Categorías

 

Relatos Eróticos Fetichismo

Mis 4 chicas, sexo y fetichismo unido

Publicado por Anónimo Kv el 19/01/2017

... haber, soy venezolano, tengo 23 años y desde que tengo consciencia me han gustado los pies de las chicas; aunque me he dado cuenta que este gusto tiene que ver con la orientación sexual. En fin voy al relato.

Un día, me fui a una salida con unas amigas; me pidieron que las acompañara al cine y obviamente acepté. Jamás me pasó por la cabeza, tocarle los pies, o algo parecido... pero si, iba con intención de conquista hacia una amiga de nombre Aitziber. Era de familia gallega y vaya que era hermosa. Lo cierto fue que cuando la vi, me emocioné. Para satisfacción mía, iba 3 chicas y una invitada que me presentaron ese día, la mencionada, Mónica y su hermana Ana (invitada) y Aleska, o como la conocíamos "la alemana". Aunque no lo era. Nos vimos en el cine, todas iban con calzado abierto así que eso me gustó mucho, pero como dije no iba con esa intención; empezaron a verse las uñas y se vieron la de los pies, ya saben cosas de chicas... me preguntaron si me gustaban, les dije que si, sus uñas sus pies todo... y fue cuando se fueron calentando los motores y decidí sacar la tropa de élite, literalmente.

Después de ver la película decidimos que la salida había sido corta, así que nos quedamos en la casa de Mónica ese día. Pusimos un tablero en el piso y comenzamos a jugar ludo, perdí así que me salí y entró Aleska... fue cuando empezó la batalla; las 4 estaban boca abajo y sus pies descalzos en alza. Hermosos pies blancos, rosaditos... para mi fortuna los que estaban cerca de mi, eran los de Aitziber, suavemente comencé a tocárselos y acariciarlos, a ella le gustaba y volteaba sonriente conmigo. Las demás comenzaron a darse cuenta y vino la pregunta - ¿Te gustan sus pies? - me dijo Ana, yo le respondí - Claro, toda ella - y comenzaron las risas de vergüenza. La flaca de tez blanca y cabello negro (Aitziber) estaba sonrojada, pero muy decidida me dio sus hermosos pies de talla 39. Muy lentamente comenzó a acariciarme la cara con ellos y yo a darle pequeños besos. La linda Mónica de ojos estilo egipcio, se acostó boca arriba y me tiró, si me tiró sus pies sobre mi pecho... empecé a sentir una sensación extraña en mi cuerpo, mi corazón latía a millón y mi pene se levantó, la artillería estaba lista. Tener dos par de pies tan cerca, solo había sido una fantasía... dos acariciando mi cara suavemente y dos más apretando sus deditos en mi pecho... ¿Qué si olían sus pies? por supuesto, un aroma dulce... suave, delicioso. Aleska al ver la escena me dijo - ¿Me vas a dejar por fuera a mi? - yo me quedé callado y Mónica al verme me dijo - ¡Estás rojo! - y se echó a reír. Cómo carajos no lo iba a estar... fue cuando decidí lanzar la bomba - Me gustan burda sus pies... y me encantaría jugar con los de todas - dije sin titubear. Intercambiaron miradas con sonrisa maliciosa, en medio de un silencio intimidante. Sorpresa mía, se levantaron y Mónica me pisó el pecho hasta acostarme en el piso; me quité la camisa y ellas me rodearon pasando muy suavemente sus pies por todo mi cuerpo - Estás emocionado chamo - me dijo muy sonrojada la hermana de Mónica, pues claro, no dejaba de sobarme mi cañón. Y de pronto, se animaron a pisarme, una a una pasaba sobre mí. Pero pedí una cosa - Aitziber, déjame besarte tus pies - se lo pedí... UFF ella aceptó y mientras las demás me pisaban mi cuerpo y mi pene, ella montada sobre mi pecho me dejaba lamerle sus pies, como lo disfruté. Así estuvimos durante 6 minutos más o menos cuando la atrevida de Aleska me bajó mi pantalón. Lo bajó, carajo que vergüenza... se apartaron riendo y les dije - Cuidado con un pisotón, trátenlo con cariño - y me dejé llevar por ellas, lo pisaban suavemente, acariciaban con sus pies y Aitziber ya acomodada sobre mi era la que lo sobaba con más estilo. Cerré mis ojos y dejé el sentido del tacto actuara. Me pisaban las manos, las piernas lo que podían... y vino la selección - Escoge una que termine contigo - me dijo Mónica, ya saben a quien escogí. Las demás salieron así muy calientes. A Aitziber le enseñé algo que vi en internet, el "footjob"... aprendió de inmediato y me hizo el mejor hasta ahora... que delicioso, verla morderse los labios mientras lo hacía. Las cosas terminaron chévere como decimos aquí en Venezuela. No solo fue un footjob, caricias y besos llevaron al acto sexual.

Cuando todo terminó y cuando salimos de aquel cuarto, me di cuenta que no solo pertenecía a una de ellas... sino a todas. Un beso en la boca me lo dijo... aunque solo una era la legal. Lo había dejado claro... nos quedamos en esa casa, me sentía afortunado, como un puto jeque árabe con sus mujeres, podía besar en los labios a mis amigas (Mónica y Aleska) ... después me enteré que desde hace tiempo le gustaba a la gallega, y también a Mónica, aunque lo de esta última terminó rápidamente. Esto me lo contó su hermana, a quien le di las gracias por lo que hizo, le di un beso y me dijo - Pronto te tendré una sorpresa...

Ay chiamo!!!!

 

Después de leer este relato de sexo, descubre quien más tiene ganas sexo en tu zona!