Categorías

Relatos Eróticos

Sexo con maduras

Sexo con señora madura, sexo real con una mujer madura

Publicado por MAGAZO el 08/01/2016

Una tarde aburrido salí a dar un paseo por las calles de mi casa, al dar la vuelta por una avenida transitada note que habían abierto un lugar nuevo de comida el cual no había visto, camine por la banqueta para acercarme un poco mas y ver mas allá, ya que el sitio parecía estar completamente lleno, me quede parado unos instantes en la entrada de aquel lugar cuando de pronto salió una señora madura muy sonriente, traía unos jeans ajustados que dejaban ver un par de nalgas firmes, una blusa escotada color azul que escondían un par de bellos senos, su cabello rizado y largo era de color negro, traía botas color café, ojos grandes, una boca muy rica y el color de su piel era blanco brillante, con un gesto de la mano me invito a pasar sin embargo le dije que no tenia mucho tiempo pero que en otra ocasión pasaría ya que no la conocía, transcurrió aquella tarde y me quede pensando mucho en aquella mujer ya que me había llamado mucho la atención, pasaron varias semanas y yo me había olvidado de aquel suceso, un día caminaba por dicha calle como a las siente de la noche cuando de pronto vi aquel lugar el cual estaba casi a punto de cerrar, camine a la entrada y al pasar vi a dicha mujer sentada en una mesa hablando con su gente, al verme dicha mujer me sonrió y con su mano me hizo una seña para que pasara lo cual dude un poco, pero al notar que había mas gente acepte y entre, la espere unos instantes que terminara de darles las instrucciones del día siguiente y se dirigió hacia mi para decirme que si le ayudaba a cerrar, yo traía tiempo así que le dije que si, se fueron sus trabajadoras y nos quedamos solos en aquel sitio, ella destapo un cerveza y me invito otra, nos sentamos en unas sillas de frente y comenzamos a conversar, me dijo que se llamaba Carmen, que estaba sola sin un esposo, que tenia varias hijas grandes, le dije mi nombre Gerardo mi edad que es veinticinco años y así comenzó una muy grata platica que duro un buen rato, por la cerveza que estaba tomando le pedí que me dejara pasar a su baño, me dijo que estaba al lado de mi pero que la puerta no cerraba del todo, entre me baje el pantalón y el bóxer para poder orinar cuando de reojo vi como aquella mujer me estaba viendo la polla, termine me lave las manos y salí para terminar mi bebida, pasaron varios minutos y note que ella se comenzaba a ruborizar no se si por la cerveza o por que me había visto, le dije que era un poco tarde, ella me dijo que si así que le ayude a cerrar dicho lugar, me ofrecí a acompañarla a su casa ya que era de noche, caminamos varias cuadras hasta llegar a su departamento muy pequeño que se encontraba en un cuarto piso, la deje en la puerta y me invito a pasar, me dio un poco de pena pero insistió que por favor la acompañara ya que sus hijas se habían ido y llegarían hasta muy tarde, entre con ella y nos quedamos platicando en su sofá, yo la note un poco tensa y comencé a darle un masaje en la espalda y cuello, me confeso que sentía muy rico ya que había trabajado mucho esa semana, se levanto del sofá y me dijo que se metería a bañar y que dejaría la puerta del baño abierta por si se me ofrecía algo, camino por un pasillo hacia su recamara y salió con una bata de baño, se metió y como dijo dejo la puerta entre abierta, yo me levante, me pare atrás de la puerta ya que tenia tremenda curiosidad de verla desnuda, comenzó muy lento a quitarse la bata de baño, dejándome ver su cuerpo desnudo, el cual era muy hermoso, sus pechos eran grandes con un pezón café enorme, su piel blanca brillaba por el vapor del baño, sus piernas, eran torneadas, sus nalgas firmes exquisitas, su sexo tenia abundante vello en forma de triangulo, sus pies tenían las uñas pintadas, no estoy seguro que me hubiera visto ya que el vapor del baño era abundante, termino de bañarse y no se cambio, yo me senté en la sala como si no hubiera pasado nada, ella se acerco hacia mi muy lento y me pidió que la abrazara, así que la abrace muy fuerte, cuando de repente sentí su aliento agitado sobre mi cuello lo cual hizo que bajara la mirada para ver que pasaba, de un momento a otro comenzamos a besarnos, las lenguas jugueteaban, el sabor de su saliva era muy rico, sus labios estaban húmedos, ella bajo su mano y la coloco sobre mi pantalón, mi polla se comenzaba a poner dura, yo con mis manos comencé a recorrer sus piernas mojadas, ella gemía hasta que en un movimiento metió su mano completa dentro de mi bóxer para agarrar mi pene el cual se puso duro, comenzó a jugar con mis testículos mientras seguíamos besándonos, yo metí la mano dentro de la bata para tocar sus pechos los cuales eran muy suaves, con mis dedos jugaba con su pezón, ella de inmediato se quito la bata y me dejo besar esos pechos de una forma salvaje, me pidió que la dejara ver mi polla completa, me levante y me baje los pantalones y el bóxer dejando que saliera mi pene erecto el cual es muy largo con venas a los costados, la cabeza brillante, mis testículos colgando, ella lo comenzó a ver de una forma muy morbosa, agachándose se lo metió en su boca la cual lo succionaba muy profundo, después de varios minutos de sexo oral paro, se recostó sobre el sofá y abrió sus piernas por completo dejándome ver ese chocho peludo que estaba muy húmedo el cual comencé a lamer como si fuese un dulce, su sabor era muy suave, perfumado, los labios estaban muy mojados la sensación era única, cuando de repente me pido que se la metiera toda, así que sin pensarlo se la metí tan profundo que comenzó a gemir una y otra vez, por tiempos metía solo la cabeza y la sacaba para que sintiera todo mi pene recorrer su vagina, cambiamos de posición donde yo quede sentado y ella se monto sobre mi de frente dejando ver sus tetas que rebotaban una y otra vez mientras sus caderas bajaban y subían , sus nalgas rebotaban en mis piernas, yo con las manos la ayudaba poniéndolas debajo de sus muslos para que subiera y bajara mas rápido, mis testículos rebotaban en su culo cuando ella bajaba, mi pene estaba tan duro que podía sentir todo su cuerpo estremecer hasta que me dijo gritando que se corría, espere hasta notar que su cuerpo se venia, me corrí a chorros sacando la polla para eyacular en su chocho peludo que quedo lleno de lefa, al terminar note que mi pene seguía duro, así que le propuse que con sus tetas me hiciera una rusa para terminar de sacar toda la leche, ella se puso de rodillas y con sus enormes tetas comenzó a masturbarme una y otra vez chupando la cabeza de mi polla mientras esta subía, sus pezones rebotaban en la misma hasta que por fin saque toda la leche que faltaba en sus tetas, rostro y boca, nos quedamos tendidos sobre el sofá sonriendo después de tan acalorado encuentro, tome un poco de energía me vestí y salí de aquel departamento ya que en cualquier momento llegarían sus hijas, ella me acompaño hasta la puerta sonriendo mucho me abrazo, nos besamos y nos despedimos. Ahora al pasar por aquel lugar de comida la veo y sonrió de forma única, ya que la historia que hay comenzó es de las aventuras mas ricas que haya disfrutado, ella también me mira como recordando esos instantes que seguro un día de estos se volverán a repetir.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!