Categorías

Relatos Eróticos

Zoofilia

Confidente amoroso

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Confidente amoroso

Bueno, yo les voy a contar algo que no muy comúnmente pasa, se trata de mi esposa miriam, ella en una mujer muy bella, con un apetito sexual muy exigente, ella es tipo caribeña de estatura mediana, tiene los ojos negros, nariz fina, pelo largo y ondulado, boca grande, con unos labios carnosos, que cuando se los pinta de rojo, cualquiera que la viera se le antojaría que le diera una mamada, ella es morena de piel muy suave y caliente, sus pechos son medianos pero muy bien formados, redondos y levantados, tiene unos pezones negros muy excitantes, pero lo que si me tiene total mente orgulloso es su trasero, es un trasero perfecto, con una pequeña cintura que se desliza suavemente por sus caderas para llegar a sus redondas y paradas nalgas.

Tenemos poco de casados, pero ya manteníamos relaciones sexuales desde antes de casarnos, puedo decirles que me toco la fortuna de estrenarla y romper su himen, al principio nuestras relaciones eran satisfactorias para ella y para mi, pero con forme fue pasando el tiempo se empezaron a hacer mas exigentes intentando posiciones nuevas he imaginando cosas que leíamos en revistas o que veíamos en videos, hemos experimentado casi de todo, en una coacción, navegando por la Red buscando nuevas fantasías, vimos la foto de una mujer que era penetrada por un perro grande, no se que rasa, pero era sorprendente, y esa foto miriam me pidió que se la imprimiera, para observarla con detención, yo con mi pensamiento lleno de morbo e imaginándome las cosas mas obscenas me empezaba a excitar, ella estuvo observando esa foto durante algunos minutos, y haciendo algunos comentarios, yo note lo que pasaba por su cabeza, pero en ese momento disimule mis deseos, y pasaron algunos días como si na! da, y yo fingí que no me interesaba, pero en realidad a mi me excitaba imaginar a miriam penetrada por una bestia de esa clase, la verdad es que no paraba de imaginarme esa situación y después de dos o tres meses le pregunte que si deseaba tener una mascota, de echo le sugerí que fuéramos a ver algunos perros a las tiendas de mascotas, que me interesaba que un guardián canino protegiera nuestra casa, por lo cual debería ser un perro grande y feroz, miriam estuvo de acuerdo, así que nos dedicamos a buscar un perro que tuviera esas características, no tardamos mas que dos días en escoger.

Nos decidimos y compramos un perro Labrador muy bonito y cariñoso, que por nombre le pusimos "redi" y que no le costo trabajo acostumbrase a nuestra vida, pronto aprendió trucos y mi esposa jugaba muy seguido con el en el jardín de la casa, mientras yo los observaba por la ventana y me imaginaba las cosas mas obscenas que podían suceder, deseando que algún día se hiciera realidad la fantas! ía de ver penetrada a miriam por nuestro perro redi.

