Categorías

Relatos Eróticos

Autosatisfaccion

Tengo ganas de pajearme

Publicado por Anónimo el 30/11/-0001

Tengo un primo llamado Sebastián, que es dos años menor y está muy bueno. Cuando yo tenía dieciseis y él catorce, siempre nos bañábamos juntos, en especial cuando nuestras familias nos llevaban a la playa en época de vacaciones, tiempo en el que ibamos a El Quisco.
En cierta oportunidad, una de esas muchas veces en las que debes atender a la madre naturaleza y el baño principal y más cercano está ocupado, tuve que ir al de la habitación que usaban mis padres y que daba al patio.
Para variar, mientras cagaba sentado en el retrete, escuché a Sebastián que se aproximaba.
_ ¿Qué estás haciendo? - preguntó tontamente después de golpear la puerta.
_¡Cagando!- le grité -¿acaso quieres verme?
Después de eso, sentí que se fue y creí que me dejaría tranquilo, pero este otro corrió a la cocina psalir al patio, y cuando lo escuché al principio no me preocupé porque creí que no haría nada. Sin embargo, la ventana del baño estaba abierta y mi primo, mucho más astuto que yo, llevó una silla para subirse y mirarme; a mí no me extrañó, pues ya me había espiado antes mientras estaba yo haciendo lo mismo que entonces.
En ese momento, me enojé al oír cómo se esforzaba para mirar y desafiándolo le pregunté:
_ ¿Quieres ver lo que hace tu primo en el baño?
Pero no me respondió nada, seguramente para fingir que no estaba ahí, así que insistí aún más enérgico:
_¡¿Quieres o no?!
De pronto, vi asomarse su cabeza. Entonces, me tomé el pene y comencé a manosearlo tan rico como pude; abrí las piernas y me desvestí rápidamente, para procurar que si mi primo iba a ver algo, al menos fuera bueno. Gemí todo lo que quise, repitiendo "¡Seba, Seba, mírame, por favor no te vayas!". Claro, mi primo tenía las tremendas pepas y no pensaba irse.
_ ¿Qué haces? - preguntó.
_ Esto se llama paja y es una de las mejores cosas de la vida - le dije -. Si quieres te enseño.
_ ¿En serio se siente tan rico? - interrogó curioso.
_ Mírame, tengo cara de estar pasándolo mal?
Yo acariciaba todo mi cuerpo y tenía la polla durísima y caliente. Cuando sentí que me venía, dirigí el palo a mi pecho y me preparé. Mi primo estaba que me violaba con los ojos.
Al acabar, pasé mi mano por todo el semen de mi pecho y me lo comí.
_ Cuando quieras verme, no más dime y te lo muestro todo, ¿ya?
Desde ese entonces, cada vez que tengo oportunidad de estar solo con mi primo y estoy caliente, le pido que me vea masturbarme y siempre se siente más bueno que la vez anterior.
Si eres chileno y quieres tener una experiencia sexual, escríbeme, soy gratuito.

 

¿Ganas de SEXO? No desesperes, descubre quien más quiere sexo en tu zona!

Sexo Gratis

 

Relatos Porno
Los relatos eróticos más leídos

 

ENVÍA TU RELATO ERÓTICO

 

Relatos de sexo