Categorías

Relatos Eróticos

Sexo con maduras

La madre de mi novia

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Mi novia veranea en Galicia, con su familia, y allí voy yo a visitarla en mis vacaciones. Yo no había deparado en los encantos de su madre, siempre he sido morboso, pero ella no me decía nada, hasta un día en que fui a la playa con mi novia y su madre. La madre es de las de antes, no la agrada que tenga el menor gesto de cariño hacia su hija en publico (ni en privado) hasta que no estemos casados, de hecho solo ve bien que vayamos de la mano. Estando ya en la playa, mi novia me hace ver la necesidad de que me de crema para el sol, pero la madre la dice que ya me la pone ella.


Yo me tumbé boca abajo para que no se me notara el cabreo, y entonces empezó a extenderme la crema por la espalda, al principio yo estaba frío, pero ella lo hacia de una manera tan sensual que cuando empezó a untarme en las piernas ya me puse a tope. Ella quería que me diera la vuelta para darme crema por el pecho también, dudo mucho que no notara que estaba excitado, me siguió dando la crema como quien no tiene prisa, bien extendida, por el pecho, y luego por el vientre, así hasta que estuve bien grasiento. Mi novia se fue a pasear, la playa es larga, yo no la acompañe, porque estaba cansado, además de seguir con un buen calentón dándole vueltas a lo de la crema. Cuando mi novia estaba en el otro extremo de la playa, la madre me dijo que quería quitarse el bikini mojado y ponerse uno seco, y que la sujetara la toalla para que no se la viera. Así, cogí la toalla y se la puse alrededor del cuerpo. Ella se quito con asombrosa habilidad la parte de arriba, pero la estaba costando mas la braga, yo miraba disimuladamente a ver que veía, y allí estaba ella, con esos pechos, grandes, y bastante firmes para su edad, y un culito muy bien conservado, una rubia melena mojada y una cintura bien cuidadita, era la primera vez que la veía como a una mujer. Una vez en la casa, mi novia marcho a comprar y yo quede a solas con la madre. Esta, que ya estaba claramente lanzada, apareció ante mi cubierta únicamente con una toalla.


Me quede un poco paralizado, ella me dijo que necesitaba un masaje. Yo no dude un instante, la tumbe en la cama y la puse la toalla de manera que tapara solo el culito. Empecé por los hombros, iba poco a poco, con calma,bajando, y mas, y mas, dejaba deslizar, como quien no quiere la cosa, los dedos por debajo de la toalla, un poquito, luego un poquito mas, para tantearla, luego iba a sus costados y hacia lo mismo con sus pechos, la rozaba de lado un poquito para ver su reacción, ella estaba excitada, como yo, y ansiosa, como yo. De repente, se quito la toalla, no dijo nada, de hecho ninguno de los dos decía nada, no había nada que decir, la empecé a lamer los pezones, con suavidad, mientras la acariciaba el clítoris muy suavemente. Ella buscaba mi pene, y cuando lo encontró me lo agito, con la torpeza de quien lleva muchos años sin sexo, pero de una manera tal que a mi me excitaba sobremanera, trato al poco de conducirme a su vagina, pero yo la quería ahí, ansiosa, la di la vuelta y empecé a lamerla el culo, gozaba, se veía que nunca había sentido esta experiencia, seguí un buen rato, hasta que ella estaba tan excitada que decidí parar y volver a dejarla con las ansias de mas, entonces fue cuando la penetre la vagina, con suavidad, poco a poco pero hasta el fondo, por primera vez la bese, con firmeza, metiéndola la lengua hasta encontrar la suya, y entonces empecé a follarla con ritmo, cada vez mas, y con fuerza, salvajemente, aguante sin correrme bastante, porque pensé que no lo lograría, hasta que ella llego al orgasmo. Ella creía que se había terminado todo, pero no era así, quedaba el plato fuerte, la di la vuelta y la penetre por detrás, previa preparación con aceite Jhonsons y metiendo bien los deditos, y ahí gritaba, de placer y de dolor, pero yo no pare, y seguí y seguí hasta que me corrí...¿te ha gustado?... si... eso fue lo único que hablamos, y desde entonces es como si nada hubiera pasado... pero a mi que me quiten lo follao.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!