Nunca me atreví a proponérselo, pero me lo imaginaba constantemente. En una ocasión, sali temprano de trabajar, así que decidí ir a casa a descansar, entre, me dirigí a la cocina a prepararme algo de cenar, cuando me percate de algunos ruidos que se oian (un especie como de gemidos) que provenían del cuarto de servicio que esta al fondo del jardín, y me dirigí cauteloso a ver que estaba sucediendo, el cuarto de servicio es pequeño pero tiene dos ventanas grandes y una puerta con cristal por donde se filtraba la luz del jardín al interior, mi sorpresa fue ver a miriam completamente desnuda, con las rodillas y las manos en el tapete de ese cuarto, y por encima a redi, fue entonces cuando me di cuenta de que debería ser cuidadoso para que no notaran mi existencia y poder observar lo que e un principio era mi mayor fantasía, así que mi pene fue tomando tamaño, y yo me puse a disfrutar como era que nuestro perro redi estaba penetrando a miriam con pasión y bestialidad, me acerque! un poco mas para detallar las situación y note como redi tenia sus enormes patas en la espalda ya rasguñada de miriam, mientras ella sudaba a chorros y empujaba con sus caderas el pene de redi, ella disfrutaba la entrada y salía agitada un enorme pene rojo, y empujaba con fuerza cada penetración de redi, era algo sorprendente, mi mayor deseo de ver disfrutar a miriam haciendo el sexo con esa bestia estaba cumpliéndose, note que el pene de redi era bastante grande como de 17 cm calcule, y sobre todo rea ancho como de 4 cm, miriam estaba disfrutando mucho pues su rostro reflejaba un placer profundo que lo expresaba con gemidos largos y alguno que otro grito, yo estaba exitadisimo y mi pene había tomado su máximo tamaño y no cabía mas en mi pantalón, así que lo saque y empece a frotarlo suavemente con mi mano, en ese momento oí un grito mezcla de dolor y pacer, que dejaba sin aliento a miriam, pues redi estaba haciendo su mejor trabajo entrando completamente en el sexo de miria! m, la penetración de redi era tal, que había entrado a miriam la parte de afuera del pene de redi esa parte ancha que tienen los perros en la base de su pene, con eso la excitación de miriam abría de llegar a un múltiple orgasmo, pues su sexo se encontraba atorado con lo ancho de la base del pene de redi, que yo pienso que eran 5 o 6 cm de ancho, así permanecieron durante algunos minutos sin poderse separar, fue entonces cuando note unas pulsaciones constantes en el vientre de redi, era que redi estaba vaciando su gran cantidad de semen en la vagina de miriam, el rostro de miriam estaba lleno pacer y de orgasmos constantes al mismo tiempo que rebelaba un dolor intenso por lo ancho de la base del pene de redi, después de que ambos llegaron al final de su encuentro sexual, se separaron lentamente y note como el enorme pene de redi iba saliendo de miriam al mismo tiempo que se le veía una gran cantidad de semen choreando entre las piernas de miriam, el cual redi lamía con astucia! , introduciendo su lengua entre las piernas de miriam asta llegar a su bonito culo, me di cuenta de que ellos habían terminado, y me apresure a subirme los pantalones y a retirarme para que miriam no notara mi presencia, esa misma noche yo tuve sexo con miriam, mientras redi se quedaba solo, aullando triste en el jardín.

Lo que sucedió después de un par de días no fue nada común, les relatare con detalle, era una noche clara, y miriam tenia puesto una bata transparente negra, sin nada abajo, mas que su suave piel morena, que dejaba ver muy bien su perfecta figura, sus afilados y puntiagudos pechos así como sus redondas y levantadas nalgas

