Categorías

Relatos Eróticos

Voyerismo

Mi mama y mi amigo Francisco

Publicado por David el 22/05/2007

Hola, soy David, tengo 13 años y soy de Lima. Sé que muchos se preguntaran que hace alguien de mi edad en esta página pues simplemente con el acceso que tenemos al internet nuevas cosas se nos ofrecen de manera gratis. Y por eso es que aproveche esta página para contarles algo que pasó cuando yo apenas tenía 9 años y que recién hace un poco logre entender. Yo vivo por Surco, y como todos mis amigos jugábamos partidos de fulbito en las pistas, nuestras edades eran diversas, así como yo tenía 9, Felipe tenía 11, su hermano Luchito tenía 13, Gonzalo 9, Miguel 14, Emilio 13 y Francisco era el mayor tenía 17 años, a veces jugábamos con chicos de otros barrios. Un día jugando así fulbito, a Francisco le hicieron cabe y se tropezó raspándose la rodilla de forma muy fea ahí dejamos de jugar y nos quedamos sentados afuera de mi casa. Esperando que se secara su herida, los demás se aburrieron y se fueron a sus casas. Y yo me quedé con Francisco, porque el siempre me defendia de Miguel que me molestaba mucho y a Francisco lo molestaban porque era negro pero era buen amigo. Y en eso mi mamá que se llama Norma salió y nos vio y pregunto que pasaba bueno en realidad dijo gatito que pasa porque asi me llama mi mamá, gatito ronron yo no entendia bien porque pero asi me decia y en verdad me gustaba, yo le dije que mi amigo Francisco se habia hecho una herida en su rodilla, mi mamá lo vio y le dijo que pasara para curarle. En la cocina de mi casa, Francisco se sentó y yo puse la televisión mientras mi mamá traia alcohol y algodón para la herida. Y asi mi mamá le empezó a limpiar su herida, y como tenia mas raspones por su encima de su rodilla le remango un poco su short, yo miraba como mi mamá pasaba el algodón y a Francisco que le ardia. Mi mamá siguió curándole la herida y en un momento que le rozo por el short dijo uy, y se quedo sin decir nada pero de nuevo continuo aunque solo pasaba su mano, y lo miraba a Francisco. Yo lo vi a mi amigo Francisco y parecia que tenia verguenza no se porque pero asi parecia y mi mamá le dijo que tenia que curarle más arriba porque se habia raspado mucho. Y que mejor lo curaba en el cuarto. A mi me dijo que me quedara viendo televisión y yo asi hice y mi mamá fue con Francisco y escuché que cerró la puerta de su cuarto. Como yo queria saber que pasaba con su herida fui sin hacer ruido, y me acerque a la puerta a escuchar. Y al principio no se escuchaba nada, y yo no sabia que pasaba. Pero después escuche que mi mamá decia algo como que estaba grande, y yo pensé que la herida de Francisco no era tan pequeña como se vio. Y asi escuchaba algunas cosas que no llegaba a comprender, como cuanto mide, que se ve muy negra o que nunca habia visto algo asi. Yo solo pegaba mi oreja a la puerta para tratar de escuchar mejor pero era dificil. Así seguí sin oir mucho de lo que hablaban mi mamá y mi amigo Francisco. Y como no sabia que pasaba me puse a ver televisión un rato, al terminar los dibujos fui otra vez a escuchar que pasaba. Y lo que escuche no lo pude entender en esos momentos, porque se escuchaba que sonaba la cama y que mi mamá estaba como llorando y gemia y a veces soltaba un grito. Pero lo más raro era que lo que decia, como no te detengas Francisco, que se siente muy grande, y yo la verdad no sabia que pasaba. Así estuve escuchando un ratazo hasta que mi mamá soltó un grito que me asusto, y Francisco también soltó algo asi como un soplido fuerte y el ruido de la cama ceso. Con la oreja pegada a la puerta escuchaba asi como susurros muy bajitos, y luego escuche el ruido de alguien que se levantaba de la cama y yo me fui rápido hasta la cocina. Escuche que se abria la puerta y alguien salia y al ver era mi mamá que estaba con su