Categorías

Relatos Eróticos

Zoofilia

Mi primera experiencia zoofilica

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Mi nombre es Catherine, aunque mi familia, y algunas amistades, me llamen caty, no me agrada mucho la idea de que me nombren en diminutivo, ya por costumbre me llaman así, bueno empezando con mi relato diré que tengo 19 años, ojos miel, cabello castaño; y no revelare de que país soy, ni apellidos tengo por temor a ser descubierta, y si revelo mi nombre, es por que sé que mis padres y sus amistades, casi nunca entran a la red, ya sea por trabajo, desinterés, desconocimiento de como navegar en Internet, o por que tienen que hacer otras actividades, y aunque fueran usuarios frecuentes de la web, dudo que encontraran esta pagina, mis amistades cercanas, ninguna es adicta, ni siquiera aficionada al internet, y algunas no cuentan con internet, y ni piensan en conseguir clave, o modem. disculpen que divagué en esto pero creo que es necesario para que conozcan que difícil fue para mí decidirme a escribir esto, ya que vengo de una familia con muchos prejuicios, y lo que narraré seria indecible para mi madre, si bien tuve que cortar con mi ex, que ha sido el único novio que he tenido fue por presiones de mi papá, pero en realidad a mi no me interesaba ese chico, de lo contrario hubiera luchado por estar con él.

....en mis ratos de ocio, encontré en la red " los relatos de marqueze ", sí bien al principio de leer los primeros relatos, consideraba que todos eran inventados, o que eran narrados por depravados, pues muchas cosas de las narradas eran inimaginables para mí, recuerdo que cuando entre a la sección de zoofilia, y leí un relato, que ahora no lo recuerdo, me vinieron a la mente muchas imágenes que me excitaban, era un mundo nuevo para mí, la mano con la que sostenía el mouse me empezó a temblar, y al momento empecé a sentir una serie de pensamientos que nunca habían aflorado en mi mente..

Al tiempo y por la excitación de los relatos y sumado a mi libido normal, me decidí a iniciarme en estas practicas, pero tenia miedo a ser contagiada por una enfermedad de mi Can, que por cierto me falto decir que es un pastor alemán, que yo lo considero grande pero creo que es una raza clasificada como mediana-grande, para ser exactos.

Bueno al tiempo me entere que solo te puede contagiar 2 enfermedades, la rabia y la leptopirosis, ambas se previenen con vacuna, y preguntando a diversas personas y hasta a veterinarios me entere que actualmente es raro se presenten estas enfermedades en lugares urbanos, ya vacunados como lo está mi perro no hay riesgo, el otro riesgo aunque menor, es riesgo, son los parásitos, pero también esta desparasitado...

También puedo contar que antes de iniciarme en esta aventura contacte a varias personas que conocí por mensajero instantáneo, que no revelare su identidad, pero ellas también habían contado su historia en relatos, y eso me hizo comprobar que muchos relatos eran hasta 100 % reales...

Ya con mucha introducción empezare a contar mi relato..

Como dije temía por las enfermedades y hasta antes de saber que todas son previsibles (claro si no dejas que el perro ande de vago y lo llevas al veterinario ), había pensado en ponerle un preservativo cuando ocurriera mi experiencia, pero opte por no exagerar en precauciones que después me parecieron de sobra, bueno luego al quedarme sola en casa, y me decidí.

La primer "sesión" solo me puse en cuatro patas y deje que me lamiera mi anito y mi vulva, se sintió súper-bien, pero me dio miedo y solo fue menos de un minuto,