Ella empezó a exitarme dando caricias en mi pecho y desabrochándome los botones uno a uno de mi camisa, acercando sus carnosos labios a los míos nos besamos con pasión, yo rodie su cintura con mis brazos y la apreté contra mi le besaba el cuello, al mismo tiempo que deslizaba mis manos por su espalda para llegar a su hermoso trasero el cual separe con mis ambas manos para que la tenue obscuridad observara su redondo y estrecho ano, miriam empezaba a ponerse húmeda, y yo empezaba a notar como mi pene tomaba tamaño, miriam continuaba besándome para rozarme con su lengua el cuello y después bajar por mi pecho para llegar a mi abdomen y con sus dos manos acariciarme al mismo tiempo que me desabrochaba los botones de mi pantalón, miriam se encontraba ya incada frente a mi pene que con dificultad saco del pantalon, pues habia alcansado un tamaño considerable, tomándolo con sus dos manos lo empeso a rosar con sus labios para después introducir la mitad de el en su boca, con una mano ! sostenía la mitad de mi pene que entraba y salia de su boca y con la otra acariciaba mis piernas y las empujaba hacia ella, a un lado nuestro se encontraba nuestra cama, por lo cual decidí sentarme en ella, para facilitar las cosas, nuestra cama no es muy alta , mas bien diría que es demasiado chaparra, por lo que la momento de sentarme apoyé las manos hacia atrás mientras miriam seguía introduciendo mi pene en su boca, empese a sentir que me venía, así que serré los ojos y me tire de espaldas a la cama, miriam debió haberlo notado y dijo, te dejare descansar pues no quiero que te vengas tan rápido, me soltó y me quede solo con los pies en el piso y con las rodillas dobladas y la espalda en la cama, mi pene seguía totalmente recto apuntando al techo del la habitación, entonces miriam se levanto y dándose la vuelta quedando de espalda hacia mi, se fue sentando lentamente en mi pene para introducirlo ahora en su ano, con una mano se apoyaba en mi pierna y con la otra agarraba m! i pene para que se fuera introduciendo, hasta lograr que la mitad estuviera adentro le dije que deseaba que todo mi pene estuviera dentro de ella, y fue cuando empujo con fuerza logrando que resbalara otros 2 o tres cm, estabamos ambos exitadisimos chorreando de sudor , yo me empece a mover adelante y atrás para que entrara en su totalidad mi pene, ambos nos quejábamos por el pacer y el dolor que sentíamos, entonces sentí algo estraño en mis testículos, algo como una lamida, pero era una lengua muy áspera y musculosa, era redi que había decidido unirse con nosotros, seguramente el olor de miriam lo había echo subir hasta nuestra habitación, mirían sorprendida intento levantarse pero no la deje tomándola por la cadera y empujándola hacia mi, mi pene aun segua dentro de miriam y miriam asustada por la situación quería separarse , pero yo insistí en no dejarla ir, le dije que se relajara que siguiera el juego, que lo sabia todo, que sabia que mantenía relaciones con redi y que! también yo disfrutaba sabiéndolo, así que se sintió mas en confianza y dejo que redi siguiera lamiendo el jugo que salía de su vagina, yo seguía penetrándola por el ano a todo lo que daba, seguía moviéndome como podía y redi lamía los labios vaginales de miriam, note como redi en dos ocasiones subía las patas a la cama queriendo introducir su pene en la vagina de miriam, pero sus patas traseras no eran lo suficientemente altas para alcanzar a miriam, así que fui yo quien me fui resbalando poco a poco hasta que mis nalgas quedaron al borde de la cama y facilitarle el introducción, redi introdujo su enorme pene en la vagina de miriam mientras que yo seguía penetrándola por el ano, miriam estaba loca de placer gritaba y gemía con fuerza al sentir que yo la tenia totalmente penetrada por el ano y que redi empezaba a mover su pene en miriam por su vagina, al estar seguro de que redi tenia ya su pene dentro de miriam empece a moverme con mas fuerza, a miriam se le empezaron a sal! ir las lagrimas de los inmensos orgasmos que estaba sintiendo en ese momento, entre el llanto gemidos y gritos redi empezaba si trabajo de moverse con habilidad dentro de miriam, fue entonces cuando ya no pude aguantar mas y dispare toda mi carga de semen dentro del ano de miriam, mientras ella seguía gritando y llorando de placer sintiendo a redi entrar y salir con rapidez, no no podía separarme en ese momento asi que deje que redi hiciera su trabajo, el pensar lo que estaba sucediendo en ese momento me llenaba de excitación, por lo que mi erección no disminuía y seguía adentro del ano de miriam, comencé a agarrar el pecho de miriam para apretarlo contra mi, mientras redi seguía entrando y saliendo con gran habilidad hasta que también se disparo dentro de miriam, la cantidad de semen que arrojaba redi era sorprendente, yo sentía como latía dentro de miriam e incluso choreaba machismo, su eyaculación duro mas de 1 minuto latiendo constantemente dentro de miriam, ella estaba! totalmente exhausta pues no se movía para ningún lado, y tenia las manos sobre la cama totalmente caídas y flácidas, redi se retiro de ella y de igual forma me retire yo de su ano, me di la vuelta y la tome por el cuello y la empece a besar, mientras que redi lamía su entrepierna tragando el semen que se había choreado, terminamos los tres muy cansados y después de un rato nos quedamos dormidos los tres, desde entonces redi sube constantemente a nuestra habitación, por lo menos una ves al mes, se ha convertido en nuestro confidente amoroso.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!