Categorías

Relatos Eróticos

Sexo Virtual

Una charla muy animada, sexo virtual

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Era tarde, estaba solo en la cama esperando un milagro y de repente ocurrió. Mis dedos se movían rápido sobre el teclado de la notebook que reposaba entre mis piernas. Había entrado a una sala de chat, esperando algún fruto nuevo, como tantas otras veces. Y ya estábamos en las puertas del juego tan ansiado:

Julio: Sonia, desconectémonos y juguemos por teléfono. - Le dije, interrumpiendo las órdenes masturbatorias que le estaba dando desde hacía poco más de media hora.

Sonia: Seguir, que estoy por acabar, por favor.

Julio: No, no voy a seguir. Quiero escucharte acabar por teléfono.

Sonia: Nunca lo hice por teléfono.

Julio: Es tu oportunidad… ¿vivís sola?.

Sonia: Sí.

Julio: ¿En qué parte de tu casa estás?.

Sonia: En el living. Estoy en ropa interior, con el corpiño bajo, y las tetas afuera y la tanguita corrida a un costado mientras me acaricio.

Julio: ¿Y estás muy caliente?.

Sonia: Sí.

Julio: Caliente como una perrita.

Sonia: Sí, estoy muy caliente, sigamos.

Julio: No, putita, por acá no, vas a hacer esto, vas a anotar mi teléfono, después te vas a desconectar, te vas a acostar en la cama y me vas a llamar para sacarte de adentro toda esa lechita que está esperando salir de vos.

Sonia: No, por favor, no.

Julio: 6364.XXXXX … bye

Y me desconecté. Apagué el PC, me relajé y esperé que sonara el teléfono. Ya eran las 4:30am Ring... Ring... Un sonido dulce. Lo dejé sonar un rato. Y atendí.

Julio: Hola, putita.

Sonia: Hola…

Julio: ¿Estás muy calentita?.

Sonia: Sí, me estoy acariciando la conchita.

Julio: Qué linda…contarme cómo estás acostada

Sonia: Boca abajo, con las rodillas apoyadas en el colchón, y la cara sobre la almohada… la cola bien arriba… las piernas abiertas… me acaricio con una mano y con la otra tengo el tubo.

Julio: Quiero que te abras el culo con las dos manos. Imagínate que estoy detrás de ti, mirándote. Abrirlo ahora… así, mostrarme toda la argollita y el agujerito del culo.

Sonia: Míralo, acá está.

Agitada, respirando rápido, se notaba que el tubo estaba apoyado entre su cara y la almohada.

Julio: Mmmm… qué belleza… abrirlo más… hacer fuercita para afuera, quiero ver como se abre el culito.

Sonia: Míralo, hijo de puta, rómpelo, cogelo, es tuyo…

Su voz era ronca, caliente, estaba transformada por la calentura.

Julio: Apretate los cachetes del culo, masajéalos, así, qué linda putita sois… frótate las tetas contra las sábanas.

Sonia: ¿Así? ¿Así quieres que haga?.

Y se notaba que se movía sobre las sábanas, que reptaba y se estremecía.

Julio: Si, quiero que vayas al baño, y agarres tu desodorante, y lo traigas acá con vos para que juguemos.

Sonia: Ya vengo.

Al cabo de unos 5 segundos estaba de vuelta.

Sonia: Ya está.

Julio: Chupa el desodorante, metetelo en la boca, imagínate que es mi pija.

Sonia: Mmmm Mmmm…

Se escuchaba chuparlo con ansias.

Julio: Comete toda la verga, hija de puta, así, trágala, apretala con los labios, sentir como te llena la boca, ahora te paso la pija por la cara, por los cachetes, por los ojos, por la frente, sentirla, sentir qué dura y calentita está, cómo te gusta la verga, putita.

Sonia: Sí, me encanta, cogeme, cogeme.

Julio: Quiero que pongas dos almohadas una arriba de la otra, y que pongas el desodorante arriba, apuntando hacia el techo ¿Si?.

Sonia: Sí… ya está.

Julio: Ahora, separa las piernas, colócate sobre el desodorante, y siéntate despacito, así.

Sonia: Aaahhh... me entra… se mete… siento tu pija dentro de mí.

Julio: Clávatela hasta el fondo, siéntate toda.

Sonia: Sí… sí, está toda adentro.

Tenía la voz entrecortada.

Julio: Ahora, mírate, mírate la conchita ¿La ves?.

Sonia: Sí.

Julio: Cuéntame qué ves.

Sonia: Veo la almohada y yo arriba, nada más.

Julio: Muy bien, eso quiere decir que está todo adentro… qué buena nenita de papi sois.

Sonia: Sí, papi, la nena se coge a papi.

Julio: Muy bien, ahora cabálgame, cogete a papi, muévete arriba y abajo, mueve las caderas en círculos para sentir como te masajea la argolla por dentro, eso, así, qué putita linda sois.

Sonia: Sí, sí, qué linda verga, papi, sí, así, cogeme, cogete a tu nena.

Julio: ¿Me vas a dar la lechita?

Sonia: Sí, estoy muy caliente, no lo puedo soportar, me acabo… te voy a mojar toda la pija, viene, viene… la siento que aprietaaaaaaa… aaaahhhh…

Julio: Así, damela, lléname la verga de tu lechita de puta, eso… apretame fuerte con la conchita, eso, mi vida, así.

Sonia: Aaaahhhh, Aaaahhhhh…

Julio: Grita más, que va a dar más placer.

Sonia: Aaaahhhh, hijo de puta, qué buena verga que tienes.

Julio: …

Sonia: ….

Julio: ¿Estás bien?.

Sonia: Sí… no puedo creerlo, nunca lo había hecho… no puedo creer cómo me calenté.

Julio: Esta semana, cómprate un vibrador y vamos a seguir jugando.

La semana pasó y seguimos con las charlas, claro...

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!