Categorías

Relatos Eróticos

Sexo Virtual

Sexo en el chat

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

En anteriores relatos ya he narrado la génesis de mi relación con Laura, mi amiga del chat. Durante los dos años que han transcurrido en su compañía, nuestra comunicación siempre ha sido virtual : chat, correo electrónico, teléfono, Dharma ... y el envío de algunas fotografías. Nunca hemos tenido una aproximación física. Pero a pesar de eso nuestra amistad no es una ficción cibernética, sino que han surgido entre nosotros unos afectos reales y bastante sólidos, basados en la común admiración y respeto. Aunque nunca he estado físicamente junto a ella, y probablemente nunca lo estaré, a veces la siento muy cerca de mí, pudiendo percibir todo su calor y comprensión.

Ese continuo contacto ha hecho que germinen entre nosotros sentimientos de muy diversa índole : amistad, romanticismo, amor, pasión. Y naturalmente, también sexo. Como acabo de decir, esas emociones son tangibles y palpables. Quien no haya tenido una experiencia como ésta no podrá imaginar, siquiera, las sensaciones que se experimentan en un chat. Por eso, someto a la consideración del lector una charla que tuve con Laura una noche, para ayudarle a comprender.

Participantes: Sergio y Laura Created On: Tuesday, December 19, 2000

Hola mujer, ¿Qué tal va todo?.

Hola, sabía que te encontraría. Hoy es mi día de suerte. Va todo más o menos bien. Dime, ¿qué tenías pensado hacer esta noche?.

Pues ... nada especial.

¿Te cuento un chiste?.

Cuéntamelo.

Un niño le dice a su madre : "Mamá, en el colegio me llaman gilipollas. Y la madre dice : ¡Y a mí qué!.

El chico responde : "A ti puta ...".

No está mal el chiste.

¿A que es bueno?. Espera, va otro. "Mamá, mamá, ¿cómo se tienen los niños?.

- Hijo mío, a los niños los trae la cigüeña.


Está muy bien ese chiste. Por cierto.

Dime

¿Cómo está tu líbido?. ¿Cuándo vamos a tener una charla guarra?.

Últimamente casi no hablamos de música. Sólo de guarradas y demás.

¿Y de qué quieres que charlemos hoy : de música o de sexo?.

Podemos continuar la charla que iniciamos ayer. Nos habíamos quedado en el momento en que yo salía de la ducha y te abrazaba.

Te habías desvestido y perfumado. Ahora me has dado un beso. Te tengo entre mis brazos medio desnuda. Llevas un camisón negro y unas braguitas de encaje. Te llevo a la cama y te echo con suavidad sobre ella.

Bien.

Mientras me quedo de pie observándote.

Te miro pícaramente invitándote a...

Y tú te pones a retozar entre las sábanas de raso rosa. Pero no me inmuto. Quiero que me provoques aún más.

Estoy acariciando mi cuerpo con mis manos, y recorro mis pechos, mi vientre. Finalmente introduzco mi mano por debajo de mis minúsculas braguitas negras. Sigo ahora acariciando mi sexo, mientras tú me observas atento.

Estoy muy excitado, pero sigo impasible.

Si esto fuera real me arrojaría sobre ti y te comería. Me estoy derritiendo. Ahhhhhhhhhhhhhhhhh.

Ahora me despojo de mi camisa y desabrocho los botones del pantalón, que caen al suelo. Me descalzo, me quito los pantalones y calcetines ... Pero te sigo mirando.

Me incorporo de la cama y me sitúo tras de ti. Quiero que te sientes en el borde de la cama. Sigue acariciando tu mojado coño.

Oye, estoy ya que me tiro por las paredes ¿eh?.

Ahora introduzco mi mano por mis calzoncillos, los bajo y descubro mi ardiente y palpitante pene en erección, mientras sigo en pie. Te aproximas hacia mí, gateando sobre la cama, sin dejar de acariciar tu coño caliente.