bata y me miro y me dijo que ya habia curado a Francisco y yo le dije que bueno, ella sonrió y regresó al cuarto. Al ratito nomás salió mi amigo Francisco con mi mamá, sonriendo y él me enseño su herida que estaba limpia y curada. Nos pusimos a ver televisión mientras mi mamá terminaba de cocinar la comida y cuando mi amigo se iba a su casa mi mamá le dijo que viniera mañana para seguir curándole la herida y no se vaya a infectar. El se despidió de nosotros y se fue, yo estaba algo confundido con lo que habia escuchado en el cuarto pero al ver a mi mamá contenta y a mi amigo Francisco también contento pues no dije nada. En la noche cuando llego mi papá, yo le conté lo ocurrido en la mañana que Francisco se habia hecho una herida y que mi mamá se la habia curado. Mi mamá me miro con cara de preocupación y me corto y ella siguió hablando y le dijo que pobre muchacho la herida que tenia en la rodilla y mi papá dijo que bueno que lo ayudaras porque mi amigo Francisco era buen chico. Es que una vez mi papá vio cuando estábamos jugando fulbito y un chico de otro barrio me empujo y Francisco se le enfrento a ese chico y me defendió, y desde entonces me decia que mi amigo era buen chico a pesar que algunos vecinos se burlaran porque era negro pero mis papás eran diferentes y no les importaba el color de la piel. Al dia siguiente volvió a venir Francisco y mi mamá sonrió y le dijo para ir a su cuarto y curarlo otra vez, yo me quede abajo viendo televisión, pero como ayer fui sin hacer ruido y me puse a escuchar, mi mamá le decia que le gusto mucho lo de ayer, y mi amigo le dijo que a el igual pues nunca habia tenido sexo, yo no sabia de que hablaban pero si que lo habian pasado muy bien. Después ella le dijo que se apure, y no escuchaba casi nada de ruido, y de nuevo mi mamá dijo que grande la tienes, y mi amigo Francisco se rió. Después se escuchaban risas pero nada más y yo seguí esperando sin oir mucho y ya después de un rato me estaba aburriendo y me iba a ir a ver la televisión cuando escuche que la cama se movia más y que mi mamá decia que entra toda como ayer, y mi amigo Francisco decia que si. Y asi escuchaba el ruido de la cama y de mi mamá que gemia y soltaba unos gritos, pero que aun asi le decia a Francisco que no se detuviera. Mi curiosidad era muy grande por saber que que era eso del sexo y que pasaba ahí adentro pero mi temor era mucho mayor, asi que me conforme con escuchar el ruido de la cama que era mas fuete que antes y los gemidos de mi mamá. De tanto escuchar eso note que abajo mi pichula(asi le decia Francisco a su cosa y otros nombres mas que no recordaba muy bien y que luego aprendí) me daba algo asi como cosquillas y se ponia duro, yo me sorprendí de esto y me fui a la cocina sin saber que pasaba. Ahí me quede viendo televisión un buen rato hasta que mi pichula se puso normal, al ratito, escuche la puerta del cuarto y que salian mi mamá con mi amigo Francisco. Ellos me miraron riendo y yo reí con ellos mientras veia mis dibujos y ahí mismo mi amigo se fue a su casa y yo me quede con mi mamá. Yo le pregunte que habia pasado con la herida de su rodilla de Francisco y ella me dijo que estaba mejor pero que le tenia que seguir viendo la herida hasta que sane por completo. Yo sonreí contento porque mi mamá se preocupaba de la herida de mi amigo y aunque tenia mucha curiosidad y preguntas sobre que pasaba en el cuarto no lo hice. Así llego el tercer día y otra vez mi mamá y Francisco se encerraban en el cuarto y yo me pegaba a la puerta tratando de escuchar mientras ellos imaginaban que veia la televisión. De nuevo se repitieron los mismos sonidos, tanto de mi mamá como de la cama y yo seguia sin saber que pasaba, y otra vez mi pichula se ponia dura y me daba cosquillas pero esta vez no me fui y me quede escuchando, y me empecé a tocar mi