La segunda fue una semana después, en inicios de marzo del 2002, hace una semana, me quede sola y rápido me fui a mi patio que tiene muros altos lo que hace que ningún vecino pueda asomarse o algo y césped ingles que esta muy bien cuidado y hace agradable el patio trasero, tanto que uno se siente sobre él como en una cama mullida y fresca, y me desnude, el sol calentaba mucho a pesar de ser invierno el clima estaba tibio, y me golpeaba mi piel que esta pálida como mármol blanco, debido a que hace meses no me bronceo o voy a la playa, esta vez use miel como lo leí en un relato, me la coloque en mi anito y me cubrí mi conchita por que no me sentía preparada, me puse en "cuatro patas" y levante mi trasero entonces el perro lamió mi anito me metió la lengua hasta mis profundidades con su lengua áspera y gruesa, y fueron solo 3 minutos pero muy agradables deliciosos, , diría para ser precisa, las piernas me temblaban por que esto era nuevo para mí, y también muy excitante, después de esos 3 minutos el perro trato de subírseme o de "montarme" pero no lo deje, note como su falo salió por completo y cada vez se ponía mas grueso, me voltie y abrí las piernas y flexione las rodillas enseñándole todo mi sexo a mi perrito, con mi mano izquierda abría mis labios mayores y con la derecha me acariciaba y me pellizcaba los pezones que se pusieron más rígidos, mi mascota y amante no tardo ni 5 segundos en ver lo que quería y comenzó a lamerme mi entrada vaginal, fue al principio algo divino, y me hizo hacer la cabeza hacia atrás de placer, pero empezó a meter su lengua muy adentro cosa que me asusto, pero lo controle con mi mano izquierda cerrando los dedos y negándole la entrada de su larga lengua, también tengo que mencionar que aun no he perdido mi virginidad el continuaba oliéndome y tratando de lamerme, yo permití que continuara pero de una forma controlada, o sea dejaba que me metiera su lengua hasta donde yo quería, también controlaba los lapsos en que lo hacia, así estuve en un tiempo que yo calculo como 10 minutos y allí tuve mi primer orgasmo con mi nuevo amante, que fue sublime y no sé si fue por tanta excitación reservada o por lo que me provocaba verme a mi misma, en esa circunstancia, iniciándome en lo que siempre creí algo "anormal", sentía el roce del viento y el sol sobre mi cuerpo totalmente desnudo pero lo que más sentía era esa lengua entre mis piernas y el roce de su hocico en mis muslos me producía cosquillas y más excitación, lo separe de mi con las dos manos, tomándolo del hocico, y me prepare para la siguiente acción, fui así desnuda como estaba, adentro de mi casa para ponerle calcetines, por eso de que te rasguñan la espalda, me costo un poco de trabajo ponérselos y sin más preparativos me puse en posición de "perrita", la adrenalina del momento me dio valor para seguir mi plan, me puse mostrándole todo mi trasero levantándolo lo mas que pude, flexionando mis brazos para no cansarme, quede con la cara a unos centímetros del piso, entonces, el trato de montarme, pero yo le tome su pene y lo dirige a mi anito, y me lo metió todo, era fantástico, sentí que me desmayaba de placer, y inicio a moverse súper-rápido, el pesa mucho así que tuve que apoyar mi cabeza en el césped completamente, cosa que me excito mas pues me sentía completamente dominada, entraba una y otra vez en mi a una velocidad sorprendente, y yo estaba babeando de lo que gozaba, su pene empezó a engrosar, mas y más y sentí su bola como al principio no entraba, pero no era tan grande como decían los relatos, para mi sorpresa empezó a crecer dentro de mí, y al sentir esto tuve otro orgasmo, creo que fue por quedarme atenta a como engrosaba su bola, así duramos hasta que sentí su semen en mis intestinos que era abundante y muy caliente, estaba hirviendo, y dejo de moverse, quise desabotonarme pero no pude ya llevaba mas de media hora desnuda sobre el patio iniciándome en estos placeres, y comencé a pensar si alguien de mi familia llegaba, mi tía Karina tiene llave y suele entrar cuando no hay nadie en casa, así que pensé que tardaríamos mucho abotonados, pero no fue así, el perro dio su pata sobre mi y se puso de espaldas, estábamos trasero con trasero, y se sentía bien y era nuevo, pero tenia miedo a que alguien me viera así que hice esfuerzo, y en menos de 30 segundos de que se volteo ya me desabotone, me gustaría disfrutar la situación en que me encontraba pero el miedo y los nervios me ganaron.... ..odin, como se llama mi perrito, se puso a lamerse su sexo... , yo . ..rápido, entre a la casa me metí a bañarme y sentí como aun unas gotitas tibias de su semen estaban en mi anito, las piernas me temblaban, no se por que, supongo que por todas las emociones nuevas, y también por nervios, me puse otra muda de ropa, me peine, y en eso recordé que a las 4: 00 p. m. tenia clase de ingles y ya eran las 3:20 p.m., así me aliste rápido y llegue 5 minutos tarde, pero no puse atención en nada de la clase porque solo pensaba en mi nuevo amante "Odin", así se llama mi perro, pero a mi no me agrada el nombre así que solo le digo Dogo o perrito. Quiero decir que todo este relato es real, y si cambie algo fue quizás un nombre pero las iniciales de los mismos, y las fechas y hasta las horas son verdaderas. Por esta experiencia es algo que recomiendo ampliamente, si estas bien informada puedes disfrutar muchísimo de esta categoría erótica, que era practicada, hasta en la antigua Grecia, y si no puedes tener relaciones totales, por no perder tu himen(en el caso de si eres virgen), pues ya vez que yo, disfrute mucho de todas maneras.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!