Categorías

Relatos Eróticos

Zoofilia

VISITANDO LA GRANJA DEL ABUELO

Publicado por CAMILA el 05/06/2014

Con mi primera experiencia con un pony pude aprender mucho. Luego de eso busque videos en internet y ví que la podia pasar mejor y dejando que ellos me cogieran. Sus pijas son grandes pero no de dimensiones que pudieran lastimarme. Todo lo contrario, lo que mi culo necesita.
Así que me puse manos a la obra. Organicé mi viaje a visitar a mis abuelos, faltaban 3 días para viajar y no podia contener mis deseos de que me penetraran los ponys de mi abuelo. Esa noche no pude dormir, me la pasé cogiendo con mi perro en el quincho que tenemos en el fondo de casa para que no me escucharan mis padres. Al día siguiente, al medio dia, se acerca nuestro vecino, mi amante... don Carlos. Llego para invitarnos a un asado, era su cumpleaños y lo quería festejar. A la siesta me mando un sms avisandome que tenia sorpresas para mí, a lo que le respondí que yo tenía su regalo listo. Era una excelente ocación para calmar mi culo ardiente.
Nos juntamos temprano, habia mas de 40 personas en la fiesta. Y temprano comenzaron los excesos, empezaron a destapar vinos como nada, todos eran personas adultas y algunos hijos mas grandes, por suerte no llevaron a los niños. Me junte a charlar con Miguelito, el hijo del cumpleañero y otros chicos mas que no conocia de antes. La cena estuvo buena y divertida, pero como a la 01 de la mañana comenzaron a retirarse, habia que trabajar al día siguiente. Mis padres se fueron, de los jovenes solo quedamos Miguel y yo. Y unos pocos adultos, los mas fiesteros.
A Miguel se lo notaba cansado y aburrido, por lo que aprovecho para invitarme a revolcarme con él, me negue, pero insistió tanto que le regalé una buena mamada. Le dije que tambien me iría a dormir por lo que se quedo en su cuarto. Cuando baje lo vía a don Carlos en la cocina, su esposa ya estaba dormida y solo quedaba él. Sin vueltas, le chiste y cuando giro a verme desprendí un par de botones de mi camisa para que observara ya no tenia mi sosten. Me tomo de la mano y nos fuimos al quincho, aún con musica como si la fiesta siguiera... y era así. Quizó desnudarme pero que dije que el que recibiría el regalo sería él. Lo sente en un comodo sillon, desprendí su pantalon y comencé con una mamada profunda y suave. La practica que tuve con él me enseño a meterme todo su enorme rabo hasta mi garganta. Lo tuve así hasta que termino en mi boca. Para dejarlo descansar y me monte, me recoste sobre un meson y deje que me desvistiera y me pasara su lengua por todas partes. Una vez ya desvestida y mojada por todos lados por sus babas lo invite a sentarse nuevamente, me subí sobre el y comencé a montar su hermosa tranca. A todo esto siendo que alguien se acerca, quiero levantarme y me detiene. Me dice que ahí viene mi sorpresa.
Llega uno de los que se fué temprano de la fiesta, su jefe. Queda maravillado al ver mi escultural cuerpo, don Carlos me dice que quería cumplir un fantasía conmigo. Por ser su cumpleaños no me negué (tremenda calentura que tenia). El viejo se desnudo impresionandome él a mí por su tranca, igual a la de mi primo Mario, pense que no habría otra persona que tuviera una pija de esa magnitud. Gire para seguir montando a mi macho y tome la pija del viejo para comenzar a chuparla. Tardo en ponerse dura asi que hicimos que el viejo se sentara, lo monte y mi macho ya sabiendo introdujo su verga en mi culo. Los 3 armonizamos nuestros movimientos y gozamos al máximo. Don Carlos endureció el ritmo y termino dentro de mi trasero y en cuanto se quito saque la del viejo de mi vagina y me introducí por atras. Lentamente fuí tragando mas y mas su tranca, el viejo no paraba de pellizcar mis pesones y lamerlos. No logré que entrara toda ya que no era muy firme, pero sentía como mis tripas sedian ante esta tranca. Lo cabalgue al viejo por un buen rato, noto que me estaba cansando así que me detuvo colocandome a 4 para empezar a trabajar el. Me tuvo como 20 minutos el viejo para poder acabar, yo hasta eso tuve como 3 orgasmos maravillosos. Todo termino como a las 5 de la mañana.
Me fuí a la granja de mi abuelo un buen fin de semana, esta vez sola, no esperé a que llegara algunos de mis primos. Ya con 17 años tenía una basta experiencia en el sexo, y de calidad por lo mayores de mis maestros. No me sirvio de mucho la cogida ya que quedé mas caliente.
Como siempre, colaborar con las tareas para que vean todo normal, y una vez retirado los peones empezó el juego.
