Categorías

Relatos Eróticos

Sexo con maduras

Maestra superada

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Todo comenzó en el icq…, allí conocí a un chico muy agradable con el que me gustaba hablar de música, casi teníamos los mismos gustos, aunque yo le llevaba como 9 años, se que dirán que a lo mejor no es tanto, bueno, no tenía la edad para ser su madre, pero hay etapas en la vida en las que las edades si se nota, pues bien el tenía 21 añitos, (hagan cuentas), siempre le rehuí a las relaciones con chicos más jóvenes que yo, toda mi vida, sin embargo, soy de esas mujeres casadas muy amadas pero mal atendidas…. Si amables lectores, yo soy de esas…, así que después de darle mil vueltas al asunto acepté a tener un affaire con él, por su juventud asumí que tendría mucha energía….y me decía –anda, enséñame todo lo que sabes, quiero que me enseñes a ser el mejor amante–… eso levantó mi ego, que ni que…

Acordó a pasar a recogerme en el horario de comida de mi trabajo… cuando se bajó del coche pude ver su menuda figura, apenas era un poco más alto que yo y muy, muy delgado, a pesar de que ya le conocía en foto en persona se veía tan frágil que casi me sentí pederasta…, subí al auto y él haciendo gala de su impulsiva juventud posó su mano en mi pierna, así que me entraron los nervios… él lo notó y eso hizo que su ego y su prominente miembro se elevaran y haciendo gala de su renovada confianza subió su mano hasta llegar a mi tanga e introdujo sus delgados dedos estimulando mi clítoris, mmmmm…. Y aún no llegábamos al hotel!!.

Cuando llegamos al elevador del hotel, no pude evitar lanzarme a sus brazos, y dar inicio a las “clases”, cuando llegamos a la habitación ya nos estábamos desnudando… continuamos comiéndonos mutuamente, y cuando llegó el momento de mostrar su equipo, me quedé de un pieza… contrastaba enormemente con el resto de su físico, su pene era grande, y ancho… y pensé que todo lo que le faltaba a su frágil cuerpecillo, lo tenía debidamente acumulado donde es preciso… así que de inmediato me di a la tarea de degustar tan peculiar herramienta, mmmm… era tan rico, ese pene estaba tan duro y caliente mmmm… solo de recordarlo yo misma me pongo emocionalmente erecta!! Sentí en mi paladar su abundante líquido pre-seminal, era un verdadero manjar tener esa delicia en mi boca, aunque por más esfuerzos que hacía no lograba meterlo todo…

Mi joven amante entonces se dio a la tarea de explorar mi cuerpo, me recosté en la cama y él subió mis piernas en sus hombros y comenzó a lamer mi caliente vaginita, y con sus huesudos dedos abrió los labios y encontró mi prominente botoncito, de inmediato lo lamió hambriento… –¿así nena?, ¿así te gusta? –, –Siiii…. Mmmm… más por favor así... –, –Dime si lo hago bien…–, –Oh si, así sigue mmmm….–, –Humm.. Que rica estás nena….mmm…–, –Penétrame papi, cógeme por favor–

Yo estaba más que lista y ansiosa de recibirlo, aún así me dolió un poco, cuando finalmente lo pude sentir dentro de mi, comprobé las ventajas de tener un amante joven, era tan vigoroso, se movía rápido, lo metía lo más profundo que podía al tiempo que con sus delgadas manos amasaba y magreaba mis tetas, mmmm… lo sentía tan grande dentro de mi, que me arrancó un orgasmo delicioso, finalmente se vino dentro de mi con mucha fuerza y abundantemente.....

Obviamente pensé que se tomaría unos merecidos minutos antes de continuar con nuestra deliciosa sesión de sexo, pero que equivocada estaba!, cuando terminó de venirse, me pidió que cambiáramos de posición, así que me puse en cuatro patas en la tradicional posición de “perrito” y mmmm…. Me penetró con la misma fuerza y energía que al principio, sensibilizada como estaba me hizo tener otro orgasmo casi de inmediato… se apoyó de mis senos para cogerme con fuerza, así como estaba lo sentía más grande si es que eso era posible, me lastimaba y al mismo tiempo era tan placentero….

–Oh, nena, me encantas–, – así papi, así más duro…más– , – ¿así esta bien? ¿Así es como lo querías? – Ohhh!... siiiii….–

Me volvió a llenar de su leche calientita y abundante… era tan rico sentir su gran pene explotando de placer dentro de mi…

Cuando terminó de darme su leche vi en el reloj que era momento de darme un baño para volver a la oficina, seguramente si no lo hubiera interrumpido, hubiera continuado… definitivamente yo no tenía nada que enseñarle a este joven y audaz amante... –¿Lo hice bien nena? –, –Lo hiciste delicioso cariño…

Desafortunadamente no pude conservarlo por mucho tiempo, ya que comenzó a confundir las cosas, me preguntaba que por que no lo quería y pretendía salir conmigo a deshoras como si yo pudiera ser una especie de “noviecita”… lástima…

Espero que hayan disfrutado esta aventura, tanto como yo disfruté recordarla…

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!