Categorías

Relatos Eróticos

Zoofilia

Yo y la zoofilia

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Me llamo Felipe, soy chileno, me anime a contar esta historia porque al navegar por internet vi que son bastantes personas las que han tenido vivencias parecidas o fantasías con el tema, lo que me alivio al saber que no soy el único "enfermo"... pues bien, esta historia es de la primera vez que eyacule, o tuve un orgasmo, ya a lo 18años, había tenido una pareja pero nunca llegue a nada con ella... mi familia es una familia bastante conservadora y yo al parecer era bastante ingenuo, desconocía el goce de la masturbación.


Con mi familia siempre los veranos veraneábamos en una casita cerca de la playa, este lugar es bastante solitario y tranquilo, es una pequeña comunidad rodeada de bosques y cerros, yo siempre salía a caminar por la playa o por el bosque... ese verano fuimos con una familia amiga, en esa familia había una mujer un año mayor que yo que me tenía loco, pero ella ni se fijaba mucho en mi...


Recuerdo que iba caminando, saliendo del sector donde están las casas hacia el cerro, me dirigía a una playa muy pequeña que me gustaba mucho, porque era muy bonita , cuando vi a 2 perros haciéndolo, la perra era de la misma raza de Lassie, la perra famosa esa de la TV, me quedé mirando un poco nervioso de que alguien me viera mirando el espectáculo... quedaron pegados, y estuvieron así un rato, cuando terminaron la perra se hecho y el perro se quedo lamiéndose la verga. En todo el rato que estuve mirando como lo hacían, se me pasaban muchos pensamientos por la cabeza, estaba muy caliente, y como vi que la verga del perro era bastante grande y que pudo metérsela a la perra, pues decidí llevarme a la perra para investigarla un poco, además que como pensaran, yo jamas había visto una vagina, aunque fuera de un animal... me costo mucho hacer que la perra me siguiera, pero después de mucho acariciarla logre que me siguiera, también me siguió el perro...


Luché mucho para que no se fuera la perra, esta que llegue a un lugar muy tupido del bosque en el que nunca me vería nadie, me agache y le levante la cola, tenia una vagina grande y colorada, la toque y estaba muy jugosa, le metí un dedo y estaba tremendamente lubricada, eso me calentó un montón, pero el asco me detenía, poco a poco la barrera del asco se rompió, me baje los pantalones y mi pene estaba duro, nunca lo había sentido tan duro, la perra olfateó algo y se acerco a mi pene, yo me asuste, trataba de olerme el pene, pero yo no la dejé. La tomé por detrás y dirigí mi pene a su vagina, empuje un poco y le metí la punta, estaba caliente y resbaloso allí dentro, la calentura me hizo meterle mas el pene, pero la tarea se me dificultó un poco porque estaba un poco estrecho, la perra se movía para delante cuando la metía, la afirmé de las caderas y se la metí, y empecé a bombear. Era exquisito, es mejor que una vagina de una mujer, es mucho mas estrecha y caliente, después de un rato me corrí, al principio pense que me iba a orinar o algo así, pero se la metí profundo y le solté la leche dentro, debe haber sido bastante porque sentí que eyaculaba un tremendo chorro... me senté en el suelo y la perra se hecho y se lamió la concha, estuve un rato muy cansado, cuando la perra se levantó, el perro que había visto como se la metía a su perra, lo hizo de nuevo y yo los mire como lo hacían, hasta que se quedaron pegados, en ese momento recordé que yo no me había quedado pegado como ellos y fui a mirar porque ellos se habían quedado así, el perro tenia como una hinchazón en el pene lo que pude comprobar cuando se la sacó a la perra... la perra se hecho exhausta, pero yo ya me había recuperado y estaba caliente de nuevo, la levanté y ella me tiró un mordisco enojada pero yo ya se la había metido de nuevo, esta vez la perra lloraba un poco, pero eso no me importaba solo me ponía mas duro...


Luego me fui porque ya se estaba haciendo oscuro... al otro día busqué a la perra por toda la población, había pensado mucho en lo que pasó y quería hacerlo de nuevo, pero no la encontré... Después de esa vez, con amigos me enteré de la masturbación, y desde esa vez no me imagino como aguanté tanto sin tener sexo. Hoy no concibo estar mucho tiempo sin sexo, y tengo una pareja, mi querida Carolina, y ya nunca mas tuve algo que ver con la zoofilia.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!