Categorías

 

Relatos Eróticos Gays

Alex, mi mejor amigo con derecho a roce

Publicado por Francisco el 26/04/2018

Tengo que describir a Alex y creo que una buena definición es que tenía un cuerpo de futbolista, de 1,70, un trasero grande y lo que más me calentaba, unos labios gruesos y carnosos...
Con Alex salíamos a visitar amigos en bicicleta y recorríamos las calles con la preocupación propia de dos adolescentes, ¿Dónde vamos a ir de carrete (Fiesta)?, ¿Tendrán algo para tomar? ¿Compramos cigarros?...
Un día de aquellos carretiamos en casa de Marcos, la música del momento era el reggaeton que empezaba a aparecer, bebíamos cerveza y piscolas, era un ambiente donde lo único importante era divertirse.
Los amigos empezaron a irse y quedamos Marcos, Alex y yo, Marcos dijo que ya era hora de dormir, así que Alex dormiría en una cama, Yo al lado de Alex en el suelo sobre una colchoneta y Marcos en el cuarto de su papá.
Pasada la Hora no lograba dormir, hacía frío y estaba incómodo, la colchoneta no era nada cómoda... Alex despertó y me preguntó que me pasaba, le comenté que no podía dormir y me dijo, sube acuéstate acá al lado.
Hasta aqui nunca había mirado a Alex con otros ojos, era mi amigo y nos llevábamos bien o nos llevamos bien (Hasta hoy).
Luego de un rato de dormir al lado de Alex, desperté extrañado, sentía movimiento en la cama, sin pensar mal cerré los ojos y me quedé tratando de escuchar o sentir que pasaba, Alex se estaba masturbando, definitivamente era eso, sentía su movimiento en la cama y su respiración agitada. Luego de unos minutos, su mano se acerca lentamente a mí boxer , yo decidí no moverme y dejarlo hacer, si quiere tocar, que toque... Primero un dedo confirmando que dormía, no me moví y no abrí los ojos, luego su mano caliente sobre el boxer tratando de encontrar mi pene, aquí ya estaba teniendo una erección y el lo noto, su mano agarró mi pene sobre el boxer como quien toma de la mano a alguien que está cayendo, me gustó que lo apretara y se hiciera dueño de mi erección, luego lo soltó y comenzó a introducir su mano caliente y húmeda bajo el bóxer...
Ok, es su mano caliente en mi pene, está bajando, llego al glande, su dedo, mueve el prepucio, lo quita y toca el glande, vuelve a rodear el pene con su mano... Esta excitado escucho su respiración, siento que con su otra mano está masturbándose, mientras me mueve el pene lento, haciendo de esta masturbación algo duradero, baja y sube el prepucio con mucha delicadeza, me está gustando, jamás pensé que el me masturbaria, pero lo estaba haciendo y yo lo estaba disfrutando...
Siguió así por una media hora o tal vez más, hasta que sentí que estaba por acabar y no se si lo noto, no se si lo intuyo pero me soltó y quede ahí sin acabar...
Pensé que me haría sexo oral, pensé que tomaría mi pene y se lo introduciría en el ano, pero nada más paso...
Por mucho tiempo y sin hablar de esto pensé que se atreveria, que repetiriamos la experiencia y que avanzariamos en algo más... Pero no, pasaron los años hasta que pude sentir esos labios carnosos en mi pene, pero esa es otra historia.

Pd: Estoy seguro que algún día, voy a sentir mi pene deslizándose en sus entrañas y luego sentiré el suyo en mi interior.

 

Después de leer este relato de sexo, descubre quien más tiene ganas sexo en tu zona!