Bajas tu cabeza, y tomas con la otra mano mi pene, introduciéndolo en tu boca.

No sé cómo te las arreglas pero siempre termino chupándotela.

Comienzas a lamer mi pene con suavidad. Pero ahora te toca a ti. Quiero que me describas cómo se la chupas a tu marido.

Primero me aseguro de tener bastante saliva en la boca e incluso bebo algo de agua.

Sigue. Joder, sigue.

Luego agarro el pene con una mano y lo lamo con suavidad: desde la base hasta el extremo. Sólo con la lengua, la paso por arriba y por abajo.

Acaricio sus testículos en sentido circular con mis manos húmedas. Y también paso mi lengua por ahí. Los aprisiono a veces suavemente entre mis labios

Ostras.

¿Sigo?

Claro. Me estás excitando mucho.

¿Entonces me paro?.

Nooooooooo. Sigue.

Sigamos. Después introduzco su pene en mi boca y muevo la cabeza hacia arriba y hacia abajo y sigo acariciando su base. Eso le encanta.

Joder.

También me gusta elevar mis ojos y ver la cara que pone. Es como si estuviera en otro mundo. Es fantástico ver la cara de placer que pone tu pareja.

Oye.

Dime.

En el último polvo que eché con mi mujer, ella me hizo algo parecido, pero que no había hecho nunca.


Introdujo un testículo en su boca. Yo estaba asustado. Es una zona muy sensible.

A mí me encanta tocarlos.

Bueno, pues me has hecho la mamada de la historia.

Pero no estoy satisfecha.

Ni yo. Por eso ahora te levanto y te echo nuevamente sobre la cama. Te quito las bragas y comienzo a besarte los pies. Mordisqueo los dedos de los pies.

Argggggggg. Sólo de pensarlo me pongooooooo.

Y el tobillo, las rodillas, los muslos.

Ahhhhhhhhhhhhh. ¡Los muslos no, por Dios!.

Abre tus piernas para que siga subiendo.

Me detengo en los muslos, los acaricio con mi lengua.

Joder, joder y rejoder.

Me detengo en la cueva, no me decido a entrar.

Pero quiero que sigas. Más, sigue, no te detengas, haces que muera de deseo.

Por fin me decido.

Uffffffffff. Ya era hora. Me retuerzo de deseo entre las sábanas

Beso tu sexo, con suavidad. Voy introduciendo mi lengua en él.

Quiere que me poseas, que me tomes una y otra vez hasta dejarme exhausta. Estoy dispuesta a entregarme a ti por entero hasta liberar toda la pasión contenida.

Sigo lamiendo tu sexo. Paso mi lengua por el clítoris, lo acaricio, y sigo penetrándote, introduciendo mi lengua en la vagina húmeda, muy húmeda, caliente, muy ardiente.

No puedo aguantar más, voy a explotar.

No lo hagas. Vamos a hacer otra cosa. Ahora me tumbo en la cama y tú te pones sobre mí.

¡Por fin!.

Tu cabeza está sobre mi pene, y lo sigues lamiendo. Y yo acaricio tu coño.

Esto es una tortura. No aguanto más.

Espera, no tenemos prisa. Quiero que me la chupes un poco más.

¡Qué vicioso eres!.

Mucho. Me encanta que me hagas eso. Y me gusta lamer tu coño ardiente, y penetrarte con mi lengua y con mis dedos. Mordisquear tus muslos.

Por favor, déjame que me de la vuelta

Vale.

Uffffffffff

Ven aquí. Sigo debajo y tú sobre mí. Ahhhhhhh. Siiiiiiii ¡Ostras Laura!.

Me tumbo sobre ti, cojo tu pene y lo introduzco en mi vagina y además me acaricio el clítoris y la base de tu pene en cada embestida.

Cierro mis ojos y puedo verte cabalgar sobre mí.

