Categorías

Relatos Eróticos

Zoofilia

El perro alfa de la manada estaba para follárselo

Publicado por GUSTY el 07/09/2016

Me costaba decirle enrique, se subió a la camioneta y vi a la pendeja que tenía unos lentes oscuros , me saludo también con la mano desde adentro , yo hice lo mismo y se marcharon, ni bien hicieron lo mismo El Negro comenzó a ladrar nuevamente , cállate negro le dije- sentado en vos firme como lo había hecho el vecino enrique , fue una idea terriblemente mala , pues Negro me mostró los diente, mirándome fijos a los ojos , como diciendo ¿ qué dijiste?? , le di ración triple de alimento, para ver si quería ser mi amigo, no podía traspasar su límite de la cadena, siempre al margen, mi adrenalina era evidente y èl lo sabía, así que se me ocurrió allí parado desvestirme, me saque la remera , las zapatillas y el yoguins y me las jugué. Desnudo ante él
Me puse de rodillas y en cuatro al límite de su cadena y le decía –por favor Negro – no me muerdas, no me lastimes- por favor Negro—le suplicada- se lo imploraba--el comenzó a olfatearme, lo tenía a centímetros, me olía todo el cuerpo, su Osicó paso cerca de mi rostro , me olfateo cerca de mi tetillas y mi culo, ni me atrevía a levantar la cabeza , la mantenía baja, ni siquiera lo miraba, creo que si hubiese sido una perra, tendría mi cola entre las piernas, pues así me sentina una perra que buscaba que me cogiera el macho alfa de la manada, lentamente me tire al suelo y me di vueltas levantando las piernas un poquito, Negro se acercó a mis testículos y olfateo allí, luego paso un poquito su lengua sobre mi ano y mis testículos, se retiró unos metros y comenzó a rasguñar el suelos con sus manos echando tierras por el aire nuevamente, con la cola levantada , bien macho , era sin lugar a dudas el animal más hermoso que había visto en mi vida
Me puse muy suavemente en cuatro y muy lentamente , muy suavemente fui invadiendo su límite de cadena ,estaba en su territorio ,lleno de tierra , sentía mi espalda sucia, mi cola, mi rostro , mis manos, pero eso , a mí no me importaba, quería que Negro me cogiera si o si , a como dé lugar , quería sentir su pija enorme dentro de mí, el me miraba fijamente y fui ganando un poco de lugar, hasta quedarme quieto con la mirada al suelo al lado de su casita de madera , de la adrenalina pase a la excitación y me sentía caliente olía a estas alturas a perra caliente, yo en cuatro patas y el al lado mío éramos casi de la misma estatura , unos centímetros más grande, quizás , mi fluido pre seminal estaba a mil, me agarre la pija y mi mano se llenó de él, me lo pase por mi rostro y mi ano y Negro nuevamente me olfateo , primero el rostro y luego el culo allí paso su lengua áspera suavemente una y otra vez, me quede quietito, caliente y cada vez más excitado, jadeaba cuando èl me pasaba su lengua por mi ano, yo lo relajaba y hacia fuerzas para que el siguiera lamiéndome allí , sin dudas me estaba calentando como a las perras , arqueaba la mi cola , en evidente calentura , y Negro lo sabía , me comenzó a frotar con su cuerpo , como refregándome todo su olor , se frotaba fuertemente sobre mi piel, sobre mi cara , yo en cuatro me moví un poquito , poniéndole la cola ,como invitándolo a que me montara, lo hacen las perras cuando ya están listas para que su macho las coja, èl parado al lado mío y yo moviéndome un poco más ,, lo buscada , con mi cola, poniéndosela cerca de su pija entre las patas traseras y su costillas , justo donde estaba su verga, Negro levanto una mano y me clavo las uñas en mi espalda , y la dejo allí, un ratito como probándome montar, supongo que era para ver como yo reaccionaba, desde luego que ni me moví, aunque sus uñas me dolían , me quede quietecito, lo podía ver y su mirada ya era distinta, sus ojos le brillaban , sus orejas paradas, signo de excitación y calentura , sin dudas èl en cualquier momento me montaba; era cuestión de tiempo , sabía que Negro me la iba a meter toda adentro, estaba listo, sumiso, entregado era su perra y él lo sabía, bajo su mano nuevamente por segunda vez, fue en dirección al cubo de agua y bebió un poco de agua yo en cuatros patas lo seguí he hice lo mismo , bebí de su cubo de agua pues también tenía sed, Negro me observo por un instante y me tomo de nuevo con las manos clavándome las uñas mas fuertes aun , atrayéndome hacia èl y comenzó a cogerme con mucha mas violencia, sus pajazos pasaban cerca de mi ano una y otra y otra vez, haciéndome doler, mis manos en la tierra flaqueaban y apoye mis codos en el suelo eso hizo que mi rostro quedara casi en la tierra, sentía las embestidas de Negro muy fuertemente , èl estaba excitadísimo, frenético ; al quedarme en esa posición , con la cola mas levantada , no tardo en encontrar mi ano. Su pija Entro de abajo hacia arriba , hasta el fondo, sus testículos los sentía golpear con fuerza en mi culo, el Grito desgarrador que salió de mi garganta , fue bestial, si el vecino enrique hubiese estado cerca , sin lugar a dudas me hubiera escuchado, pero por suerte esta solo el Negro y yo.
