Categorías

Relatos Eróticos

Sexo con maduras

Sexo en el baño

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Soy un chico de 20 años, no soy digamos muy guapo, pero me defiendo. Mido 1.80 cm. No soy muy corpulento, pero me defiendo en lo q a tamaño de pene se refiere.

La historia q les voy a narrar trata de sexo con la madre de un compañero de cole. Ella es una mujer fenomenal, un cuerpo bellisimo, una cara angelical, senos no muy grandes pero medianos, justo como me gustan, un culo maravilloso, si bien es mama de un compañero, no es tan vieja, y esta bien conservada.

Todo empezo un dia en q fui a la casa de mi amigo en cuestion a hacer un trabajo del colegio, ella estaba ahí, y al parecer se habia enterado de un romance de su marido con otra mujer, entonces estaba muy molesta. En eso en un momento quise ir al baño, y le pedi a mi amigo q me prestara el suyo, el accedio. Justo cuando entre al baño la encuentro a ella llorando sentada en el water. Como ya habiamos hablado en otra ocasión, me acerque a preguntarle q le pasaba, y como teniamos algo de confianza, me conto todo, y comenzo a llorar desconsoladamente, yo en un esfuerzo de consolarla, la abraze muy fuerte, para q se desahogue. En ese momento pense en llamar a mi amigo, pero luego pense q iba a ser difícil para ella contarle lo del padre. Entonces segui con el abrazo, mientras le decia al oido:

-no vale la pena q te pongas asi por ese huevon, eres una mujer demasiado hermosa como para q te pongas asi por un hombre.
-Es q es mi marido – me decia – no puedo creer q me haga esto.
-Pero si tu puedes tener a cualquier hombre a tu disposición – le dije casi gritando.

En eso se separo de mi y me pregunto si en verdad creia eso, entonces le dije q claro, solo falta con mirarla y hablar con ella 5 segundos. Luego de haberle dicho esto, ella se avalanzo contra mi y me beso de una manera muy ardiente, con mucha fuerza, como sacandose la rabia de encima, yo me quede impresionado por lo q estaba pasando, no lo podia creer, pero eso no me impedia de devolverle el beso a tremenda mujer. Luego de esto, me empujo y me tiro al suelo, cayendo yo boca arriba y ella encima mio, de repente me atrevi a sobarle la espalda y luego ir bajando lentamente hacia su culo, al ver q ella no oponia resistencia, le aprete con fuerza el culo, luego empeze a desliza mi otra mano hacia sus muy bellas tetas. Sus besos empezaron a bajar a mi cuello, mientras yo metia mi mano en su pantalón, para poder sentir esa vagina, q tanto queria penetrar. Justo en el momento q ella me bajaba el cierre del pantalón, me parecio escuchar pasos al otro lado de la puerta del baño, trate de ver si la puerta estaba con seguro y me alegre al ver q si tenia.

Segui besando el cuello hasta q ella me saco el polo y senti el piso frio en la espalda - malditas mayólicas, pense – ella me besaba el pecho, hasta q llego a la parte superior de mi pantalón, el cual ya estaba desabrochado, de un fuerte jalon me lo saco, dejando mi ya erecto pene al descubierto. Sus labios bordeaban mi pija, hasta q la empezo a chupar introduciendola toda en su boca, yo solo podia ver como ella sacaba y metia mi pija en su boca, dandole lenguetazos de vez en cuando, en ese momento no pude aguantar mas, ya sea por que era la primera vez q me la chupaban, o porque era una mujer q me exitaba demasiado, me corri lenandole toda la boca de semen, el cual ella trago con una cara de placer q casi me hace venirme por segunda vez.

Luego de tremenda mamada, con un movimiento muy veloz la tire de espaldas y le saque el buzo q tenia ella puesto – era un buzo de deportes, ya q era muy deportista, lo cual se notaba en su espectacular cuerpo – dejando un calzon no muy provocativo, pero no le di importancia, ya q sabia q llegaba de hacer deportes, le arranque el calzon con una mano mientras la otra se deleitaba manoseando sus tetas, al quitarle el calzon, quedo en desubierto una vagian totalmente rapada y provocativa, la cual empeze a chupar sin mas demoras. Luego de lenguetear tremenda belleza, y sentir las retorcidas de placer q daba, decidi besarle los senos y seguir subiendo, hasta q nos enredamos en un beso apasionado, luego de esto intente penetrarla.
-No – me dijo – prefiero no hacerlo sin proteccion.
-Bueno, pero estas segura? – le respondi, cuando lo unico en lo q pensaba era en penetrarla.
-Si, lo siento.
-Bueno pero de repente lo podriamos repetir otro dia, esta vez con todo – atrevia a decir.
-Sabes que? – me dijo, parandose lentamente, rebuscando en un cajon, dijo – estas de suerte.

Habia encontrado un condon, mi vida se lleno de dicha, mi pene se puso erecto nuevamente, y me pare a besarla con mucha pasion, la empeze a manosear por todos lados, tetas, culo, vagina, mi mano empezo a penetrar su sexo, ya humedo, hasta q me dijo q me poniera el condon, asi lo hize y en un abrir y cerrar de ojos, ella agarro mi pene con una mano y lo empezo a acercar a su sexo, la cabeza de mi pene empezo a entrar suavemente a su vagina, cuando ya habia entrado mas de la mitad, arremeti contra ella y de un solo empujon, mi pija entro en su sexo, proporcionandole un ligero dolor, empeze con las embestidas, al principio sutilmente, pero luego las fui haciendo cada vez mas fuertes, con la intencion de q no se nos escape algun grito de placer o dolor. Segui embistiendola, hasta q la posición se torno un poco incomoda, estabamos parados apoyados en la pared, la tire en el piso, lo cual me dejo ver por un momento su hermosa figura totalmente desnuda, luego me arrodille entre sus hermosas y largas piernas, las cuales levante hasta dejar en mis hombros, apunte mi pene a su sexo y lo introduje con fuerza, empeze a embestir con mucha fuerza, hasta q en un momento escuche la voz de mi amigo que, preocupado por mi demora, me llamaba:

-Franco, estas bien apurate pues mierda – me dijo bromeando.
-Ya voy – grite – ahorita salgo.

Esto no me detuvo, segui, pero con la intencion de terminar muy rapido, cuando ella llego al orgasmo, se encorvo por completo.

-Sacala y ponmela en la boca – dijo- echamelo en la boca.

Eso hice, se la meti en la boca y después de q ella me la besara y se la metiera en la boca con gran ahinco, termine de botar todo el semen q me quedaba entre sus hermosos labios, ella se limpio la boca y me pidio q no le dijera a nadie lo q habia pasado.

Sali del baño, con una satisfacción tremenda, todavía impresionado por lo q me acababa de ocurrir, tambien estaba asustado, por mi amigo.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!