Deje los perros de lado, quería ir directo al grano. Me metí en el box del primero ya desnuda, tome su tranca y se la mame con muchas ganas. Rapidamente tomo su tamaño, me puse a 4 e inmediatamente quizo montarme. Me gusto mucho ser maltratada por el animal buscando ensartarme con torpeza y violencia. Lo ayude a introducirla y empecé a recibir sus estocadas, y al sentir su cabeza como palpitaba dentro de mí para eyacular, me hizo venir junto a la bestia. Nos quedamos solo un momento así y se quitó. Como buena puta sentía que algo me faltaba, no estaba completa, así que sali en la posición que estaba dirigiendome al otro box, por lo que los perros estaban locos por montarme; tomé a uno por su collar y lo acerque para mamarle la verga, así quedó el otro sin interrupción para montarme en el primer intento dandome con dureza y mucho ritmo. Ahora me sentía mejor al tener por lo menos 2 agujeros llenos. El perro terminó dejandomé a mí con las ganas aún, me levante, ingrese al siguiente box con el otro perro que estaba desesperado por subirme. Me puse a 4 frente de la pija del pony comenzando a pasar mi lengua por su tranca mientras el perro empezó a intentar penetrarme. Lo ayude para que me la metiera por atras. bombeo de forma suave, cosa que me llamo la atención y me encanto también. Mi calentura no me dejo darme cuenta cuando entro su nudo dentro de mi culo quedando pegados; solte la tranca del caballo y gire mi cuerpo colocando mi concha frente a la hermosa verga que esperaba por entrar en mí. De una sola estocada me penetro la concha haciendome gemir un montón. Con una mano intentaba sostenerme lo mejor posible mientras con la otra acariciaba al perro que estaba un poco asustado al ver al caballo sobre de nosotros. Ya no podia moverme mas, así que me perdí de chuparle la pija al otro perro que se coloco frente de mí queriendo cogerme la boca.
Una gran acabada tuve por sentir el nudo del perro palpitar en mi trasero y mi concha tirando la leche del caballo por montones. Ahora solo me faltaba sentir una gran pija en mi culo, así que cuando el caballo me solto, hice que el perro tambien saliera de mi culo; me dirigí al tercer box, las hormonas volaban por todo el galpon ya que este tenia su tranca a mil y en cuanto entre empezó su locura por montarme. Inmediatamente me apoye en la puerta estando a 4, me subio al instante y ubique mis ancas bien frente a su vergota se guiara a mi orto. Me adelante a los hechos y con mi mano introducí la punta en mi ano que estaba por explotar, lo hice para evitar que una estocada fuerte me lastimara, sintio todo mi calor en mis tripas y se dispuso apagar ese fuego.. Empezó a embestirme y a meterla cada vez mas mientras yo viajaba a las estrellas con tanto placer, los perros me lamian la cara ya que sacaba mi cabeza entre las maderas, tome a uno y lo acerque para continuar con el ritual de mamar vergas como loca. Habia dejado a este perro a mil con la mamada que le estuve dando anteriormente por que me termino en la boca en un instante. Lo solte y con mis manos ejercía presión hacia atras para que el caballo me la metiera mas adentro, estaba descontrolada, empece a sentir como mi cuerpo se sacudia por el orgasmo que me estaba dando y de repente regó mis intestinos bien adentro. Presionaba su tranca dentro de mí y tiraba sus chorros. Comenzamos a relajarnos, el aún sobre mí, apoyo mi cabeza sobre la madera y al observar a la derecha, justo en el final del galpon, veo al simpatico burrito desesperado por soltarse de su lazo y venir a montar a esta yegua que estaba dando placer a todos. Observe su pedazo, lo tenia mas grueso que los ponys, al instante vino a mi mente la tranca de Sombra, el caballo de mi tio, que su tranca es tan grande que solo puedo meterme la punta. Este era el momento para hacerme estirar bien para probar de nuevo su bate. Solo fué una fracción de segudno lo que me demore en utilizar mi cabeza para idear este plan pervertido. En cuanto se quito el caballo de mi me dirigí al burro, estaba desesperado, no me permitia acercarme bien ya que se paraba en 2 patas de su desesperación por montar, relinchando y sacudiendose. En cuanto me puse a su costado me acomodé como pude para hacer que me clave, costo coordinar con este animal deseperado, pero cuando le frote mi concha húmeda a su tranca se tranquilizó y empezó a puntearme mas tranquilo. Hice que la metiera por mi vagina super mojada, raspando mis paredes y haciendo que mis piernas tiemblen de placer. Y en cuanto quizó empezar a taladrar se lo volví a sacar y guié su falo a mi trasero ya bien dilatado así que no tuvo inconvenientes para introducir un buen pedazo en la primera entrada. De su desesperación me bombeó mas fuerte y rápido que los ponys, yo a esta altura gritaba de placer y sentia como mi estomago tomaba otra forma cada vez que entraba. Al poco tiempo senti su semen vover a inundar mi trasero. En cuanto se bajo de mí, tome su tranca y me la volví a meter en mi concha quedandonos quietos así hasta que de a poco comenzó a disminuir su tamaño y salir de mi coño. Estaba exausta asi que me recoste directamente en la paja donde estaba el burro. Me dormí por un momento, calculo que media hora por lo menos. Me levane y me dirigí al baño. Una vez relajada en la ducha comencé a programar mi visita para el día siguiente y así llograr mi cometido ya que las energías para hoy estaban consumidas totalmente.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!