y el olor a mi propio sexo llegó hasta mi nariz, excitandome aún más, le pregunté entonces si estaba excitado y por respuesta obtuve una imagen de su pene erecto.



Aprete las piernas para contener las sensaciones que tenía en mi clitoris, y lo toqué, con mi imaginación me traslade a su habitación, y tan claro como lo estoy escribiendo lo sentí, duro como el acero, pero al mismo tiempo suave como la seda, lo sentí caliente en mi mejilla derecha, lo tenia al alcance, con solo voltear, pero decidí abrir la boca y dejarme llevar, su sabor llegó hasta mi, estaba dentro de mi boca, tan hermoso y tan grande, crei que me iba a ahogar, pero resistí.



Vi como sus manos acunaban tan hermoso miembro, imaginaba que era mi vagina, la que apresaba su pene, y sin poder evitarlo mis manos bajaron hasta mi sexo, estaba caliente y extremadamente humedo, se me complicaba escribir con una mano,mientras la otra le prodigaba dulces caricias a mi clitoris como si fuera su sexo al entrar y salir de mi cuerpo.



Fijé la vista en mi computadora y me di cuenta de que emanaba un liquido precioso de la punta, no pude más y mi orgasmo llegó un segundo despues que el de el, fué impresionante, ver su leche brotando como un volcan en erupcion, mientras yo sentia esa misma erupción en mis entrañas.



A continuación me di cuenta de que me había quedado con ganas de mas, continue acariciando mi clitoris suavemente, muy despacio, mientras trataba de concentrarme en la charla, y noté que el seguia excitado, me imagine que haciamos un 69, que mientras su lengua viciosa daba cuenta de mi conchita yo devoraba el néctar de su pene, fué delicioso, despues mi 69 termino, para colocar su miembro entre mis pechos, la fricción era increible, la punta de su pene llegaba a mis labios entreabiertos, los cuales luchaban por atraparle, pero solo lo conseguí en pocas ocasiones.



Un rato despues fuí mas osada, al verlo erecto en toda su extension no me pude contener y abri mis piernas montandole como un vaquero y de un sólo golpe lo introduje en mi, gemi desconsoladamente, y sentía en cada momento sus embestidas dulces que me hacian sentir la gloria.



Sentí que mi orgasmo estaba cerca, pero no queria terminar antes que el, queria que fuera simultaneo, así que en un momento me detuve, y cuando note sus movimientos descontrolados lo vi venir y apresuré el paso, para alcanzarle, pero esta vez llegué antes pero no importó, mi mirada vidriosa, percibió nuevamente su leche brotando como de un manantial al cual me acerque golosa y lami despacio hasta dejarlo seco.



Fué la noche mas hermosa, mis orgasmos fueron brutales espero que los de el tambien lo hayan sido.



poco a poco volvi a la realidad, me di cuenta que todo este tiempo había estado masturbandome y lamiendo la pantalla de mi computadora, me apene un poco, pero el recuerdo de esa noche arrasó con los ultimos vestigios de verguenza.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!