Categorías

Relatos Eróticos

Sexo con maduras

Dedicado a sonia

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001


Recuerdo que me encontraba en una playa preciosa en México, en esa ocasión me encontraba solo de vacaciones, ya que decidí alejarme un poco de todos los que me rodean, para tomar nuevas energías y regresar con mas entusiasmo a mi rutina diaria, ese día me levante temprano, para poder disfrutar de un buen rato de esos amaneceres riquísimos que solo se pueden ver en esos lugares, caminaba buscando algún lugar cómodo para poder disfrutar y descansar, al ir caminando vi que ya había algunas personas descansando seguramente con la misma idea que yo, llegue a un lugar que estaba semidesierto en ese momento y me acomode para disfrutar un poco de esa soledad, ya que tenía una media hora acostado y tomando un poco de whisky vi como de repente se acerco una pareja, yo calculaba que el tendría unos 49 años y ella mas o menos unos 32 años, se acomodaron mas o menos unos 5 metros retirados de mi mas cerca del mar, por lo que tenía la oportunidad de poder observarlos, de repente veo como ella empezó a quitarse su playera para dejar un diminuto bikini superior que me hizo poner mas atención de lo normal y cuando se quito su short, vaya panorama me lleve, una mujer preciosa, una pequeña tanga de hilo dental que se perdía en esas enormes nalgas en proporción con esas piernotas bien torneadas y fuertes, supuse que realizaba mucho ejercicio, se acostó para poder disfrutar de ese sol que comenzaba a salir, y así para mi mala suerte deje de tener esa preciosa visión que tenía, después de una hora aproximadamente el que yo imagine era su esposo, recibe una llamada en su celular duro mas o menos 5 minutos hablando, cuando veo que el habla con ella y empieza a recoger sus cosas, supuse que era algo importante y tenía que retirarse, al parecer eso a ella no le gusto mucho, pero para mi sorpresa ella decidió quedarse, pasaron algunos minutos y ella se volteo boca abajo, quedando su mirada de frente a la mía, yo tenía unas ganas inmensas de acercarme a ella para poder charlar un poco, pero no me animaba, después de media hora mas notaba que ella me miraba de vez en cuando hacia donde me encontraba yo y eso me animaba un poco mas, cuando de pronto no se si fue mi imaginación o en verdad paso pero vi como al mirarme lanzó una hermosa sonrisa que me cautivó, entonces sin perder el tiempo decidí que era el momento de justo para poder acercarme a ella, me levanté de mi lugar y me dirigí hacia ella acercando me con un tímido hola! Y ella respondiendo: ¡hola que tal! Y entonces le pregunto: te dejaron sola? A lo que ella me contesta que si, que su marido tuvo que regresar a su ciudad de origen a realizar un negocio que tenía pendiente, le comente que si podía acompañarla un momento y con una sonrisa en su boca me contesto que si, le comente que si deseaba algo de tomar y me dijo que si que le invitara lo mismo que tomaba yo, pedí una bebida para ella y me senté a su lado para conversar un poco mientras admiraba ese hermoso cuerpo que tiene, platicábamos de trivialidades como de donde éramos, en que trabajamos, etc.
Se nos fue pasando el tiempo hasta que decidimos retirarnos de ahí cada quien a sus habitaciones, la acompañe su hotel que se encontraba a un lado de el que yo estaba, ya cuando estaba a punto de despedirme le pregunte que si aceptaría una invitación en la noche, ya que su marido regresaría hasta dos días después, ella con cierta duda aceptó mi invitación y quede de pasar a las 10:00 de la noche para ir a bailar un poco, estando en mi habitación recordaba aquella silueta de su cuerpo y de solo pensarlo decidí masturbarme con esa imagen de todo su cuerpo, pasó el tiempo y me arregle un poco, me puse un pantalón de mezclilla y una camisa de manga larga, un poco de perfume y salí a buscarla, cuando llegue a su habitación, toque la puerta y guaaaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuuu! Cual fue mi sorpresa que ella estaba realmente bella con una blusa ceñida a su cuerpo, supongo que sin la parte superior de su ropa interior, ya que se lo notaban sus pezones riquísimos como para comérmelos ahí mismo, llevaba una falda blanca casi transparente ceñida también a su cuerpo, que hacía notar esa diminuta tanga que se marcaba bajo esa pequeña faldita, salimos de inmediato a buscar alguna disco, y encontramos una que se veía que había buen ambiente y entramos, ya estaba con un poco de gente, recuerdo que al entrar todos los hombres que encontrábamos nuestro paso la