Categorías

Relatos Eróticos

Voyerismo

Playa nudista

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

En esta ocasión fuimos a una playa en el pacifico mexicano, somos un matrimonio joven con espíritu aventurero, mi esposa es una mujer atractiva de estatura alta y muy buen cuerpo, siendo un poco más específicos tiene unas grandes y redondas nalgas blancas como la nieve y unos senos sensuales con grandes y antojables pezones.

La historia comienza con uno de esos dias en los cuales decidimos salir a explorar nuevas playas, caminamos cerca de 2 kilómetros de playa hasta llegar a unas rocas que dejaban ver un paisaje bellísimo, había una loma la cual subimos hasta encontrar un lugar parecido a una playa privada con servicio de restaurante y todo tipo de bebidas, cuando llegamos a ese lugar Oh! Sorpresa... había parejas completamente desnudas tomando el sol y jugando con las olas del mar, en ese momento tuve un sentimiento parecido al temor por una experiencia nueva inclusive pensé en regresar al otro lado de la playa, pero más fue la sorpresa cuando vi a mi esposa decidida a entrar en ambiente con el nudismo de esta playa.

Mi esposa llevaba un vestido muy corto y sin mangas que hacia notar completamente sus largas y bien formadas piernas asi como sus grandes pechos, cuando la vi decidida a entrar en ese ambiente tuve una sensación extraña al darme cuenta que la gente del lugar la miraba de arriba abajo dejando notar que miraban su belleza, fue entonces me pregunte ¿Como se pondrá esto si es que se llega a quitar el vestido?.

Nos quitamos la ropa que traíamos encima del traje de bajo y nos quedamos solo en traje de baño, mi esposa llevaba un bikini de dos piezas color amarillo con rojo, en ese momento pensé que solo estaríamos ahí por un rato y que nos iríamos pues mi esposa no parece el tipo de persona que tenga reacciones eróticas muy fuertes, y mucho menos porque yo le comente que había dos hombres mirándonos desde lo alto de unas rocas, grande fue mi sorpresa cuando ella se quita la parte de arriba del bikini dejando libres sus grandes y blancos senos, por el calor que hacia y lo erótico del ambiente sus pezones estaban de un tamaño increíble y parados de una manera realmente excitante, estos dos hombres al ver semejante espectáculo bajaron de las rocas y se colocaron cerca de donde estábamos nosotros tomando el sol, y lejos de que mi esposa se sintiera cohibida por la presencia de la gente, ella era la belleza andado sin pensar en lo excitante que resultaba su belleza en esa playa.

Pedimos de tomar dos cervezas y tranquilamente las disfrutamos tirados en la arena, mi esposa me comenta que vallamos disfrutar de las olas y nos levantamos para sentarnos en unas sillas y dejar ahí nuestras cosas, para esto ella se quita la parte de abajo el bikini quedando por un momento completamente desnuda yo estaba completamente en shock y con mi pene completamente parado al ver de lo que mi bella esposa era capaz de hacer... como un bonito detalle me comento que no se quedaría completamente desnuda y se puso una tanga que dejaba ver sus grandes y buenas nalgas, corrió hacia las olas y ahí estuvimos jugando y disfrutando un buen rato, habia mas gente en su mayoría extranjeros, fue divertido, en eso se nos ocurre tomarnos algunas fotos y me alejo de mi esposa en lo que voy a buscar la cámara. Ella al llegar las olas hacia fuerza en sus piernas y paraba las nalgas de manera que parecía una invitación para ser cogida, además de que su cuerpo denotaba excitación, para las nalgas tan sabroso que cuando encontré la cámara volteo a ver a mi esposa y me doy cuenta que detrás de ella habia un hombre que parecía por su aspecto de origen estado unidense que le veía las nalgas cada ola que pasaba, por su puesto ella no se daba cuenta que la observaban, simplemente ella mostraba su excitante cuerpo y se veía totalmente excitada, de pronto al Gringo de tanto ver a mi esposa se le empieza a poner duro el pene como pensando lo rico que seria cogersela, por un momento me puse celoso y me enoje sin embargo era de entenderse que con ese cuerpo y esos movimientos cualquier hombre podría haberse excitado, cuando vi que el gringo la tenia el pene completamente parado y que se acercaba a mi esposa corrí con la cámara en la mano y el se dio la vuelta y se fue a sentar donde tenia sus cosas.

Después de ver la reacción del gringo y que sumando a eso, se me acerca una persona diciéndome que mi esposa esta muy buena pensamos que posiblemente el lugar pudiera ser peligroso y decidimos irnos.

Ya excitada mi esposa de regreso al auto se puso solo un vestido transparente con lo cual iba mostrando su cuerpo a cada paso que daba y a cada persona que pasaba por esa playa, por supuesto que había varios hombres que no le quitaban la mirada de encima pero ella se mostraba segura de si misma y no le importo la ración de los hombres que se encontraba a su paso.

En realidad esta fue una experiencia muy excitante para los dos, y coincidimos en que lo volveríamos a hacer, en el final de esta historia, llegamos al hotel y cogimos como nunca.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!