Categorías

 

Relatos Eróticos Infidelidad

Mi suegra, mi maestra y mi amante

Publicado por Jhovana el 13/03/2018

Cuando decidí vivir con mi esposo y le pregunte si su madre me aceptaría mi esposo me dijo dos cosas de ella que cambiarían mi forma de ver las cosa cuando me dijo que su madre era de amplio criterio y muy liberal no entendí la dimensión de esas palabras pues yo me la imaginaba vieja metiche y amargada hasta que estuve frente a ella pues me encontré con un guapísima señora ,de excelente cuerpo cuya madurez resaltaba su belleza su cuerpo otoñal de amplias caderas cuerpo firme de grandes senos de cara perfectamente maquillada su cabello castaño bien cuidado y peinado sus pies y manos muy dalicados y su forma sexi de vestir la hacia verse muy sensual su amplus sonrisa y su manera ligera de hablar me impresiono al grado que me hizo sentirme pequeña y sin ninguna gracia a su lado pues contrastaba en todo con ella sin embargo sus palabras me hicieron sentir bien después de una semana mi esposo regreso a su trabajo donde duraría veinte días en regresar a otro día mi suegra me llevo a un almacén y me compro ropa a su gusto ella la eligió toda incluyendo mi ropa intima y hasta mis zapatos luego me llevo a un salón de belleza donde me arreglaron y me pintaron mi cabello , me depilaron las cejas ,me maquillaron y me arreglaron pies y manos también a gusto de ella en el camino me decía que quería que su nuera estuviera bien linda para que su hijo me luciera llegamos a casa y me metió a bañar salí envuelta en toalla y ella me pidió que me la quitara apenada deje caer la toalla dejando mi cuerpo a su vista ella me recorrió con su vista y fijo su vista en mi sexo el cual tenia yo cubierto con un espeso montecito de pelos brillantes y ensortijados ella los acaricio con una sonrisa extraña mientras me decía muy bonitos solo que a los hombres no les gustan los pelos ni en la sopa me recostó en la cama y me hizo abrir bien mis piernas sin dejar de juguetearmelos saco unas tijeritas del buró y me los empezó a cortar yo me sentía cohibida apenada su cercanía y el perfume de su cuerpo me ponía muy nerviosa inquieta el sonido de las tijeras al cortar me hacían sentir sensaciones desconocidas mariposas revolotear en mi estomago las que aumentaron cuando mi suegra saco una pequeña rasuradora eléctrica y unto una especie de crema en mi vagina el cosquilleo que me producía la maquinita en mi vagina me produjo una gran excitación mi vida se ve que eres bien ardiente susurro mi suegra mientras terminaba de afeitarme luego puso otra crema y empezó a darme una especie de masaka en mi pelvis y en.mis labios vaginales sus manos tersas suaves y delicadas me hicieron temblar de placer máxime cuando su dedo medio empezó a explorar suavemente mi vagina mientras me decía estas bien apretadita mamita solo mis gemidos le respondieron mientras me empapaba de mis jugos vaginales su dedo acaricio bien lubricado la entrada de mi culuto haciéndome respingar pues nunca nadie me lo había tocado ella me dijo que rico tesorito tienes guardado cosita le vamos a sacar provecho yo desubicada caliente no comprendía nada solo sabia que quería seguir siendo tocada y acariciada por mi suegra quien con maestría me iba llevando a descubrir mi lado bisexual se desnudo por completo y me hizo subir en ella haciendo que mi sexo tallara con el de ella me abrazo repegandome a su cuerpo mis pezones endurecidos chocaban con los de ella poniéndome fuera de control al grado que busque besarla ella volte su cara evitándolo sabiendo que eso me excitaría mas ella tomo las riendas y beso mi cuello mi cuerpo se convulsionó en una fuerte orgasmo me hizo sacar mi lengua para juguetear la con la de ella aumentando mi calentura luego me volteo y empezó a lamer y a chupar mi vagina y mi culito loca de placer me hacia venir una y otra vez sin pensarlo le empeze a chupar su sexo pero ella me detuvo diciéndome que yo era la femenina y ese rol tenia que hacer mas caliente aun volví a alcanzar otro orgasmo esta vez tan fuerte que quede desmadejada sobre de ella desde ese momento comprendí que ella llevaría las riendas y yo debería adaptarme a esta nueva relación y cuando creí que ya lo había vivido todo mi suegra hizo un trato con un amigo de ella ofreciéndole mi culito virgen a cambio de una buena suma de dinero tres días después mi suegra me llevo con su amigo un viejo degenerado mi suegra me desnudo delante de el y el de manera humillante me empinó con el culo levantado y las piernas abiertas haciendo que mi suegra me separara las nalgas para comprobar si mi culito era quinto mientras me revisaba con su teléfono grababa todo sin ninguna caricia previa ni nada saco su pene y lo puso en mi entrada mientras le pedía a mi suegra me grabara los gestos de mi cara y los gritos que iba a dar así en seco me lo empezó a meter causándole un gran dolor que me hacia gritar y lloriquear mientras aquel depravado rompía mi culito sin compasión excitando se con mis gritos de dolor uno a uno sentí como fue rompiendo mis pliegues hasta que sentí que algo trono dentro de mi aquello excito mas a aquel cerdo que empezó a arremeter con mas fuerza mis gritos y mi quejidos eran mas fuerte el llanto corría por mis mejillas mientras el pedía que moviera el culo y me daba de nalgadas no supe en que momento el dolor se convirtió en placer al grado de expulsar verdaderos chorros de mi vagina mientras me sodomizaban a placer ya no gritaba solo gemía desesperada deseando que aquello no terminara de pronto sentí como un torrente de leche caliente inundaba mis entrañas a la ves que yo terminaba con gusto aquel viejo pago después de eso tres días estuve postrada al cuidado de mi suegra quien me atendía y me daba cariño a partir de esos días mi suegra y yo compartimos nuestros secretos e intimidades a mi esposo lo traigo loco y comiendo de mi mano gracias a los consejos de mi arodada suegra y aprovechamos los veinte días que el trabaja fuera para dar rienda suelta a nuestras debilidades

 

Después de leer este relato de sexo, descubre quien más tiene ganas sexo en tu zona!