observaban como si fuera la única mujer en ese lugar, y la verdad no era par menos, ya que con ese cuerpo levantaba hasta el mas muerto... decidimos acomodarnos en uno de los lugares mas escondidos del lugar, para poder platicar a gusto, pedimos unos whiskys, después me enteré que era su bebida favorita, al igual que la mía, ya un poco entrados en copas me empezó a platicar de su vida privada, de que su esposo ya no la satisfacía como antes, ya que ella era adicta al sexo, y su relación era cada vez mas monótona, comentario que me hizo pensar que tal vez esa noche podría pasar algo mas, dejamos las copas y la invite a bailar, nos metimos en medio de toda la gente que para esa hora ya era bastante y empezamos a bailar, recuerdo como se movía, toda ella era muy sensual, así estuvimos un rato hasta que por toda la gente que había en el lugar quedamos mas pegados uno del otro, y eso a mi me dio mucho gusto ya que podía sentir esos pechos pegados a mi, y note que sus pezones estaban duritos y desafiantes, se daba la vuelta y me pegaba sus nalgas en mi paquete y me lo empezaba a restregar en todo mi miembro, a esa hora yo me encontraba ya suficientemente excitadísimo y con mi pene a su máxima expresión, de pronto en una de esas, que yo la tenía tomada de sus cintura comencé a bajar mis manos hasta llegar a esas piernas, y ella no me decía nada y solo recostaba su cabeza sobre mi hombro disfrutando de esas leves caricias que en ese momento yo le daba, de pronto ella se voltea hacia mi y nos fundimos en un beso apasionado y yo diría que desesperado, entonces aproveche el momento y decidí tomarla de esas nalgotas riquísimas que manoseaba a mi antojo sin ningún pudor, y ella no se quedaba atrás, ya que empezó a deslizar su mano hacia mi pantalón y a tocarme mi pene que ya estaba que no podía mas, se acerco a mi oído y me dijo: que hermosa verga tienes papacito, que te parece si nos vamos de aquí para seguir disfrutándonos, cosa que no espere mas y fuimos a la mesa en la que estábamos y recogió sus cosas y nos retiramos, ya una vez que íbamos en el auto ella comenzó a tocar otra vez mi pene por encima del pantalón, y me decía: ¡ya veras lo que te espera!, llegamos a mi hotel, nos dirigimos a mi habitación y una vez que cerré la puerta comenzamos a besarnos con toda esa pasión que sentíamos los dos, no besábamos con desesperación y empecé a quitarle esa blusa para ver como salían disparados esos pechos hermosos y esos pezones que tanto imaginé, desafiantes y bien paraditos, los tomaba con una mano y los apretaba sanciando mi sed con ellos, los besaba, los mordía y ella solo exclamaba gemidos de placer ¡mmmmmm! ¡aaaaaaahhhhhhh! ¡mmmmmm! ¡que rico!, ella quito mi camisa con desesperación y me besaba las tetillas y las mordisqueba, cosa que me ponía mas caliente de lo que ya estaba, entonces se puso de rodillas y con mucha prisa bajo el cierre de mi pantalón y metió su mano dentro para liberar mi miembro de su prisión, saltando desafiante hacia su boca, ella lo miro un momento y mirándome a los ojos lo comenzó a besar, primero la puntita, y con su lengua empezó a recorrer todo mi palo a la vez que con su mano tocaba mis huevos, que sensación mas deliciosa, de pronto sin mas ni mas se lo metió todo a su boca y digo todo porque mi pene es de un tamaño normal, sentía como sus labios carnosos rodeaban toda mi verga y ella se lo comía como si de una paleta se tratara, y comenzó con un ritmo delicioso sacando y metiendo mi verga en su boca, yo solo apoyaba mi mano en su cabeza siguiendo su ritmo, sentía que terminaba pero la levanté y me la llevé abrazada hasta la sala de la habitación y ahí la recosté en el sillón y me puse de rodillas para levantarle su pequeña falda y quitarle esa pequeña tanguita que llevaba y guuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaauuuuuuu! Cual fue mi sorpresa que llevaba una vagina bien rasuradita, sin ningún vello encima, entonces sin esperar mas acerqué mi boca a sus labios vaginales y comencé a pasar mi lengua poco a poco por toda su rajita, hasta que ella no aguantaba mas y me dijo: ¡cometela ya por favor! Cosa que hice de inmediato y comencé por absorber todos esos jugos que ya tenía, ¡estaba súper mojada! Pasaba mi lengua de arriba abajo y luego la introducía lo mas que podía dentro de ella, ella se retorcía de placer y me tomaba con ambas manos de la cabeza y me engullía dentro de ella, cuando de pronto siento como empezaba a contraerse su vagina para ternminar con un enorme orgasmo ¡aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhh! Ssssssiiiiiiiiiiiiiiii! Que