A él no pareció importarle mi grito lastimoso, solo arremetía y arremetía con fuerzas, me puse en cuatro patas nuevamente y Salí gateando en dirección a la casita de Negro, con èl cogiéndome por detrás, quería meterme toda su verga en mi ano, para quedar pegados como lo hacen ellos. Gateando con dificultad pues Negro estaba prendido, logre que se le saliera la pija de mi culo, haciéndome gritar nuevamente y se bajó, yo seguí gateando rumbo a la entrada de su casita de maderas, me quería meter dentro, me sentía una perra adolorida, me dolían las rodillas , el ano, justo cuando estaba por llegar a su puerta , Negro me tomo de nuevo muy salvajemente y comenzó a cogerme nuevamente, no podía moverme más, me quejaba y quejaba , salían de mi boca ---por favor Negro , termina ya—por favor ---le suplicaba èl respiraba y babeaba fuerte y rápido, su saliva caía en mi espalda y en mi cabeza, en una de sus bestiales envestidas , su pija entro nuevamente en mi ano, haciéndome gritar por segunda oTerceravez,AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, arremetía con fuerzas, metiéndomela más dentro, pero esta vez su pija en mi culo era distinta, sentí como golpeaba sus testículos y su nudo nervioso a medio formarse , casi me entra ese pedazo de verga en mi ano dilatado, pero note que crecía y crecía cada vez más a medida que me partía el culo, no tardo en disminuir sus embates , pues , se quedó quieto , me estaba acabando dentro, me llenaba el esfínter de leche caliente, que corría un poco por mi cola y mis glúteos, me estaba dando todo lo que tenía acumulado, yo estaba desorientado, estaba ido , èl era mi perro y yo su perra, sucia, penetrada, cogida. Mi ano se dilataba cada vez más , pues su pija crecía a un ritmo infernal, se quedó quieto en mi espalda un par de minutos y se bajó, haciéndome gritar , muy muy fuertemente , pues me arrastro hacia un costado cuando su pija salía de mi ano, haciéndome caer de costado, estaba sin fuerzas, me dolía todo el cuerpo y mi culo aún más . tenía ese nudo en la garganta , del grito ahogado , lastimoso y quejoso , esa sensación que había sentido otras veces, cuando manchitas me había cogido y desvirgado el ano, quede tirado en el piso en posición fetal , acurrucado y mirando a Negro que tenía la pija como de unos 17 cm de largo, balanceándose , su nudo nervioso era más grande aun , incluso más grande que el de manchitas , su pija goteaba un poco de líquido seminal, él se lo lamia, y yo en esa posición fetal , sentí como de mi ano salía un líquido espeso , era lo que el Negro me había dado su acabada , su leche , su esperma , como quieran llamarlo; lo expulse allí , sin más , sin remordimientos, sin control , como una perra , como cuando te dan la mejor cogida de tu vida , ese era el Negro , se había dado el festín de su vida conmigo .
Había perdido la noción del tiempo, calculo que estuve ahí tirado unos 5 minutos interminables, Negro se acercó y lamio mi ano , dilatado, choreado de su jugo, paso varias veces su lengua y se echó a un costado , cansado , agitado y con la lengua afura, poco a poco comencé a recobrar mis fuerzas y me fui incorporando , no lo toque , ni siquiera lo mire, solo me incorpore lastimoso, muy adolorido , cogí mi remera , mi yogins, mi mochila y el balde de aguas que había quedado tirada por ahí, y me fui en dirección a la primera aljibe que vi, caminaba con dificultad, pues creo que Negro me había roto el ano , aún más de lo que lo tenía ya, como pude saque agua del aljibe con el balde y me lo volqué en mi cabeza, sacándome toda aquella revolcada que tenía sobre mi cuerpo desnudo, al contacto con el agua fría, sentí mucho dolor , un escalofrió recorrió todo mi cuerpo ,y me ardían los arañazos que mi macho me había dejado en mi espada, mis glúteos y en mi pelvis , me toque mi ano y me dolía muchísimo, no había sangre , por suerte , pero me ardía , me seque , con la toalla y me vestí, como no había terminado de darle de beber y comer todos los perros , lentamente me fui recuperando y debía cumplir con mi tarea , de esa forma me daba tiempo para regresar a casa que ya se había hecho algo tarde tarde , de todas maneras había sol, era diciembre y la tarde era larga, concluí con todos y nuevamente pase . por negro , al verme me miraba con esos ojos que hacían que mi sangre corriese a mil, produciéndome un escalofrió en todo mi cuerpo, era inevitable, el producía todo eso en mí, no sé por qué , era distinto, ni siquiera me atrevía a darle una caricia, su pelo le brillaba con la luz del sol, su cola levantada y su postura de mucho me inhibía en lo más profundo de mi ser, solo le di nuevamente agua y otra ración de comida y me marche.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!