Categorías

Relatos Eróticos

Sexo con maduras

El regalo de mi vida me lo hizo mi tía dándome sexo

Publicado por Riv2000 el 02/02/2016

Mi nombre es Diego y desde pequeño he sido gordo eso me hizo un poco inseguro a relacionarme con mujeres, mi salida desde pequeño fue el masturbarme.

Y desde que empece a siempre hubo alguien con quien fantaseaba casi apenas la veía, mi Tia Mary, blanca, senos pequeños pero redondos que se notaban suaves, de cuerpo delgado pero con curvas ya que era de unos 1.65 de estatura, pero lo que mas le resaltaba eran el par de piernas torneadas, anchas y un trasero que parecía hecho a mano, ella era mi tía mas cercana, mis primos eran unos 3 y 6 años mayores que yo y pues siempre fuimos cercanos, llegue a quedarme vacaciones de verano enteras en su casa, incluso las de invierno y puentes, así que se imaginaran como creció mi fijación hacia ella.

Lo que les contare hoy paso cuando tenia 18, ella unos 45, era julio y toda la familia se había juntado en casa de mi tia para festejar no recuerdo muy bien que, pero todos iban algo arreglados no tanto como para ser serio pero si algo bien vestidos, yo me estaba quedando con ellos por vacaciones y pues la verdad ni en cuenta, todos los primos estábamos cada quien en su punto, yo de mi lado no podía dejar de admirar la silueta de mi tía en un vestido azul cielo corto, que le dejaba las piernas a la vista y era escotado, dejando ver la pequeña separación de sus pechos y sus bordes.

Durante la fiesta de vez en cuando la veía pasar y disimuladamente me quedaba viendo como meneaba el trasero al caminar, yo solo tomaba imágenes mentales para que esa noche tenga buen material, ya en la tarde-noche con unas copas de mas todos se levantaron a bailar salsa, cumbia, reggaeton, de todo un poco, yo no solía bailar de hecho me considero mal bailarín, pero mi tía supongo que al verme sentado y algo aburrido, se fue hacia mi e invito a bailar, yo al principio me negué, pero ya viéndole el lado bueno pues me anime.

Bailamos unas 2 ó 3 canciones hasta que empezó a sonar un reggaeton ya mas comercial, yo ya algo apenado solté a mi tía y bailábamos un poco separados, ella bailaba y reía muy divertida, de verdad disfrutaba de la fiesta, en un momento se acerco y me rodeo el cuello bailando muy sensual, todos reían y la miraban tomando en cuenta en que pues yo era un "niño", en ese momento yo ya pensaba mas con la verga que con el cerebro, y le tome de entre la cintura y las nalgas, ella no pareció reaccionar así que fui bajando hasta tener en mis manos ese culo con el que había tenido tantas fantasías, era tan suave como me imaginaba, pero igual lo sentía tan firme que no resistí a estrujarlo, apretaba suavemente y cubriendo las espaldas por cualquier cosa que alguien mirara,ya que terminó la canción, ella me soltó y dijo que descansemos.

Yo rojo como tomate y con una erección que gracias estaba todo medio oscuro para ocultarla porque era mas que evidente mi excitación, no quería tocar nada, podría haber muerto feliz en ese momento, solo pensaba en que debía ir a jalarme la verga en honor a lo que había sentido con mi tia pegada a mi cuerpo, cuando perdí un poco la vista de todos fui al baño rápido para ya bajarme esa erección que sentía me dolían los huevos, al llegar e intentar abrir me di cuenta que tenia seguro, y justo al querer tocar la puerta se abre y para mi sorpresa era mi tía, me sonrió y salió acomodándose el vestido por delante, siguió caminando y la imagen que vi casi hace que me explote el pantalón, mi tía se había atrapado el vestido con la TANGA que llevaba y podría verle ¡TODO!

En una lluvia de emociones de joven puberto y con la verga a reventar. la alcance con las tres piernas que en ese momento tenia y estirando suavemente la tanga le saque el vestido diciendo que debía tener mas cuidado o todos la conocerían a fondo, ella sonrojada me dio las gracias y planto un beso en la mejilla que creo fue tan sensual para mi como una acariciada a mi miembro.

Sabia que con todo lo que me había pasado no podía simplemente hacerme una chaqueta y ya, así que me asegure estuviera fuera de vista y después de unos 5 o 10 minutos de sufrimiento subí al cuarto de mis tíos que sabia nadie iría ya que es como que la regla no escrita, entré rápido, cerre la puerta y desabrochándome los pantalones me senté en la cama, me baje el pantalón y me empece a masturbar pensando en todo lo que había visto, tocado y echo con mi tía, tanto me sentía excitado que me quite ya el pantalón por completo y fui por unos calzones de mi tía, estaba como animal, no pensaba.