rico papito! Mmmmmmmmmmm! Aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh! Y termine bebiendo todos esos líquidos que ella derramaba, parecían interminables, una vez que ella había terminado me levante y de un solo golpe metí mi pene dentro de su vagina sintiendo lo caliente que ella estaba y ella exclamando ¡aaaaaaahhhhhhhhhhhhhh! Si métemela toda hasta el fondoooooooo!, yo como desesperado metía mi verga sin compasión dentro de ella, y no tarde mucho y termine dentro de ella, sentía que no terminaba de lanzar chorros de leche calientita, hasta que termine agotado encima de ella, pasaron cinco minutos y ella se levantó y me tomó de la mano llevándome a hacia el cuarto, para tumbarme boca arriba sobre la cama, comenzó a besarme y tomo mi palo que estaba encogido y lo engullo en su boca, rápidamente comenzó a levantarse, ya que Sonia mamaba como una diosa, ella me lamía los huevos con maestría y ya mi verga estaba lista para otra sesión de sexo, entonces soltó mi verga y se subió arriba de mí, tomo mi verga con su mano, la dirigió hacia su vulva y empezó a sentarse e ella, ahhhhhhhhhhhhhhhhhh1 que rica sensación , comenzó a realizar movimientos lentos de arriba hacia abajo y luego en círculos, vaya que sabía como hacer disfrutar a un hombre, entonces me dijo: ¡te dije que ya verías lo que te espera conmigo papacito! Y comencé a sentir como contraía su vagina y apretaba mi verga, sentía como si me exprimiera y así comenzó a moverse cada vez mas y mas rápido, yo tomaba sus tetas entre mis manos y le pellizcaba esos pezoncitos duros que tenía, ella solo decía, ¡así papito tócame toda soy tuya! Y comenzaba a retorcerse de placer al igual que yo, después de unos 10 minutos de estar en esa posición ella se quita de encima mío y se acomoda en forma de perrito y me pregunta, quieres metérmelo por detrás? A lo que yo pongo cara de sorpresa y le digo que me encantaría, y ella dice: entonces penétrame por detrás, quiero que me lo metas en mi culito ansioso de verga, y empecé a besarlo, recorría mi lengua por ese agujerito, apretadito bajaba a su rajita y tomaba algunos jugos y con ellos lubricaba ese culito precioso, entonces comencé a ensalivar mi verga para que pudiera penetrarla con mas facilidad y recargue la puntita en ese agujerito que se resistía a ser penetrado, ella e dijo: con cuidado papito ya que nunca me lo han metido por ahí, ese comentario hizo que ni verga se pusiera mas dura de lo que estaba, ya que me estaba regalando la virginidad de ese pequeño e indefenso agujerito, entonces comencé a presionar mas y entro la cabecita y ella exclamo un pequeño grito de dolo ¡aaaaaaayyyy! Y me detuve un poco ahí y volvía a meterlo un poco mas hasta que por fin sentí como mis huevos chocaron contra su rajita, que sensación mas rica que la de tener enculada a una mujer de esa manera, sentir como tus huevos pegan en su rajita mojada y caliente y como su culito te aprieta demasiado como exprimiéndote, ya una vez acostumbrado su ano a mi verga empecé un mete y saca lento y ella comenzó a disfrutar del placer anal, decía ¡haaaaaaayyyyyy! Que rico papito, asiiiiiiiiiiiiii metela toooodaaaaaa adentro, rómpeme el culo! Ahhhhhhhhhhahhhhhhhhhhhh! Y así comencé a metérsela cada vez con mas fuerza, cada vez mas rápido y ella también empujaba su nalgas hacia atrás para sentir mi verga dentro suyo, entonces ella bajo su mano hasta su clítoris y se masturbaba muy rápido cuando de pronto siento como se retorcía de placer y tenía su segundo orgasmo, para mi sorpresa siguió masturbándose sin parar y otra vez tuvo otro orgasmo, vaya que sabía disfrutar esta nena, yo seguía dentro de su culito metiendo y sacando mi verga hasta que sentí que estaba a punto de acabar y ella me dijo: vente en mi boquita, quiero comerme toda tu lechita, entonces me salí de ese agujerito placentero y lo acomode en su boca y ella tomo mi verga con su mano y empezó a menearlo de arriba abajo son su boca abierta hasta que no pude mas y descargue mi chorros de leche que fueron directos a su boca, ella seguía masturbándome y me succionaba con sus labios, termine de venirme y ella siguió lamiendo todo mi palo hasta dejarlo limpio de semen.


Después nos quedamos acostados y nos quedamos dormidos, a la mañana siguiente nos levantamos nos dimos un baño y otra vez comenzamos a tocarnos y tener otra sesión de sexo, pero eso se los contare en otro relato, después de eso quedamos de vernos otra vez en algún otro lugar para seguir saciando nuestra sed de sexo.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!