Categorías

Relatos Eróticos

Zoofilia

CONOCIENDO A MI FAMILIA

Publicado por CAMILA el 05/06/2014

Hace mucho tiempo desde la última vez que escribí algunos de mis recuerdos de mi hermosa vida sexual.
Cuando recordaba mis inicios sexuales que comenzaron a los 14 años, creía que yo era muy perversa por estar con animales. Si bien la historia de mi familia está llena de incesto, engaños, etc., no conocía a ninguno o ninguna de mi familia que halla practicado la zoofilia. Esto hasta los 18 años.
En una visita a una tía, hermana de mi padre, en San Juan. Me encontre con una gran sorpresa. Ella tenia entonces unos 35 años, soltera, atleta, de buena figura pero un poco mal humorada.
Yo fuí unos días junto a mi prima Lorena. Eran las vacaciones de invierno y los 2 primeros días nos dedicamos a salir y conocer aún en los horarios que mi tia trabajaba. Pero una siesta, Lorena se quizo acostar a descansar y yo aproveche para navegar en internet.
Tuve la curiosidad de ver que tenia mi tia en su pc, y valla sorpresa. Como vive sola no se molesta en ocultar sus fotos. En una carpeta con un nombre extraño tenia un monton de fotos con sus amantes, orgias, y con un hermoso pony. En esa foto esta un comentario de una amiga de ella que decía: "aunque para todos la zoofilia es un degeneramiento... yo amo la pija a un perro". Entendi con esto que es todo cuestión del deseo sexual.
Luego ví un video donde mi tía era penetrada por el pony, ayudada por su amiga que filmaba. Luego en otro video, su amiga le succiona toda la leche a pony en una terrible mamada digna de aprender. La cual puse en practica mas adelante.
Esto me puso muy caliente y supuse que mi tia al estar sola tendría algunos juguetes. Busque en su habitación y no encontre nada, me dirigí a su baño privado y linda sorpresa: un cajón con juguetes de varios tamaños y diseños.
No perdí tiempo y comencé a jugar con ellos descartando los mas chicos y directamente avanzar con los mas grandes. Tenia uno inmenso de color negro, y como ya estaba muy mojada utilice mi vagina para lubricarlo, luego lo acente en el suelo y dirigí mi trasero hacia esa tranca abriendo mis tripas hasta mas no poder. Luego tomé otro y lo puse a la par para que me penetraran ambos agujeros. Mientras tanto con un tercero simule una mamada. Me día hasta terminar y continué un poco mas ya que no sentía el calor de una verga de verdad y me quedé con las ganas.
Terminé de jugar, deje todo en su lugar como estaba antes. Me fuí a recostar para descansar y pensar como me las ingeniaria para que a la noche tuviera un pedazo de carme de verdad, o mas.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!