Categorías

Relatos Eróticos

Sexo con maduras

Las bragas de mi suegra

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Tengo 30 años y soy un apasionado de las relaciones con señoras maduras. Estoy casado pero eso no me impide de vez en cuando algún escarceo con una de estas señoras tan placenteras y maravillosas en la cama. Me encantan las señoras gordas a partir de 45 años porque en la cama me han demostrado la maestría y el auténtico placer sexual. Debo decir que tengo un vicio irremediable y es el de las bragas usadas. Me encantan, me vuelven loco, me apasionan. Ese olor tan profundo e intimo de un buen coño de una señora mayor con sus jugos, sus pelos púbicos... en fin una delicia.

Pues este relato me está sucediendo en la actualidad y estoy pasando una temporada feliz a nivel sexual. Resulta que mi mujer no es de la ciudad donde vivimos y los fines de semana solemos ir a casa de mis suegros a visitarles. Mi suegra es una señora de 55 años, bajita, de unos 80 kilos y con unas tetas y un culo soberbio. Desde que la conocí, y puesto que yo ya tenía experiencia con señoras de esta edad, mi deseo por llevarla a la cama cada día era mayor.

Todo comienza un día, que fui al servicio de mi suegra y me encuentro el cesto de la ropa sucia allí. Encima de toda la ropa, estaban unas bragas sucias, utilizadas por ella. Eché el pestillo de la puerta y comencé a olerlas y a comerme toda esa maravillosa mezcla de flujos que tenía manchadas. Me hice una paja monumental.

Así fueron pasando los días y cada vez que iba al servicio buscaba entre la ropa sucia y siempre solía encontrar 2 o 3 bragas sucias las cuales me comía vorazmente. Un sábado me encontraba, o eso creía yo, solo en su casa y estaba bastante caliente y me fui al servicio dispuesto a comerme alguna braga de mi suegra. No eche el pestillo puesto que creía que estaba solo. Pero no era así. Estaba pasando mi lengua por las bragas y haciéndome una soberana paja cuando de repente abren la puerta. Era mi suegra... Me quedé blanco y no supe cómo reaccionar. La situación era bastante bochornosa para mí. Mi suegra puso una cara de sorpresa y me dijo:

- Qué haces cochino?

- Te estás comiendo mis bragas?

- Que significa esto?

Yo no sabia que contestar... Me quede sin palabras. En ese momento ella comenzó a bajarse las bragas que tenía puestas y me dijo:

- Ahora te vas a comer estas que llevo, delante de mí, que están todavía calentitas.

Yo no dije palabra y empecé a oler aquellas bragas que desprendían un olor muy fuerte. La polla me bajo de un golpe por la situación, pero empezaba ya a subir otra vez hasta que se me puso como una piedra, ya no me importaba que mi suegra estuviera allí contemplando la situación. Ella no decía nada y yo seguía comiéndome las bragas cada vez con mas ahínco.

- Eres un guarro, me dijo, cómo te pueden gustar unas bragas sucias y meadas, no me lo puedo explicar.

Yo ya no me corté y le dije:

- Tienes unas bragas maravillosas, me pones a cien y no lo puedo remediar. Ya sé que está mal, pero me encantan tus bragas. Eres una mujer muy apetecible y no me pude resistir a oler los encantos de tu coño. Seguro que mi suegro no te da caña y tu seguro que necesitas este mástil, duro y con aguante.

En ese momento me hizo tumbar en el suelo y me puso todo el enorme culo en la cara, aquel con el que yo había estado soñando durante mucho tiempo.

- Ahora te lo vas a comer todo, cerdo, me decía, comete este culo sucio y después me limpiaras el coño, ya que venia a lavármelo, me lo vas a lavar con la lengua.

No me lo hubiera imaginado de mi suegra, se puso a ordenarme desesperadamente que la diera lengüetazas y que la limpiara bien el coño y el culo a la vez yo sentía un placer y un morbo indescriptibles. Me estaba comiendo a mi suegra y se me pasaba por la cabeza mi mujer, pero eso no era problema en ese momento. Yo la dije:

- A ver si nos van a pillar.

- Calla guarro, y sigue comiendo. No te gustaban las guarrerias de mi culo? pues ahora te lo vas a comer entero.

De repente y cuando me estaba comiendo ese enorme culo, la muy cerda me empezó a mear en la cara y me hizo beberme parte de su pis.

- Si tu eres un guarro, yo soy una puerca así que ahora me vas a hace disfrutar a mí.

Empezó ella a comerme el rabo con una maestría impresionante y me dijo:

- Ahora échame toda la leche en la cara, que tengo sed.

La situación era impresionante. Me estaba tirando a mi suegra y me estaba demostrando que era una autentica sucia viciosa como yo. Me estaba tratando como a un esclavo sexual y yo disfrutaba maravillas. Estuvimos follando y comiéndonos durante una hora hasta que dije que lo dejábamos por si venia mi mujer. A ella le daba igual.

- Déjame que goce un poco más cabronazo, que mi hija ya te la come todos los días.

Yo ya me solté y me vestí y la veo que se vuelve a poner otra vez las bragas y se tira un pedo impresionante y me las da diciendo:

- Toma estas de recuerdo, para que te las comas.

Las bragas estaban bastante sucias y encima ahora con un poco de mierda incluidas. Me hizo comérmelas delante suyas y a continuación me las guarde.

Llegaron los demás a casa y nos pusimos a ver la tele como si nada hubiera pasado. Así seguimos todavía echando polvos cuando podemos, que es bastante a menudo, y así fue como descubrí la zorra que es mi suegra.

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!

Los relatos eróticos más leídos

 

¿Quieres publicar tu relato erótico?

 

¡SEXO FASHION!

Webs Amigas

Relatos eroticos