Con los calzones de mi tía enrollados a mi mano seguí masturbándome, pensaba en lo suave que le acaricie las nalgas y ella se movía, esa forma perfecta de su trasero que pude ver descubierto, el pliegue que se le marcaba entre pierna y nalga, me sentía a reventar... hasta que un sonido me hizo pasar un escalofrió por la espalda, ¡la perilla de la puerta sonó!, yo me tire de lado a la cama mientras veía como se abría la puerta, era mi tía, entro y dando un suspiro se quedo viéndome a mi en bóxer y con el calzón aun enrollado a mi mano, yo pedía perdón y decía que no era lo que parecía, que no le dijera nada a nadie, que solo fue una vez y demás incoherencias estúpidas

.Ella se acerco a mi y quitó el calzón de mi mano, mirándome me dijo:

TM- Esto es mio? te estabas tocando con mi ropa interior?

YO- Tia te juro que no estaba pensando, nunca lo había hecho, no quiero que esto te moleste perdóname...

Ella viéndome al borde de un desmayo me tomo de la cara y me dio un beso en la mejilla, se acerco a mi oído y continuo:

TM- Si tu me prometes controlarte mas con tus tocamientos te regalo ese calzon que veo tanto te gusta.

Dios lo que dijo que volvió a dejar con la verga como piedra y aceptando con la cabeza le dije que si, se lo prometía, se alejo y aseguro nadie estuviera fuera, regreso al cuarto y cerrando la puerta me viro ver, ahi estaba ella viendome fijamente y con una cara entre duda y curiosidad, de un momento a otro se acomodo el vestido y fue bajando su tanga por sus piernas, la tomó y dijo:

TM- Veo que eres obediente, hace rato me evitaste un momento muy embarazoso y esta es la primera parte de mi regalo de agradecimiento, (Se acerco a mi y con un movimiento suave rozó la tanga de su mano con mi verga dentro del boxer, dejandola entre mis piernas.) Enróllala a tu mano y sácate eso del bóxer gordito que aquí va la segunda y mejor parte.

Se puso de espaldas y se alzó el vestido dejándome ver sus hermosas nalgas, yo me saque la verga y comencé a masturbar de nuevo, se empino y quedaron sus 2 nalguitas separadas mostrando su rozado ano, quise tocar pero ella me dijo:

TM- NO, eso no es parte del regalo, pero si te portas bien puede que luego.

YO- Yo quiero tocar su culo. (entre suspiros y masturbándome)

TM- No gordito, mejor deja volar mas tu imaginación.

Diciendo eso se dio la vuelta y viéndome directamente dejo caer su vestido, había visto cientos de vídeos porno, pero nunca una vagina tan blanca y con un vello tan leve, sin dejar de verla seguí en mi placer tratando de no venirme, pero incluso estaba babeando con tal pedazo de mujer semidesnuda frente a mi. en eso siento caer algo en mi cara, lo tomo y veo que es su brasier, me tiro su bra!, ella rió y me dijo:

TM- Vaya gordito caliente, te gusta el quesito de tu tía?

Tocándose con dos dedos abrió su vagina.

TM- Saca tu lechita dieguito, no desobedezcas a tu tia.

Me empujo la cabeza y quede recostado en la cama pero sin dejar de masturbarme, ella subió a la cama y quedo de rodillas a mi lado, bajo la cabeza y beso mi pecho, pezones, cuello, hasta llegar a mi cara paró, comencé a tocar con mi otra mano su culo pero me detuvo, - que terco eres. - me dijo a la cara.

TM- Me obligas a tomar este asunto en mis manos.

Tomó mi verga y empezó a masturbarme, por dio que delicioso era, me sentía en la gloria, comencé a hacer pequeños gemidos, mover mi cuerpo recostado de arriba a abajo.

TM- Parece que esto te gusta, verdad?

Estaba rojo y con la cara hinchada, me resistía a venirme.

YO- MAS LENTO, MAS ABAJO, MAS LENTO, MAS ABAJO. (balbuceaba y seguía moviéndome)

TM- Ok, mas rápido y mas arriba, (haciéndome caso omiso acelero su ritmo) asi? asi? te gusta nene?

No aguanté, me dejé ir, me aferré al colchón con una mano, a uno de sus pechos con la otra, y comenzó a bajar su ritmo al ver que me quede quieto con la espalda tensa.

Saque leche de a disparos enormes, soltaba un pequeño gemido a cada lechazo y dejaba los ojos en blanco, mi tia estaba sonriendo y me acariciaba mi barriga con la mano que tenia suelta.

TM- Que niño tan obediente es mi sobrino favorito, sigues sacando leche. (me siguió pelando la verga unos instantes y me veía fijamente) te gusto hijo?

YO- Me encanto, quiero mas por favor tia.

TM- JAJA de verdad que eres un gordito caliente, (quito mi mano de su teta y se bajo de la cama para comenzarse a vestir) párate y métete al baño, ahora te paso ropa y digo que te manchaste comiendo.

YO- Si tia, gracias.

TM- Ve que llevaré estas sabanas al cuarto de ropa, manchaste todo gordito caliente, pensé que nunca dejarías de tirar leche. (abrió la puerta viendo que no hubiera nadie me saco y metió al baño) no tardes, yo entrare después.

Cerré la puerta y me quede en shock al no creer lo que me acababa de suceder, no hace falta decir que me masturbe de nuevo en el baño con el regalo de mi tía y ya después me metí a la ducha.



Este solo es el primero de varios encuentros que tuve con mi tia, ya despues les contare mas, este fue solo el principio de como me dejo de ver como un niño.

Gracias y hasta luego.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!