pichula sobre mi short, lo que me daba un placer hasta ahora nuevo y desconocido pero que me gusto, ¿asi seria el sexo? Ni idea. Al salir mi mamá y mi amigo siempre sonreían y se mostraban muy relajados y yo no me molestaba pues veia que se llevaban bien. Como era viernes mi mamá le dijo a Francisco que descansara el fin de semana y que ya lo veria el lunes. Yo por mi parte esperaba con ansias ese día pues deseaba sentir las cosquillas que me producia el escuchar lo que hacian mi mamá y Francisco en el cuarto y que me ponia dura la pichula. El lunes llego, y yo esperando desde temprano, recién a eso de las 9am apareció mi amigo Francisco, que me saludo a mi y a mi mamá. Y como los días anteriores se fueron al cuarto rápidamente y yo tras ellos con cautela a pegar mi oreja a la puerta. Y una vez mas, tras escuchar ya los sonidos tan característicos, empecé a sentir las cosquillas y mi pichula se volvió a poner dura, estando asi me dio ganas de ir al baño. Y al salir y dar una ojeada a la televisión que seguia prendida, escuche unas llaves en la puerta de la calle y supe que era mi papa, sin pensarlo grite: Mamá, mi papá ha regresado, yo me acerque a mi papa y le dije que pasaba que se habia regresado de su trabajo y me contesto que se habia olvidado unos papeles en el cuarto. Yo lo seguí curioso de saber que pasaria, mi papá quiso abrir la puerta pero estaba con seguro y toco, pero unos instantes después mi mamá la abria y nos miraba con cara de sueño. Y mi papa le dijo que pasaba y mi mamá le dijo que le dolia la cabeza y por eso se vino a acostar un rato en la cama, mientras yo metia mi cabeza en el cuarto tratando de encontrar a mi amigo Francisco que habia desaparecido por completo. Mi mamá me miraba y sonreia divertida por mi curiosidad, al fin mi papá encontró sus papeles y se despidió otra vez de nosotros, mi mamá acompaño a mi papá hasta la puerta de la casa y luego regreso al cuarto donde yo aun seguia pensando que pasó con mi amigo Francisco. En eso mi mamá dice: Ya se fue mi esposo, ya puedes salir, y Francisco salió de debajo de la cama, yo no entendia que hacia ahí metido y le pregunté a mi mamá y ella me dijo que Francisco estaba matando unas arañas que estaban debajo de la cama y yo le dije que porque no le dijo a mi papá que mi amigo estaba ahí y me dijo que se le olvido. Yo lo tome como algo normal y me mi mamá me dijo que siguiera viendo mis dibujos en la televisión yo salí y mi mamá cerró la puerta poniendo el cerrojo. Yo guarde silencio y me quedé escuchando que decian, y mi mamá le decia cosas como que casi nos pesca, si no fuera por David que me alertó no hubieramos tenido tiempo de que te escondas, y mi amigo le decia que si que fue una suerte, y que gracias a mi se habian salvado, yo no entendia porque decian eso pero dentro de mi me sentí muy orgulloso de haber ayudado aunque no supiera como. De nuevo empezaron los gemidos de mi mamá y el ruido de la cama y otra vez se me ponia dura la pichula y me tocaba mientras escuchaba con la oreja pegada a la puerta. Así pasó ese día y el martes y el miércoles, pero yo seguia con la duda de saber que era lo que pasaba y que tanto llamaba mi atención por saber. Y estando un día mi mamá durmiendo en la tarde, yo me fui al patio de atrás de casa y donde da la ventana del cuarto de mis papas y ahí me di cuenta de la oportunidad que se me presentaba de poder saciar mi curiosidad, entre el medio de las cortinas se formaba una abertura lo suficientemente amplia como para poder observar sin ser observado. Y asi fue que me animé a ver de una vez por todas que era lo que ocurria tras la puerta. Espero que me entiendan pues tan solo tengo 13 años recién cumplidos y deseaba que me digan si les parece bien o no todo eso entre mi mamá y mi amigo. Chau.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!