Mi cuerpo desnudo se balancea ansioso sobre ti. Mi cabeza se inclina hacia atrás, cierro mis ojos y muerdo mis labios. Me estás matando de placer. Llevaba mucho tiempo deseando sentirte dentro de mí. Quería darte el calor de mi vientre, aprisionar tu pene con fuerza y sentir que eres mío

Te estoy follando, mi amor. Te estoy penetrando.

Entretanto te como a besos. Dejo un rastro de saliva en tu pecho y mis dedos se deslizan suavemente por tu cuello, tu pecho, tus hombros.

Sueño con penetrarte a ti, que eres una mujer real, de carne y hueso, no solo una fantasía cibernética.

Me moría por notar tu piel, tu calor, tu olor. Cierro los ojos y aspiro intensamente. Quiero que este momento dure eternamente. Quiero empaparme de ti, de tu aliento, de tu sudor y de tu calor.

¡Ostras Laura!, esto es muy real. Tengo tu foto delante de mí. Estás muy favorecida en ella. Los hombros desnudos, el pantalón corto. Tus piernas son perfectas, preciosas.

Quiero que te enredes en ellas y no te escapes jamás.

Me gustas mucho. Quiero hacerte mía.

Quiero ser tuya.

¡Joder!. Me has puesto al límite.

¿Cómo te crees que estoy yo?.

Sigo dentro de ti. Mi pene erecto está en tu vagina, y se mueve con facilidad.

Déjame que lo acaricie por su base. Lo aprisiono entre dos dedos mientras subo y bajo con ritmo.

Está muy mojado, siento su calor. Es muy placentero estar dentro de ti.

Tengo ganas de morderte los labios, me muero de ganas, de verdad.

Deja que estemos así un momento, sin movernos.

Eso me vuelve loca, ¿sabes?.

Con mi pene dentro de ti. Siiiiiii.

Lo hago muchas veces. Me gusta detenerme unos instantes y sentirme llena, me vuelve loca.

Pues te estoy llenando. Tu coño aprisiona mi polla dura.

Hazloooooo, me haces perder el sentido.

Y la muevo dentro de ti. ¿La sientes?.

Oye, yo no aguanto más.

Laura. Tienes unas piernas preciosas. Besos tus ojos, las orejas, tu cuello, tu boca. Introduzco mi lengua en tu boca.

¡Joder! Sergio, no sabes cuánto te deseo.

Jugamos con las lenguas, mientras mi polla dura sigue en tu coño mojado.

(Laura, la tengo muy dura).

Daría lo que fuera por correrme entre tus brazos.

Siiiiiiiii.

Me muero por enredarte con mis piernas y hacerte mi prisionero. Me estás matando Sergio.

¡Joder!, ¡joder!.

Esto es inhumano ¿eh?.

Yo estoy que exploto. Voy a correrme en tu interior.

Quiero que muerdas tu mano con lascivia. Un dedo, luego otro. Como si fuera yo la que los muerde.

Lo hago.

Estoy temblando. Ahora llévala bajo tus pantalones y acaríciate. ¿Puedes hacerlo?.

Sí, lo hago. Pero dime una cosa : ¿Qué está haciendo ahora tu marido?.

Está viendo la TV. Y yo estoy muriéndome en esta silla.

¿Quieres que nos masturbemos?

Siiiiiiiii

Biennnnnnn. Estoy muy nervioso.

Yo tiemblo.

Dime : ¿Qué llevas puesto ahora?.

Estoy en pijama. He apartado el pantalón y me estoy acariciando mi sexo.

¿De qué color son tus bragas?.

No aguanto. Son blancas y muy pequeñas. Las aparto con facilidad.

Hazlo. Quiero que acaricies el clítoris, como lo haría yo. Suavemente, lentamente.

Voy más allá. Me estoy penetrando.

Siiiiiiiiii. Quiero penetrarte.

Un dedo ..., luego otro ...y otro ... ¡Joder!, me muero de deseo.

Yo estoy moviendo mi polla dura.

Acaríciala.

De arriba hacia abajo.

Hazlo con rapidez.


Mueve tu mano con energía. Yo hago lo mismo con mi coño mojado

¡Ostras!.

Me muero por tenerte dentro.

Cierro mis ojos y te veo desnuda.

Quiero desnudarme para ti.

Puedo verte: tus pechos pequeños, tus piernas perfectas. Y tu sexo, tu coño caliente.

Quiero que me contemples despacio y pases tus manos por mi piel. Te deseoooooooo.

Acaricio tu piel.

No puedo más Sergio.

Laura. Quiero saber de qué color es el pelo de tu coño.

Castaño oscuro.

Por fin. Siempre te habías negado a decírmelo.

Ahora no estoy para negarte nada.

Mordisqueo tu coño.

Quiero ser tuya. Me matas de placer.

Acaricio el vello de tu coño caliente y blandito. Me encanta hacerlo.

Me estoy acariciando el clítoris rápidamente. ARGGGGGGGGGGG. Me estoy corriendo.

Y yo muevo mi polla dura. Con rapidez.

Quiero que te corras en mi boca. Me da un morbo terrible. Levanto mi cabeza y la lamo.

Siiiiiii. Quiero correrme en tu boca.

Ahora pongo mi polla entre tus tetas y la muevo entre ellas. Voy a correrme. Voy a llenar tu cara de semen.

Hazlo en mi boca. Quiero sentir tu leche caliente entre mis labios. ¡Joder!. Eso me excita.

Dentro de tu boca.

Hazlo, no me apartaré.

No te apartes. Sí, así.

No lo haré. Lléname toda. Muevo mi lengua con rapidez a un lado y a otro.

Puedo sentir tu lengua sobre mi pene. Es excitante.

Succiono con fuerza.

Puedo sentir esa sensación.

Te comería entero, no me aguanto, te lo juro.

Dentro y fuera. Me estoy mareando de gusto.

Báñame en tu semen.

Estoy enrojecido.

Luego me lo vas a extender por todo el cuerpo con tu polla. Te va a encantar hacerlo.

Yo la guío con mis manos y la paso por mis labios, mi cuello, mis pechos, mi vientre ... y el roce nos enloquece a ambos.

¿Sigues acariciándote?.

Claro que lo hago.

Quiero correrme. Voy a hacerlo ya.

Hazlo. Déjame que te susurre en el oído algo.

Siiiiiiii. YAAAAAAAAAAAAAAA.

Te quiero. Te mordisqueo y te lamo. Te quieroooooooooo

... ESTOY TEMBLANDO...

¡Joder, qué paja!.

Déjame que te abrace, mi cielo. No quiero que tiembles.

¡Joder!. No puedo reaccionar.

Te acaricio el pelo. Te beso la frente y tu cabeza reposa sobre mi pecho.

Oye. Tengo que ir un momento a lavarme. Lo he llenado todo de semen.

Ufffffff...Vale.

Espérame.

Te espero. ...

¿Laura? ¿Sigues ahí?.

¿Cómo estás?.

Ostras. ¿Y tú?.

Yo bien.

¿Cómo ha sido para ti?.

Ha sido muy excitante. Tengo el corazón en la boca. ¿Y tú qué tal?.

Perfecto. Muy relajado.

Me alegro. Hoy dormirás muy bien. Ufffff. Me he quedado floja, relajada, como en una nube. ¿Te imaginas ahora mismo, después del polvo, uno junto al otro?. Desnudos, abrazados, charlando , riendo ... joder, joder ...

Joder.

Te quiero

Esta noche ha sido fantástica.

Ha sido nuestro día de buena suerte. ¿Verdad?.

Vamos a dormir. Muchas gracias por esta noche de ensueño.

Gracias a ti por ser tan encantador.

Te quiero, mi amor.

Eres un cielo, en serio.

Muchos besos. Cuídate.

Te quiero.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!